Por una ciudad sin contaminar

Hasta hace poco tiempo, que un coche pudiera andar sin gasolina y se alimentara a base de corriente eléctrica, nos parecía una imagen salida de una película de ciencia ficción. Hoy en día no es raro ver en ciudades como Barcelona o Gijón coches eléctricos y, dicho sea de paso, ecológicos, recorrer sin ningún tipo de incidente sus calles. Para estos nuevos vehículos las gasolineras son espacios obsoletos que no van a volver a visitar más. Para recargar “las pilas”, basta con acudir a las llamadas estaciones de recarga multiusuario, que se están abriendo hueco en el paisaje urbano de las grandes ciudades.

La eficiencia de estos vehículos sobre el asfalto ha quedado demostrada este mes en un evento tan singular como la carrera Madrid EcoCity, que tuvo lugar en la capital el pasado 14 de abril. El gran público que se congregó para ver competir a estos coches, que se alimentaban en su mayoría a base de pilas de hidrógeno, electricidad y energía solar, demostró que el interés que estos coches despiertan no es una moda pasajera.

Esta tendencia, que está aumentando en nuestro país, se ha extendido a otro medio de transporte urbano más popular: la motocicleta. Esto lo sabe muy bien la empresa Mobecpoint que durante este año pondrá en marcha un servicio de ‘moto sharing’ en Barcelona: es decir, compartir motos de una forma ecológica y barata. Esta misma empresa ya inauguró hace un año la primera estación para motos eléctricas y será a ese punto donde los barceloneses tendrán que acudir para poder conducir una moto de estas características.

Lo cierto es que poder moverse libremente entre los atascos de la ciudad, en época primaveral y contaminando prácticamente nada, es un lujo que ahora gracias a gente emprendedora, es mucho más accesible. Desde Rastreator.com apoyamos estas iniciativas y esperamos que en un futuro no muy lejano se generalice el uso de este excelente medio de transporte.

Rastreator.com