Comprar un móvil ¿libre o con tarifa?

Más de la mitad de la población mundial tiene un smartphone y los datos más recientes aseguran que sólo en el año 2013 los españoles gastamos ¡más de 1.000 millones de euros en comprar móviles! Y tú, ¿hace cuánto que no cambias de móvil? Si te estás planteando comprar un nuevo teléfono porque el tuyo ya está desfasado o, simplemente, porque te gusta estar a la última ¡medita bien cómo vas a hacerlo y cuál es la mejor opción para ti! ¿Es mejor comprar un móvil libre o vincularlo a alguna tarifa? ¿Qué opción es la más económica?

Móviles libres o vinculados a una tarifa

Es posible que haya llegado el final de la permanencia que tenías firmada con tu  compañía y que eso sea para ti el motivo que te empuje a comenzar la búsqueda activa de un nuevo teléfono. Miras tarifas, terminales y todas las combinaciones posibles para conseguir el que quieres a un buen precio, pero, ¿te has planteado comprarlo directamente libre? El modo de comprar ha cambiado, si hace unos años muchos podían llamarte “loco” por comprarte un smartphone cuando la mayoría de las compañías lo “regalaban” ahora cada vez es más común recurrir a comercios que no pertenecen a las operadoras para adquirir la última novedad tecnológica.

Saca a pasear tu capacidad de análisis y decide cómo adquirir el próximo. Puedes optar por conseguirlo a través de una compañía a un precio que en principio parece económico pero que te ata a ella durante 12, 18 o ¡incluso 24 meses! O bien ir por la otra vía y comprar un teléfono libre sin permanencia ni nada parecido. ¿Eres de los de móviles subvencionados o de los que prefieres abonar su precio de un golpe para no tener que preocuparte más del pago?

Smartphone libre y sin compromiso

Tanto comprándolo libre como con una compañía telefónica puedes adquirir terminales totalmente nuevos, pero adquirir un móvil libre es como comprar cualquier producto en un sólo plazo. Eliges el modelo, pagas el importe y se acabó la relación con el establecimiento en el que lo has adquirido. Si te decantas por ir a un comercio y obtener un teléfono libre pagarás el importe y listo. Eso sí, el dispositivo tiene garantía de igual modo.

Puede que a primera vista te merodee por la cabeza la idea de que no tienes tanto dinero como para comprarte el smartphone que tanto ansías a tocateja. Sin embargo, la mayoría de las tiendas te permiten realizar el pago a plazos, y si no puedes optar por pagar con una tarjeta de crédito que te facilite esa opción y así financiar la compra.

Libertad para cambiar de tarifa móvil

La ventaja de esta modalidad de compra es que, al fin y al cabo, una vez que lo has abonado ya es totalmente tuyo y no tienes que dar cuentas a la empresa de nada. ¿Quieres cambiar de tarifa? ¡Eres libre de hacerlo! Como el móvil no te lo ha subvencionado un operador puedes pasarte a otra compañía o tarifa con total libertad, ¡tu teléfono es libre, y tú también!

Y al igual que ésta es la gran ventaja de adquirir el terminal libre el polo opuesto es el gran inconveniente de comprar uno tras firmar un acuerdo con una compañía. Una de las mejores cosas que te ofrecen los móviles libres es que puedes adaptar tu tarifa a lo que necesitas sin estar atado durante meses a una concreta ¿y si después quieres cambiar de compañía? No hay problema ¡Tu teléfono admite cualquier tarjeta!

Quizá no lo sepas, pero más de la mitad de los españoles piensa que está pagando en su factura telefónica por servicios que no utiliza, y esto puede ocurrirte a ti si firmas un contrato de permanencia. Ten en cuenta que para que te subvencionen el terminal lo vinculas a una tarifa, y, en general, cuanto mayor es el precio de la misma menos tendrás que pagar por éste. Sin embargo, ¿no crees que es posible que lo que te ahorras de un lado lo pierdas por el otro?

Por ejemplo: consigues el super teléfono que querías por 0 euros al contratar una tarifa mensual de 40 euros con llamadas y mensajes ilimitados y muuuchos GB para navegar. ¿Vas a enviar una gran cantidad de mensajes? ¿Eres muy parlanchín o te bastaría con 200 minutos? ¿Agotas los datos o también usas el wifi de casa? Cuidado, porque puede que a la larga te salga más caro haberlo obtenido así que comprarlo directamente. Estas tarifas suelen tener una permanencia de 18 a 24 meses, aunque en ocasiones, es inferior. Pero no te confíes, que en ocasiones la permanencia no va asociada a la tarifa sino a la compañía telefónica,  por lo que podrás cambiar de tarifa pero no de operador.

Con los móviles libres puedes adaptar la tarifa a lo que necesitas en cada momento. Si contratas una que no tiene permanencia y finalmente decides que no era la correcta, bastará con comunicar el cambio de tarifa o irte a otra compañía, sin penalizaciones ni nada parecido. Además, ten en cuenta que las circunstancias de la vida van cambiando y no sólo puede empeorar tu economía y necesitar disminuir las facturas sino que puede ser que por cualquier motivo dejes de realizar tantas llamadas o de usar tanto la red móvil. El teléfono libre te permite ajustarte a cada momento y elegir la tarifa que deseas en cada instante.

Teléfono móvil… subvencionado por una compañía

Por otro lado, tienes la opción de comprárselo a una compañía telefónica directamente. Esto conlleva que el terminal irá serigrafiado y por lo tanto tendrá el logo de la empresa en su carcasa, además de su propia interface. En el fondo, que tenga detrás el dibujo de la marca no cambia nada. ¡Lo que debes mirar atentamente son las condiciones!

Desde que hace unos años dejaran de subvencionar la compra de terminales “a lo loco”, las distintas empresas se han ido adaptando poco a poco al mercado y en la actualidad hasta ellas mismas venden los teléfonos libres o te los liberan de manera gratuita. Eso sí, que el teléfono esté libre no quiere decir que tú tengas libertad, ahí radica la diferencia.

Cuando una empresa telefónica te permite adquirir un teléfono a plazos suele hacerlo vinculando éste a una de sus tarifas y a una permanencia que puede fijarse tanto a ésta como a la propia compañía o ambos casos al mismo tiempo. Eso sí, en el caso de que firmes permanencia en tarifa te permitirán cambiar a una con mayores servicios (y más cara, claro), pero no a una de coste inferior.

El precio que deberás pagar por él dependerá de la tarifa concreta que firmes, pero también de si se trata de una tarjeta de contrato o de prepago, además de si es para una nueva línea móvil, para una portabilidad o simplemente una renovación. Y ¡ojo! En algunas ocasiones es posible que la misma tarifa te cueste unos euros más al contratarla y adquirir el terminal que si te unieras a ella sin comprar un teléfono. Cuando tomes la decisión analiza los precios con detenimiento para que no te den gato por liebre y si compras un smartphone vinculado a una tarifa por ahorrar asegúrate de que ese ahorro sea real. Puede que te ofrezcan un teléfono por 0 euros, pero si la tarifa te sale, por ejemplo, 4 euros más cara por contratarla con terminal al final será como si estuvieras pagando ese dinero cada mes por su compra, y entonces ¿dónde se queda ese supuesto regalo que te hace la compañía?

Móvil nuevo cada año

Por otro lado, las compañías se adaptan a tus necesidades y, por ello, algunas ya ofrecen planes especiales a través de los cuales puedes cambiar cada año de móvil dentro de la gama del que tienes por un módico precio mensual.

La mejor manera de comprar un smartphone

Si quieres comprar un smartphone compara las ofertas de las distintas compañías telefónicas, pero también las que te ofrecen las tiendas independientes. Si te conviene un móvil libre o uno vinculado a una tarifa dependerá de ti mismo. Con Rastreator.com puedes comprar un teléfono móvil libre en un par de clics, además de vender el tuyo para conseguir dinero extra y que te salga más barato. Lo compres como lo compres… ¡disfruta de tu nuevo smartphone!

Rastreator.com