¿Aseguro a mi perro aunque no sea obligatorio?

Tener un perro implica una serie de responsabilidades que en muchas ocasiones obviamos. Para nosotros adquirimos pólizas de Salud, de Hogar, de Coche… pero, ¿qué pasa con nuestro perro? Tengamos un Pit Bull o un Chihuahua podemos asegurarlo. Nuestra mascota es adorable y muy cariñosa, pero, está asegurada!! Y tú, ¿tienes asegurado a tu perro aunque no sea obligatorio? ¿Debes hacerlo?

En principio sólo es obligatorio si la ley lo define como potencialmente agresivo. ¿En qué se basan para catalogarlo de ese modo? La naturaleza física, peso, tamaño, complexión, fuerza, carácter o incluso el tamaño de su mandíbula lo puede definir como tal.  Un perro con el pelo corto, de más de 50 cm de alto, con un peso mayor a 20 kg, robusto y con mandíbulas grandes y fuertes catalogarán a nuestro dulce compañero como agresivo ante la ley.

Por ello, razas como los Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu son los que engloban el grupo de perros de aseguramiento obligatorio. Pero también se incluyen los cruces de dichas razas.

Contratar un seguro de Mascotas aunque nuestro perro no sea peligroso

Haciendo honor al dicho, nosotros somos más de prevenir que de curar, por eso te recomendamos que, aunque no sea obligatorio asegurar a tu perro, lo hagas. Si la raza de nuestro perro no está catalogada como peligrosa, no ha mordido o agredido nunca a ninguna persona o animal, o no le hemos adiestrado para el ataque, en  principio no estaríamos obligados a contratar un seguro para Mascotas. Sin embargo, si resides en la Comunidad de Madrid o en el País Vasco tienes que saber que en ambas zonas la legislación exige la contratación de un seguro de Responsabilidad Civil para todos los perros independientemente de su raza y tamaño.

Debes ser consciente de que aunque tu perro sea un buenazo y sus mordeduras no sean peligrosas te puedes encontrar en una situación desagradable en el momento menos pensado. Quizá nunca lo haya hecho, pero si un día, por la razón que sea, muerde a un niño o a cualquier persona o animal, ¡¡o se vuelva ‘loco’ y destroza bienes ajenos!! y no tienes seguro puedes enfrentarte a unas consecuencias económicas inesperadas y cuantiosas. No tientes a la suerte!!

De modo que aun no siendo obligatorio es más que recomendable tener como mínimo un seguro de Responsabilidad Civil para nuestro perro. No sólo te cubrirá de esos indeseables gastos económicos por mordeduras, sino que tiene mucha más utilidad.

El seguro de Mascotas

Existen varias formas de asegurar a nuestra mascota, puedes contratar un seguro de Responsabilidad Civil específico, o uno familiar en el que se la incluya. Otra opción es contratar una póliza Multirriesgo del Hogar que tenga una cobertura definida para mascotas.

Debemos optar por la póliza que más se adapte a nuestras necesidades y a las de nuestra mascota para poder disfrutar tranquilamente de ella. Los riesgos que serán cubiertos dependerán de lo que tú decidas, pero si tu perro es de los catalogados como “potencialmente peligrosos”, la cuantía mínima viene impuesta por ley. Según la norma estatal este tipo de perros están obligados a tener un seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros. Sin embargo te recomendamos que los asegures con un importe nunca inferior a 180.000 euros, porque existe una disparidad de criterios según el territorio. Madrid, por ejemplo, mantiene la cifra de los 120.000 euros, sin embargo, Galicia la supera con 125.000, y Cataluña y Castilla y León exigen más, 150.000 y 180.000 euros respectivamente.

Coberturas generales del seguro de Mascotas

Dependiendo del seguro y la compañía que decidas para contratar la póliza, tu mascota puede estar protegida en el caso de sufrir algún accidente, si te la roban, se pierde o incluso si tienes que sacrificarla. Además, puede reembolsarte los gastos de estancia en una residencia canina si es hospitalizada y también la asistencia sanitaria.

En cuanto a lo que te aporta directamente a ti: cubre la responsabilidad que adquieres como propietario frente a los daños que ocasione a terceros, también puede incluir Defensa Jurídica e incluso un consultorio telefónico, entre otros servicios.

Las posibilidades son muchas, por eso queremos ponértelo más fácil. Si quieres contratar un seguro para tu perro puedes acceder a nuestro comparador de seguros de Mascotas  y analizar rápidamente las coberturas y precios que te ofrecen las distintas aseguradoras para así poder tomar la decisión más acertada.

¿Qué necesito para asegurar a mi perro?

Para poder contratar la póliza debes aportar una copia de la Cartilla Sanitaria de tu perro, y también el número de identificación. Además, si su valoración es superior a 601.01 euros te exigirán la documentación acreditativa de la misma (factura de compra, premios ganados, pedigrí…).

¿Aseguro a mi perro o no?

Ya sabes, tanto si tienes la obligación de asegurar a tu perro, bien por la raza o bien por el lugar donde resides, como si no estás obligado, te recomendamos que lo asegures. Asegurar a tu perro es fácil, rápido y barato… y puede sacarte de más de un apuro… ¿a qué esperas?

Rastreator.com