Cosas olvidadas en los aviones, trenes, autobuses y taxis

Los aeropuertos son uno de los lugares que más trasiego de personas tiene. Allí podemos encontrar diferentes tipos de personas. Los que van corriendo por la terminal buscando su vuelo que sale en sólo 20 minutos, los que acaban de aterrizar y esperan impacientes a que salgan sus maletas, aquellos que sólo van de “chofer” a recoger o llevar a un familiar…Y no nos olvidemos de las personas para las que un aeropuerto es, principalmente, su lugar de trabajo.

Con tanto ir y venir de gente, las prisas o los nervios, no es de extrañar que más de uno llegue a su destino con menos cosas que las que llevaba encima antes de montar en el avión. Y es que, la tripulación ya está más que acostumbrada a encontrarse alguna que otra cartera en los asientos o más de un pasaporte. Y sin nombrar la de prendas de ropa que se dejan los pasajeros más despistados. Extraviar un jersey o una bufanda es fácil, pero bajarte del avión sin la ropa interior es ya preocupante.  ¿Te has quedado con la boca abierta? ¡Imagínate la del trabajador que hizo el hallazgo!

Pero no sólo los aeropuertos son un foco de atracción para las cosas perdidas. Los trenes, los autobuses y los taxis tampoco se libran de los viajeros olvidadizos. Rastreator ha indagado y ha encontrado los objetos más curiosos que, por despiste o de manera intencionada, la gente se ha dejado en el transporte público. ¿Te haces una idea de qué puede ser?

Las cosas más curiosas olvidadas en el transporte público

Tras muchas horas de viaje es natural que los pasajeros estén deseando estirar las piernas y salir, por fin, a tomar un poco el aire.

Perder las gafas, el teléfono o un libro es una situación con la que, seguramente, te sientas identificado, pero, ¿cómo es posible olvidarte el carrito del bebé o la cuna?, ¿en qué estás pensando para irte a casa sin tu contrabajo? Aunque resulte difícil de creer ¡no es una broma! Por increíble que parezca, una encuesta realizada por Skyscanner entre 700 tripulantes de cabina sacó a la luz los objetos más curiosos que la gente se ha llegado a olvidar en un avión, entre los que se encontraban éstos.

Pero, para artículos curiosos donde los haya los que se deja la gente olvidados en los transportes públicos de las distintas ciudades españolas y que se custodian en las Oficinas de Objetos Perdidos que son ¡auténticos mercadillos!

Mascotas

Las mascotas son, en muchas ocasiones, como un hijo para sus dueños, entonces ¿cómo puedes olvidarte la tuya en la cinta transportadora tras bajar de un avión? Loros, tortugas, ranas y ¡hasta halcones! son sólo algunos de los animales que algún despistado se ha dejado en los aeropuertos del mundo.

Gafas, muletas y…

¡Vamos a ser sinceros! ¿Quién no se ha olvida alguna vez las gafas en casa de un amigo o en la mesa de la oficina? Pues ¡lo mismo te puede pasar en un avión o en el tren! Pero ¡ojo!, una cosa es extraviar las gafas o el bote de las lentillas con éstas dentro ¡que le puede pasar a cualquiera!, y otra bien distinta es olvidarse las muletas, una pierna ortopédica, un peluquín o un ojo de cristal. ¡Hasta una dentadura postiza apareció hace unos años en un autobús madrileño!

Electrodomésticos

Los autobuses, los vagones de metro o los taxis también han sido testigos de cómo los pasajeros se olvidaban neveras, maquinas destructoras de papel y hasta una lavadora. ¿Qué le pasaría al taxista por la mente al darse la vuelta o mirar por el retrovisor y ver el regalo que le había dejado un pasajero? Perder las llaves es comprensible ya que se trata de un objeto pero, ¿una lavadora?

Material deportivo

Pero para ¡sorpresa! y no precisamente agradable, la que se tuvo que llevar el dueño de una tabla de surf cuando se dio cuenta que se había dejado su preciado tesoro en el último transporte del que se había bajado.

Palos de golf, raqueta de tenis, bastones de senderismo, bicicletas, tiendas de campaña y hasta sacos de dormir son sólo algunos de los objetos que han ido a parar a una oficina de objetos perdidos procedentes de uno de estos transportes.

 Seguros para despistados

Hay 2 clases de objetos olvidados en un avión, vagón de tren o estación de autobuses: los que dejan el común de los mortales y los que pierden sólo unos pocos. Perder la cartera o el portátil es hasta entendible, pero ¿extraviar el vestido de novia? O no le hacía “buen tipo” o la boda no era una de sus mayores inquietudes en esos momentos. ¡Si no se quería casar que hubiera hecho un “novia a la fuga”, pero así al final va a tener que dar el “sí quiero” en vaqueros!

Nadie se escapa de olvidar o perder un objeto de gran valor. Por eso, es muy importante que, para evitar males mayores, tratemos de llevarlos lo más seguros posibles.

Seguro de Viaje

Contratar un seguro de Viaje no te da total libertad para ir perdiendo tus pertenencias por los aeropuertos y estaciones del mundo, pero sí que te aporta cierta tranquilidad. Por ejemplo, si, por cualquier motivo, pierdes tu equipaje o efectos personales o extravías tu pasaporte o DNI existen algunas coberturas que aparecen para ayudarte. Contar con las garantías apropiadas del seguro de Viaje puede suponer que la aseguradora te abone los gastos en los que hayas tenido que incurrir, en el caso de la documentación, o te indemnice monetariamente.

Seguro para móviles

Extraviar el móvil es una faena. No sólo por toda la información que puedes llegar a perder, como las fotos o los vídeos que guardabas en su interior, sino por el gran valor que pueden llegar a tener estos dispositivos.

Los seguros para móviles son recomendables si tienes, sobre todo, un dispositivo de un precio elevado. Esta póliza cubre las posibles roturas que pueda sufrir tu terminal así como su robo. Además, alguno cubre también su pérdida.

El mejor seguro es ser cuidadoso y mirar 2 veces antes de bajar del avión o salir del tren para no dejarse nada olvidado. ¡Revisa que llevas todo y evítate un disgusto! ¡Ten en cuenta que no todas tus pertenencias pueden ser protegidas frente a una pérdida! Ahora bien, si ser olvidadizo es algo que forma parte de tu ADN trata de asegurar al máximo todos aquellos objetos que te dolería perder. ¡No descartes contratar los seguros que creas más oportunos!

Rastreator.com