Deberías saber que las rebajas recortan los precios, no tus derechos

Durante los ansiados periodos de rebajas los consumidores se vuelven locos y las tarjetas echan humo. Todo el mundo se deja llevar por el contundente tijeretazo que reciben los precios, pero, ¡ten cuidado! que no te den gato por liebre. ¿Si compras un producto en rebajas puedes realizar una devolución o cambio? ¿Puedes pagar con tarjeta o sólo en efectivo?… En definitiva, ¿cuáles son tus derechos como comprador durante el periodo de rebajas?

La respuesta en sencilla, tus derechos son exactamente los mismos que durante el resto del año. Los periodos de rebajas que realizan los comercios suponen un gran recorte en los precios de sus productos, pero cuando se habla de derechos, la tijera se queda en el cajón. Comprar por menos dinero no quiere decir que la adquisición vaya a producirse con unas condiciones peores.

¿Qué son las rebajas?

¿Es lo mismo rebajas, que saldos, promociones o liquidaciones? No caigas en el “qué más da si al final en todos los casos comprar nos sale más barato”, porque para saber cuáles son tus derechos deberás tener claras las diferencias que existen entre estos conceptos. Se trata de rebajas cuando los artículos tienen un precio inferior al fijado para su venta y este descuento se produce debido al  fin de temporada o a la renovación de existencias.

El periodo de rebajas está regulado por ley y hasta 2012 sólo se podía producir en 2 momentos del año, a principios de año y en el inicio del periodo estival, sin embargo, actualmente los comercios son libres de realizarlas durante todo el año. Hasta hace relativamente poco tenían que durar como mínimo una semana y como máximo 2 meses, pero con las últimas modificaciones pueden durar menos de 24 horas. Las tiendas tampoco podían vender productos de temporadas pasadas y sacar del almacén todo lo que quisieran para aplicar las rebajas a los productos viejos y no a los nuevos. Sin embargo, la normativa actual les permite poner a la venta todos los objetos que deseen con la única condición de que hayan “estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de ventas” y no estén “deteriorados” ni hayan sido adquiridos para ese fin concreto. Si vas a una tienda y te encuentras con un artículo que te compraste hace 5 años y ahora está rebajado… no te escandalices, aunque parezca “trampa” ¡pueden hacerlo!.

¿Un descuento de 1 céntimo?!! Es posible. Parece de risa, pero los comercios tienen permitido realizar el recorte que deseen en el precio, por lo que tras entrar en una tienda que pone en letras enormes “Rebajas” puedes encontrarte con descuentos ridículos, ya que la ley dice que no existe mínimo ni máximo en la reducción. ¡Seguro que muchas veces has dejado más cantidad de propina en un bar de la que te rebajan en muchas tiendas!

Otros motivos para bajar los precios

Saldos

Cuando se dice que un comercio vende saldos se refiere a que ofrece productos cuyo valor de mercado ha disminuido notablemente por estar deteriorados, tener desperfectos o estar en desuso. Es decir, se trata de productos con menor calidad o provenientes de un exceso de producción u otra temporada. Estos productos deben estar en las tiendas bien diferenciados del resto, y en el caso de que tengan algún deterioro deben indicarte cuál es.

Promoción

Se trata de descuentos en el precio o condiciones más favorables para vender objetos que están en perfecto estado. Las promociones se pueden realizar en cualquier momento del año, y suelen hacerse para aumentar las ventas o dar a conocer un producto.

Liquidación

Esta venta se realiza de manera excepcional y puede durar hasta 1 año completo. Los artículos tienen un precio inferior para poder venderlos rápidamente debido al cese total o parcial del negocio, el cambio de actividad, de local o por obras. Para poder realizar una liquidación es necesario indicar cuál es la causa que lo motiva.

Atento a tus derechos en rebajas

  • Los artículos rebajados deben tener señalizado claramente el precio que tenían antes de la rebaja y el que tienen una vez aplicada.
  • Los productos rebajados deben estar diferenciados del resto, de ahí el cartel de “nueva temporada” que cuelgan algunos comercios en sus estanterías.
  • Deben cumplir las normas de calidad y etiquetado al igual que el resto del año, por lo tanto no podrán venderte artículos de menor categoría de los que comercializan habitualmente.
  • En principio, la política de devolución es la misma que en cualquier otro periodo, y ésta se rige por las normas de la empresa comercializadora. Sin embargo, en el caso de que éstas cambien con motivo de las rebajas tienen el deber de comunicártelo o especificarlo de manera visible en el establecimiento. Antes de comprar, presta atención a los carteles de la tienda por si acaso pone algo al respecto, y si tienes dudas pregunta al dependiente, es la mejor manera de asegurarte de que podrás devolverlo si finalmente no lo quieres.
  • En el caso de que hagas una devolución en rebajas, deben reintegrarte el mismo importe que pagaste. Si compraste un artículo antes de que bajara su precio, te deben abonar el importe que pagaste, no el precio que tiene en las rebajas dicho producto. Si pagaste 20 euros y en rebajas cuesta 10, deben devolverte los 20 euros, que al fin y al cabo es lo que te costó en realidad.
  • No olvides pedir el ticket, dado que todo funciona como si no hubiera rebajas, salvo por los precios, lo necesitarás para realizar cualquier operación.
  • Podrás pagar con los mismos medios de pago que el comercio utiliza durante las campañas de venta habituales. Que sean rebajas no quiere decir que no puedas pagar con tarjeta.
  • Las garantías sobre los productos no se rebajan, si compras algo que presenta defectos de fábrica la tienda que te lo ha vendido está obligada a cambiarlo por otro igual, reembolsarlo o repararlo. A no ser que el precio fuera más bajo precisamente por ese fallo, en cuyo caso estará indicado y por lo tanto no cometerás errores.
  • El servicio postventa y la aplicación de la garantía tampoco varía, la garantía legal se mantiene en 2 años.
  • La publicidad es vinculante, por lo que puedes exigir que se cumpla. Si anuncian un precio y después tienen otro distinto en la tienda puedes exigir que lo cambien, guarda los folletos publicitarios y acude con ellos al comercio!!

Reclama

Si durante las rebajas tienes cualquier problema puedes actual como lo harías en cualquier otro momento. Tus derechos no deben ser recortados junto con los precios, y si no puedes llegar a un acuerdo con la tienda lo mejor es que pidas la hoja de reclamaciones y reflejes en ella tu queja. No sólo harás valer tus derechos como consumidor, sino que además beneficiarás a los demás consumidores haciendo que los propios centros mejoren su atención al cliente. Tras rellenar la hoja y preséntala ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana o bien en la Dirección General de Consumo de tu Comunidad Autónoma (CC.AA.). Estos organismos podrán ayudarte, pero siempre es mejor intentar arreglar el asunto de una forma amistosa.

Rastreator.com