Abróchate el cinturón

Este año cumple 55 años y lo hace orgulloso de haber salvado millones de vida a lo largo de su historia. Hablamos del dispositivo de seguridad esencial de un coche, ¡el cinturón de seguridad! Su uso está regulado en más de 110 países, por lo que casi ¡7 de cada 10 habitantes del mundo están obligados a utilizarlo por ley! Esta cifra nos hace ver la importancia que tiene, ¿no te parece? Se trata de un elemento indispensable para mantener la seguridad en carretera y del que nunca debes prescindir, pero, ¿sabes su historia? Rastreator te cuenta qué tal lleva el cinturón eso de cumplir años.

¿Para qué sirve el cinturón de seguridad?

El cinturón forma parte de los sistemas de seguridad pasiva con los que cuentan los vehículos, y es para que el riesgo de sufrir una lesión disminuya. El objetivo original del cinturón de seguridad es bastante básico, en realidad su función es impedir que los ocupantes de un vehículo salgan despedidos del coche o se desplacen por su interior incontroladamente como consecuencia de un accidente de tráfico. ¡Lucha contra la inercia!

Recuerda el concepto de inercia y verás que se trata de una propiedad que tienen todos los cuerpos de no modificar su estado de reposo o su movimiento a no ser que sea por una fuerza. Si circulas en tu vehículo a 50 kilómetros por hora y chocas contra algo el coche se detendrá, pero la inercia hará que tanto tú como el resto de ocupantes y elementos sueltos en el mismo continúen con la misma velocidad que antes del golpe, por lo que si no llevas puesto el cinturón seguirás viajando a 50 km/h. Al final frenarás, bien sea gracias al volante, a la luna o a cualquier otro elemento, pero si lo que te detienees el cinturón de seguridad y lo hace en el propio asiento las consecuencias no serán tan desastrosas. Y es que… si te has imaginado la escena a 50 km/h, hazlo ahora a 120 km/h y así comenzarás a ver el cinturón como un guardaespaldas y no como un incordio.

Por ese motivo su uso, además de obligatorio, es esencial para tu seguridad incluso en los trayectos cortos, que precisamente son en los que más accidentes ocurren.

La historia del cinturón de seguridad

La obligación de circular con cinturón de seguridad en los vehículos comenzó en España en el año 1974, pero su historia viene de antes. El origen del cinturón de seguridad como lo conocemos hoy se encuentra en los aviones de combate de principios del siglo XX. Este elemento fue desarrollado para los pilotos de naves de este tipo porque no tenían cabinas y con ellos se pretendía el anclaje de la persona al asiento.

Coches con cinturón de seguridad

Cuando nació el primer vehículo, allá por 1885, quizá podías adelantarlo corriendo, y es que hasta que no pasaron unos años no se les fue añadiendo capacidad de velocidad. Los accidentes eran casi meras anécdotas y sus consecuencias no eran muy graves. ¡Si te chocas a 5 kilómetros por hora… mucho daño no te haces!

El paulatino aumento de los siniestros y fallecimientos hizo que varias organizaciones médicas pidieran en los años 60 la instalación en los coches de cinturones similares a los que usaban los aviones desde hacía 30 años. Ford y Chrysler fueron los primeros fabricantes que escucharon estas ideas y las llevaron a la práctica, eso sí, ¡se los ofrecían a los compradores de manera opcional! Sin embargo, fue un ingeniero de Volvo el que creó el primer cinturón con 3 puntos de apoyo en 1958, y que fue instalado en los asientos delanteros de todos los coches de la casa desde el año siguiente.

Tras algunos estudios para determinar el número de personas a las que podían salvar la vida, en 1967 comenzaron a instalarse de manera más generalizada. Finalmente, su uso fue obligatorio para todos aquellos que viajaran por carretera en los asientos delanteros de un vehículo desde 1974 y en las zonas urbanas desde 1992.

Un cinturón muy distinto al de ahora

A primera vista puedes pensar que ese cinturón que diseñó Volvo es el que se mantiene en la actualidad, sin embargo, aunque tienen en común que ambos disponen de 3 puntos de anclaje y que 2 de ellos se sitúan en la parte superior e inferior de tu lado izquierdo y en el inferior del derecho si te sientas de conductor, su diseño continúa evolucionando.

El cinturón de seguridad es el dispositivo individual más efectivo que tienen los vehículos para reducir la gravedad de las heridas que pueden sufrir sus ocupantes en caso de accidente. Y desde el primer cinturón que se creó, cuyo estado era estático y por lo tanto se mantenía en la misma posición cuando tenías un accidente, se ha pasado a materiales resistentes que utilizan pretensores que se accionan en caso de frenazo y ¡hasta los coches detectan si todos los ocupantes lo tienen puesto!

Pero no sólo eso, Ford ha patentado recientemente un cinturón de seguridad inflable para mejorar la seguridad y que en el caso de que sufras un accidente te mantengas en el mismo lugar disminuyendo el riesgo de lesiones pero reduciendo la presión en el pecho.

Otro caso novedoso es el último Citroën C4 Picasso, por ejemplo, que incorpora cinturones “activos” que se tensan automáticamente en caso de peligro para aumentar la protección y el del conductor y el copiloto se aprietan ligeramente cuando se superan los 10 km/h para reforzar la sujeción. Además, tanto este modelo como otros de la marca te avisan de un cambio de carril involuntario mediante la vibración del cinturón, si seguimos así ¡dentro de poco hasta hablará!

Y sí, puede parecerte una exageración, pero el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) está trabajando en el desarrollo de un dispositivo electrónico que, integrado en la cubierta del asiento y en el cinturón de seguridad, ¡podría medir tu actividad cardiaca y tu respiración para evitar que te duermas al volante!

¿Cuándo es obligatorio su uso?

La obligación del uso del cinturón de seguridad recae sobre los conductores y ocupantes de todos los vehículos a motor, da igual que circules en coche, en autobús o en taxi, debes ponerte el cinturón en cuanto subes siempre que lo tengan. Los únicos que se libran son los taxistas, que incluso la nueva Ley de Tráfico les permite circular por las vías urbanas sin llevarlo puesto, tú sólo puedes permitirte no llevarlo puesto mientras estás aparcando o realizando una maniobra marcha atrás. Y atención, porque la última modificación de la normativa indica que todos los autobuses que lleven pasajeros de pie o que no tengan instalados estos mecanismos no podrán circular a más de 80 km/h por autopistas o autovías. Mucho ojo, porque si te subes a un bus que tiene cinturón y no te lo pones serás tú el responsable de la multa si te sancionan y no el conductor del mismo, como es lógico.

Y si estás embarazada, o lo está tu pareja, también debes asumir esta obligación. Es común pensar que en caso de accidente el cinturón puede dañar al bebé, sin embargo el riesgo le lesión o pérdida del feto si no lo llevas supera al del asumido por llevarlo puesto y por ello la ley también obliga a las mujeres embarazadas a usarlo.

Conciencia sobre el cinturón de seguridad

El uso del cinturón de seguridad puede disminuir el riesgo de accidente mortal en más de la mitad tanto en el conductor como en el copiloto, y más aún en los pasajeros traseros cuando se circula a menos de 90 km/h. Las cifras indican que en los países donde se vigila más la conducción bajo los efectos del alcohol, el control de la velocidad y medidas de seguridad como el cinturón o el casco se reduce considerablemente el número de lesionados en accidentes de tráfico. Es por eso que la Dirección General de Tráfico (DGT) lleva a cabo de manera constante campañas para mejorar la seguridad vial y concienciar a los conductores de los riesgos de no ser prudentes al volante.

Cuando subas al coche, al autobús o a cualquier vehículo a motor ¡abróchate el cinturón! Te mantendrá seguro, pero además evitarás ser sancionado con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir si eres el conductor. ¡2 buenos motivos para usar el cinturón de seguridad! ¿No te parece? Si además de estar seguro al volante quieres aumentar tu seguridad contrata una póliza que cubra todas las necesidades de tu vehículo y las tuyas. En Rastreator.com puedes comparar precios y coberturas de las principales aseguradoras de una manera rápida y fácil para ahorrar en la contratación de tu seguro de Coche.

Rastreator.com