5 consejos para no arruinarte con la vuelta al cole

Ya está aquí septiembre. Hace semanas que la vuelta al cole comenzó a meterse en los sueños de los más pequeños de la casa… y en el bolsillo de los mayores. En estos momentos la cuesta de enero parece de risa si tienes en cuenta el altísimo grado de pendiente que presenta la de septiembre, pero ¡tranquilo!, entre becas, pequeñas medidas de ahorro, compras a plazos y préstamos es posible financiar la vuelta al cole. Rastreator te da algunos trucos y consejos para que no sólo puedas hacer frente a los gastos de la vuelta al cole, sino que en estos días puedas permitirte otras compras más allá de las que rodean la educación de tus hijos.

1.    Ahorrar en gastos escolares

Tenemos bien aprendido cómo ahorrar en la vuelta al cole. Para restar unos euros a la factura del material escolar pasas los libros de un niño a otro o acudes a mercadillos que los ofertan, pero también ahorras en uniformes. Que el pequeño va durante un año con un pantalón que le queda algo largo… no hay problema, ¡el curso que viene le quedará bien! Y en el siguiente ¡puedes bajarle los bajos!

Ahorrar nunca está de más pero ¿es suficiente? Por mucho que evites gastos está claro que la vuelta al cole se va a notar en tu bolsillo. ¿Vas a estar más de un mes sin poder comprarte ni unos calcetines? ¿Se te ha estropeado la televisión pero vas a tener que esperar a recuperarte para poder comprar otra o arreglar la que tienes? ¿Comer fuera es impensable hasta que llegue, por lo menos, noviembre? Existen otras soluciones para que no tengas que “parar” hasta que lleguen tiempos mejores tras el regreso a las aulas.

2.    Pedir un préstamo

Hay ocasiones en las que no es suficiente con tomar medidas de ahorro. Si necesitas dinero para poder hacer frente a los gastos escolares o bien a otras compras, deudas o necesidades, la manera más sencilla de conseguirlo es solicitar un préstamo. Éste puede ser tu comodín en una época de muchos gastos o de pocos ingresos.

Si necesitas dinero para comprarte un coche o arreglar el que tienes, para pagar tus estudios o los de tus hijos, para realizar un viaje o para hacer reformas en tu hogar, por ejemplo, puedes pedir un préstamo y hacer frente al gasto que eso conlleva, eso sí, a cambio de unos intereses. Solicitar un producto financiero de este tipo es muy sencillo, sólo tienes que indicar a qué irá destinado el dinero, la cuantía que necesitas y el plazo en el que consideras que lo vas a devolver. Eso sí, cuando lo hagas debes tener en cuenta la cuota mensual que tendrás que abonar, los intereses, el total a devolver y el plazo máximo para hacerlo. Además, algunas entidades pueden imponer condiciones de contratación como domiciliar la nómina o contratar un seguro de Protección de Pagos o de Vida.

Cuando vayas a solicitar un préstamo compara los que hay disponibles para poder elegir el que más se adecúe a tu caso concreto. Presta atención a la cuota mensual, pero también a la cuantía total que deberás devolver. Debes buscar uno que puedas pagar cada mes sin demasiadas dificultades, porque si no la cuesta se alargará aún más. Además, la cuantía total que tienes que devolver es muy importante, ¡a ver si al final por culpa de los intereses vas a tener que pagar mucho más de lo que necesitabas!

3.    Comprar a plazos

Está claro que antes de comprar algún producto o contratar un servicio es preciso comparar entre varios de las mismas características y entre las condiciones de las distintas compañías que lo comercializan. Un extra que puede marcar la diferencia entre comprar el material escolar en un sitio u otro es la posibilidad de comprarlo a plazos. Si tienes algún otro gasto importante que no estaba previsto puedes evaluar la opción de pagarlo a plazos también. De esta manera necesitarás varios meses para cumplir con el pago pero no llegarás tan ahogado a fin de mes. En la mayoría de los casos las tiendas te ofrecen la posibilidad de hacer el pago en cómodos plazos y sin intereses, por lo que puede ser una buena forma de financiar la vuelta al cole y todos los gastos que tengas en esta época tan difícil para los niños… y para los padres.

4.    Pagar con la tarjeta de crédito

Otra opción de financiación es pagar las compras con la tarjeta de crédito. Este método te permite hacer una compra y que ésta se cargue en tu cuenta en el mes siguiente, por lo que no será un gasto inmediato. Además, en muchas ocasiones te ofrecen la posibilidad de elegir los plazos de pago en lugar de realizar sólo uno. Y ¡pagar con tu tarjeta además te confiere seguros gratis!

5.    Becas escolares

Cuando se trata de gastos escolares los libros y el uniforme pueden ser los productos más caros que tengas que adquirir en esta época, y mientras que para hacer otro tipo de compras puede que estés “sólo”, en este caso tu Comunidad Autónoma (CC.AA.) o el propio Estado pueden ayudarte.

Las CC.AA. ofrecen a sus ciudadanos ayudas económicas para la adquisición de libros de texto y material didáctico cuando está destinado a la enseñanza obligatoria, pero, además, el Estado también te facilita apoyo cuando se trata de estudios universitarios o de formación profesional, entre otros. Su solicitud está supeditada a unos plazos establecidos por las entidades, y la cuantía que recibirás en el caso de que te concedieran la beca dependerá de factores como el tipo de estudio, la localidad o los ingresos del núcleo familiar.

Hay becas escolares para todos los cursos de la educación obligatoria, pero también para los estudios de bachiller y las enseñanzas universitarias o postobligatorias. Hasta las enseñanzas musicales, las destinadas a  personas adultas y las cuotas de transporte y comedor cuentan con este tipo de ayudas.

Que la vuelta al cole no te arruine

En Rastreator.com podemos hacerte la vuelta al cole más fácil.  Si estás barajando la opción de pedir un préstamo pero te desmotiva la idea de tener que consultar una a uno todas las webs de los bancos o acudir a infinidad de sucursales ¡tranquilo! Compara préstamos con nosotros. Es muy fácil. Sólo tienes que rellenar un sencillo formulario y ¡listo! Podrás elegir los que más te convenzan y una vez que la entidad haya estudiado tu solicitud se pondrá en contacto contigo.

Además, para que la vuelta al cole no deje tu cuenta bancaria temblando controla los gastos y toma medidas de ahorro en todo lo que puedas. Junto con los préstamos recuerda que tienes otras opciones como las becas o los pagos a plazos que pueden ayudarte a que esta época de regreso a las aulas no se te haga tan cuesta arriba y que tanto apretar el cinturón no termine por asfixiarte.

Rastreator.com