Seguro que te ha pasado: dejarte las llaves dentro de casa

¿Eres de esa clase de personas que cierras la puerta y acto seguido compruebas si has cogido las llaves? Si tu respuesta es afirmativa tarde o temprano experimentarás lo que se siente al verte frente a la puerta como un pasmarote sin poder entrar. Si, por el contrario, eres más despistado, la situación de quedarte en la calle te resultará familiar.

Salir de casa y dejarte las llaves dentro es lo más normal del mundo, y dentro de lo malo, es de lo mejor que te puede pasar. ¿Quién no ha tenido alguna vez que darse un paseo, ir a tomar un café al bar de la esquina o incluso pedir a algún amigo que te adopte en su casa durante unas horas mientras llega a casa tu madre, hermano o novio que abra la puerta?

En Rastreator sabemos el mal trago que se pasa en esos momentos, por eso queremos darte algunos consejos sobre qué hacer  para prevenir estas situaciones o cómo actuar si te encuentras en una de ella.

Hacer una copia de las llaves

Seguro que más de una vez te han dicho eso de que “más vale prevenir que curar”. Pues en este caso es aplicable al 100%.

Lo que primero debes hacer es dejarle una copia de las llaves de tu casa a algún familiar que no viva demasiado lejos,  a un buen amigo o incluso a tu vecino de enfrente con el que tienes cierta confianza.

Esta es una buena opción en el caso de olvidarse las llaves dentro de casa, pero no perfecta ya que se puede dar el caso de que esa persona que nos guarda la copia esté de vacaciones, trabajando o no se encuentre en disposición de rescatarnos. En este caso, ¡No te vengas abajo! ¡En Rastreator tenemos un plan B!  Ante todo, mantén la calma y busca la opción más rápida, práctica y barata.

Seguro del hogar

Aunque te suene raro, algo que debes hacer si te quedas sin poder entrar en tu casa es llamar a tu compañía de seguros y preguntar qué supuestos cubre la póliza que tienes contratada con tu seguro de hogar. En muchos casos la aseguradora puede ahorrarte el disgusto facilitándote un cerrajero de manera gratuita para la apertura de la puerta junto con la sustitución de la parte inutilizable.

Incluso se puede dar el caso de que el seguro contratado por la comunidad de vecinos incluya alguna cláusula de este tipo, por lo que si tu compañía de seguros te pone pegas siempre podrías recurrir a este último.

Trucos clásicos para abrir la puerta sin llave

Si te ves capacitado para afrontar el problema por ti mismo, puedes recurrir a introducir en la ranura de la puerta la clásica radiografía, tarjeta de crédito o DNI  para intentar que se obre el milagro. También puedes cortar una tira del envase de una botella de plástico de refresco y probar suerte.

Recurrir a un cerrajero

Si no te han servido ninguna de las anteriores opciones, tu última esperanza es llamar a un cerrajero. En este caso, evita el servicio de urgencia y asegúrate de que te da el presupuesto final antes desplazarse a tu domicilio. ¡Esto último es importante si quieres evitarte una sorpresa desagradable en la factura!

Lo más útil y práctico en estos casos es siempre contar con un seguro de hogar que incluya las cláusulas necesarias que te solucionen este problema y te evite pasar un mal rato y gastarte mucho dinero. Entra a comparar con Rastreator tu seguro del hogar y consigue el mejor precio!!

Rastreator.com