Cómo ahorrar combustible

Tener un coche es casi un lujo. Al alto precio que tenemos que pagar por su adquisición hay que añadir también los gastos derivados de su mantenimiento, de las reparaciones que vaya necesitando a lo largo de los años, de la sustitución de sus neumáticos y de la prima del seguro, que no olvides ¡es obligatorio!

Pero a todos estos gastos hay que sumar uno importantísimo ¡el precio del combustible! Desplazarse en coche es mucho más cómodo y rápido que hacerlo en transporte público y te da la libertad para ir y venir cuando quieras sin tener que estar sujeto a ningún horario. Pero tiene un inconveniente ¡no es barato! El precio de los carburantes está por las nubes y llenar el depósito es darle un buen pellizco al saldo de la cuenta bancaria. Tanto es así que, según el primer Observatorio Español de Conductores  elaborado por Race, en los últimos años y debido a la situación de crisis por la que estamos pasando más de 11 millones de conductores han reducido el uso de su vehículo.

Ahora bien, esto ha hecho que agudicemos el ingenio y que nos pongamos las pilas a la hora de consumir menos carburante cuando nos ponemos al volante. ¿El resultado? No sólo conseguimos ahorrar sino que además conducimos de forma más eficiente y ecológica.

A Rastreator le encanta conducir y desplazarse sobre 4 ruedas ¡y no quiere tener que renunciar a ello! Por eso, sigue al pie de la letra algunos trucos que le ayudan a ahorrar unos euros cada vez que tiene que repostar y que le permiten estirar hasta la última gota de combustible de su depósito. ¿Aún no sabes cómo ahorrar combustible? ¡Compartimos nuestros secretos contigo!

Trucos y consejos para ahorrar combustible

Dejar el coche aparcado en casa es la medida de ahorro que nunca falla pero, ¿merece la pena renunciar al vehículo? En algunas ocasiones desplazarse en bus o ir dando un paseo sale muy rentable, pero en otras las diferencias casi no son apreciables o, por diversos motivos, el coche es la única opción factible para llegar a nuestro destino. Es entonces cuando hay que poner en práctica todos los trucos que sepamos para sacarle el máximo partido a nuestro combustible. Toma nota, ¡ahorrar es más fácil de lo que te piensas!

¿Dónde y cuándo llenar el depósito?

No todas las gasolineras tienen el mismo precio ni en todas las ciudades cuesta lo mismo llenar el depósito. En un primer momento puedes pensar que 3 ó 4 céntimos de más o de menos en un litro no es mucho pero, ¿cuántos litros caben en tu coche? ¡Ajá! ¿A que ya no es tan insignificante? Hace un tiempo la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) afirmó que las gasolineras más económicas para repostar son las que pertenecen a un centro comercial. También suele salir más rentable llenar el depósito en las localizadas en los polígonos. Haz tu propio estudio de mercado, fíjate en los precios que registran las gasolineras más próximas a tu domicilio o trabajo y reposta en aquella que tenga los precios más bajos. También puedes visitar la página web del Ministerio de industria, Energía y Turismo para localizar el precio del diesel o la gasolina en las estaciones cercanas a tu localidad.

Además, evita echar gasolina antes del inicio o final de las vacaciones, de los puentes o del fin de semana. Son fechas en las que la demanda de combustible aumenta sí o sí y las estaciones suelen aprovecharlas para subir los precios. No es un hecho 100% demostrado pero ¡más vale prevenir que curar! Aunque también puedes comprobar por ti mismo la veracidad de esta teoría y estar atento a la volatilidad de los precios durante estos días clave.

¡Cuida la velocidad!

Una forma de consumir menos es conducir de manera constante, sin dar acelerones y frenazos y sin correr demasiado. No se gasta lo mismo si se conduce a una velocidad más o menos constante de 100 kilómetros por hora que si hacemos todo el camino pasando de 80 a 120 kilómetros por hora y viceversa. Procura desacelerar cuando te aproximes a un semáforo, un stop o un ceda el paso en lugar de frenar en el último momento. Cuidado en el momento de arrancar el coche ¡no aceleres!

No apures las marchas

Otro truco para ahorrar combustible es saber utilizar bien las marchas. La Dirección General de Tráfico (DGT) aconseja no apurar las marchas y usar siempre las más largas posibles. Por ejemplo, si circulas a 40 kilómetros por hora no lo hagas en segunda sino en tercera y en cuento pases de los 80 mete la quinta. Esta táctica puede hacer que ahorres mucho combustible.

Presta atención a tus neumáticos

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes del vehículo ya que tu seguridad depende en buena medida de su estado. No sólo hay que revisarlos y cambiarlos cada cierto tiempo, sino que hay que llevarlos con la presión adecuada. ¿Sabes que del inflado depende el consumo de combustible? ¡El gasto se puede incrementar si circulas con unas ruedas que no están correctamente infladas! Pero no sólo por el combustible, llevar las ruedas con una presión inadecuada puede ser causa de un mayor desgaste de éstas, por lo que tendrás que cambiarlas antes. ¡Doble gasto!

Cuanto menos peso, mejor

Cargar el coche en exceso, ya sea el maletero, la baca o los asientos traseros, hará que el consumo de combustible aumente. Además, si llevas instalada una baca o un portabicicletas y no le vas a dar uso ¡desmóntalos! Todos los elementos adicionales repercuten directamente en el gasto de combustible. ¿A que a ti no te cuesta lo mismo recorrer 3 kilómetros con una mochila de 10 kilos a la espalda que sin ella? ¡Pues a tu coche tampoco!

No abuses del aire acondicionado

Uno de los inconvenientes del verano si vives en una localidad con altas temperaturas es que el coche puede ser un auténtico horno, especialmente si lo tienes estacionado en la calle. No es necesario que seas un tacaño y lo pases mal cada vez que te montes en el coche por no poner el aire acondicionado. Lo que tienes que hacer es fijar una temperatura que te evite pasar calor pero que no sea demasiado baja.

Otro punto que debes evitar a la hora de viajar es el de hacerlo con las ventanillas bajadas, sobre todo cuando circulas a cierta velocidad ya que esto aumenta el consumo de combustible.

Ahorra en tu seguro de Coche

Repostas en la gasolinera más barata, pones el aire acondicionado con moderación y tratas de conducir de manera eficiente, pero de poco sirve que te esmeres en ahorrar combustible si luego no prestas atención al precio de otros elementos esenciales como es tu seguro de Coche.

Ahorrar en el seguro de Coche no sólo consiste en tener el más barato sino en que éste sea el que más se adapta a tu coche y a tu perfil de conductor. Tener un seguro de Coche en vigor, como mínimo el de Responsabilidad Civil, es obligatorio, pero puede que no sea el que más te conviene.

La manera más rápida y fácil de encontrar el seguro de Coche ideal para ti es comparando en páginas como Rastreator.com. No sólo ahorrarás dinero, también tiempo, y si encima consigues gastar menos combustible ¡no tendrás motivo para dejar aparcado el coche en casa!

Rastreator.com