Campamentos de verano, asegurados

Llega el verano, comienzan las vacaciones del colegio y los pequeños de la casa tienen mucho tiempo libre. Se abren paso los cuadernillos de caligrafía y los deberes del verano, pero también lo hacen ¡los campamentos! Urbanos, rurales, con pernoctación o no, lúdicos o educativos… cualquier actividad puede ser una buena oportunidad para que aprendan cosas nuevas, crezcan un poco fuera del abrigo del hogar… ¡y disfruten de las vacaciones que tanto se han ganado a base de sumar y restar durante el curso! Por no hablar del merecido descanso que necesitáis vosotros como padres 🙂

Sin embargo, esos días pueden estar plagados de inseguridades ¿Estará bien? ¿Comerá? ¿Tendrá cuidado de no caerse? Tranquilo, el bienestar de tus hijos, y de tu bolsillo, puede asegurarse si van a pasar unos días en un campamento de verano. Rastreator te cuenta todos los detalles que deberías saber sobre sus seguros.

Campamentos de verano, a prueba de suspensos

En la actualidad existe un amplio abanico de campamentos para enviar a tus hijos: deportivos, medioambientales, urbanos, de idiomas, granja-escuelas… Todos ellos deben cumplir legalmente con una serie de requisitos mínimos que garantizan la seguridad de los peques de la casa mientras están allí, pero aun así es recomendable que te informes bien sobre las características del campamento elegido.

Cancelación del viaje

También es importante ojear, y casi estudiarse, las condiciones de apuntarse a ellos. Algunos te pedirán el pago por adelantado, en otros podrás cancelar la reserva si no ha pasado el tiempo establecido, pero ¿y si al final no quieres que tu hijo vaya a ese campamento? Quizá haya suspendido o le hayan expulsado del colegio, y ¿encima tú le das de regalo unos maravillosos días al aire libre y fuera de tu control? Estás de suerte, algunos seguros de Viaje recogen entre los supuestos de cancelación gratuita el caso de que suspenda asignaturas. ¡No perderás el dinero que has pagado por él!

Las causas que suelen dar derecho a la devolución del importe abonado como indemnización del seguro suelen ser traslados forzosos, enfermedad, despidos, fallecimientos u enfermedades. En tu caso busca la cobertura de suspenso de asignaturas que impidan el comienzo del curso siguiente y estarás más que cubierto. Y ojo, en cuenta que se considera seguro de Viaje cuando éste se produce a más de 25 kilómetros del domicilio, por lo que si es un campamento urbano que se va a desarrollar debajo de tu casa no podrás contratarlo.

Por la salud de tu hijo

Que el coste del campamento esté asegurado está muy bien, y un seguro de Viaje te puede indemnizar si lo cancelas por las causas que recogen en sus cláusulas, pero también si el menor tiene que alargar o acortar su estancia en él por un accidente. Presta atención también a otras coberturas que te ofrecen estas pólizas antes de elegir la que más te conviene contratar.

Las propias empresas que organizan estas vacaciones para los niños contratan seguros por su parte para hacer frente a posibles denuncias de Responsabilidad Civil, accidentes de los menores o cancelaciones por causas ajenas a ellos. Sin embargo, los expertos recomiendan que los niños vayan bien cubiertos con un seguro propio. Puedes pensar que tu hijo es muy pequeño para tener un seguro de este tipo, pero el riesgo de que enferme o requiera asistencia médica es igual que el de un adulto, por no decir superior, porque algunas actividades que tú ni te atreverías a hacer él estará como loco por intentarlas. No le prohíbas las tirolinas, las acampadas nocturnas, los parques de atracciones… ¡simplemente cubre los posibles siniestros que pueda sufrir! Las coberturas del campamento pueden abarcar más o menos supuestos, pero si de verdad quieres que tu hijo esté asegurado puedes contratar una póliza de Salud o bien una de Viaje con coberturas sanitarias para garantizar su auxilio médico si llegara a sucederle algo durante esos días o si él mismo es responsable de algún accidente.

El peligro de las vacaciones sin los padres… asegurado

Los campamentos y otras actividades juveniles pueden contratar 2 modalidades de pólizas para sus trabajadores, instalaciones y los niños que acudan a ellos. Por otro lado, cada Comunidad Autónoma puede disponer de su propio reglamento de campamentos juveniles, pero un punto común es el que obliga a la empresa organizadora a contratar un seguro de Responsabilidad Civil. Esta póliza sirve para cubrir los riesgos derivados del uso de las instalaciones y actividades que se desarrollen en ellos, tanto los daños personales como materiales provocados a terceros.

Pero en algunas también es necesario que los organizadores del campamento de verano, sea urbano o rural dispongan de una cobertura de Accidentes que cubra, como mínimo, los gastos de los posibles incidentes que sufran los partícipes del mismo durante su desarrollo.

Verano en campamentos, bajo seguro

En la actualidad hay una gran variedad de campamentos a los que apuntar a los menores de la casa durante el verano. Te decidas por uno deportivo, de idiomas o por cualquier otro la seguridad de tus hijos será lo más importante para la elección.

Como decimos, estas actividades deben contar con unos niveles de seguridad previamente estipulados para poder operar, y además están obligados a contratar pólizas para hacer frente a posibles siniestros. Sin embargo, la cobertura de ellas dependerá de la Comunidad Autónoma, la actividad y la decisión de los organizadores. Por ello, si quieres mantener ante todo la seguridad de los más pequeños cuando están fuera de casa lo mejor es que contrates para ellos un seguro de Salud o de Viaje. Así, su salud estará garantizada y si eliges bien también tu bolsillo. ¡Disfruta del verano!

Rastreator.com