Día del turismo: y tú, ¿qué tipo de turista eres?

España es uno de los países que más turistas recibe cada año, ¡60,6 millones en 2013!, pero no sólo los extranjeros visitan nuestro país, a nosotros también nos gusta conocer España, y ¡el resto del mundo! Viajar por placer es una delicia, y el mundo te ofrece millones de posibilidades para hacerlo. Da igual que seas de casas rurales, de spas, de playa, de montaña… puedes elegir un destino, coger la maleta y disfrutar. Si tienes alma de viajero el ¡sábado es tu día! Cada 27 de septiembre se celebra el Día Mundial del Turismo (DMT) y aprovechando esta fecha señalada, Rastreator ha querido dibujar un mapa muy peculiar de posibilidades para los que, como a él, les gusta viajar. Y tú, ¿qué tipo de turista eres?

Unas vacaciones inolvidables

A la hora de buscar un destino puedes ayudarte de folletos, programas de televisión o basarte en la experiencia de otros, por ejemplo. También puedes llenar tu maleta “por si acaso” o ir con lo justo. Tus características como turista vienen definidas por tus preferencias, hábitos y decisiones a la hora de planear unas vacaciones, o precisamente no planearlas J. Y precisamente, dependiendo del tipo de turista que seas, te decantarás por un destino u otro. ¡Búscate entre nuestros turistas y disfruta de los viajes que te ofrecemos!

El turista intranquilo

¿Eres de los que antes de salir de casa ya estás pensando que te van a hacer una gran faena como que te cancelen tu vuelo?, ¿llegas al hotel temeroso de con qué te vas a encontrar porque no te fías ni un pelo de lo que te han dicho? ¡Tranquilo!, aunque seas un turista que se preocupe con facilidad puedes disfrutar plenamente del viaje. Tu destino puede ser cualquiera que te imagines, pero te fías más de las recomendaciones de tus conocidos o programas de televisión en los que ves hasta los hoteles. Te gusta tenerlo todo organizado y bien atado, por lo que, en muchas ocasiones, si te sale bien terminas repitiendo.

No te tomes hacer turismo como una molestia y un estrés y embárcate en aventuras “seguras”. Opta por hacer pequeñas escapadas para no tener que hacer grandes preparativos, elige el hotel y resérvalo antes de salir de tu casa. Busca alojamientos que tengan todos los servicios que necesites y si es un todo incluido ¡mejor! Así no tendrás ni que buscar restaurante. Un buen hotel con vistas al mar, un spa para relajarte o un parador en las montañas serán perfectos para ti. Y si quieres realizar alguna excursión para conocer la zona, pregunta en los puntos de información o directamente contrata excursiones organizadas. ¡Conocerás todo sin perderte!

Aventureros

Si ya lo decían Los Payasos de la Tele, “el viajar es un placer”. Ellos iban en el “auto de papá”, pero a ti te puede pasar en cualquier lugar. Si te encanta recorrer mundo y no puedes pasar mucho tiempo sin hacerlo porque te encanta vivir experiencias diferentes y con las que, poco a poco, vas enriqueciéndote… busca destinos “salvajes” o tíñelos de aventura. Pero no tienes que irte a Kenia o a las islas Galápagos para vivir fantásticas experiencias, cualquier destino es bueno para hacerlo.

Coge tu mochila, mete algo de ropa y ¡listo!, ya puedes irte a recorrer en bici la costa asturiana o Europa en caravana. Posiblemente no te guste recurrir a visitas organizadas, tenerlo todo controlado u hospedarte en lujosos hoteles, pero ten en cuenta que la planificación puede ayudarte a ahorrar.

Si las buenas experiencias te las ofrece la improvisación, los deportes de riesgo y las miles de actividades que se pueden hacer en cada destino, busca información sobre las actividades que puedes hacer alrededor de todo el mundo antes de elegir destino. Un hotel con casas en los árboles, un camping, terminar durmiendo en el coche porque no encuentras hotel… ¿es lo tuyo? Entonces eres ¡un turista muy inquieto!

Turismo de ensueño

¿Eres de los que quedan enamorados de un paisaje exótico que ven en la televisión o en una revista?, ¿te apasiona la naturaleza y los lugares exóticos? No hay duda, eres un turista romántico. Puedes buscar el vuelo y el hotel por internet para ahorrar, volverte loco para encontrar una buena relación calidad-precio, pero lo que no harás será renunciar a unas buenas vistas, a una habitación decorada con el mejor gusto y a un restaurante elegante.

Si buscas un viaje de ensueño coge tu maleta y olvídate de guías. Lo tuyo es perderte por los destinos exóticos o las callejuelas con más encanto, buscar calas que están fuera del alcance de todos los turistas, restaurantes con un toque de la zona y rutas desconocidas.

Turismo… según la cartera

Pero también es posible que busques todo eso y que no puedas permitírtelo o que te gusten los hoteles 5 estrellas y tu presupuesto no pueda alargarse más. Tranquilo, que tengas una economía reducida no quiere decir que te hayas quedado sin vacaciones ¡cualquier persona  puede viajar! Lo que tienes que hacer es comparar los precios de los vuelos y de los hoteles para así elegir el más barato. Intenta no tener que comprar muchas cosas en tu lugar de destino, por lo que revisa bien la maleta no vaya a ser que te dejes el bañador, las zapatillas de deporte que vas a necesitar o el cargador del móvil, por ejemplo. Si evitas los pequeños gastos innecesarios, que pueden arruinar tu economía durante los días libres, podrás disfrutar de un estupendo viaje. Además, ¡España es preciosa! En lugar de buscar lugares lejanos y que pueden salirse de presupuesto opta por conocer lo que te rodea primero y las vacaciones serán inolvidables.

Cada turista tiene su viaje

Da igual que tengamos 1 semana o sólo 2 días libres. Como buen turista, tus intereses, inquietudes y posibilidades determinarán cuál será tu próximo destino. Recuerda que las vacaciones son para disfrutar, y si eres un turista inquieto no disfrutarás mucho si al final tienes que dormir en un hostal de mala muerte porque no has encontrado dónde alojarte, mientras que si eres un aventurero tampoco lo harás de un super spa 5 de esos en los que te da miedo hasta tocar el pomo de la puerta por si lo manchas.

La intención que persigue todo turista es disfrutar. Sin embargo, las circunstancias pueden torcerse y convertirse en una pesadilla: retrasos, cancelaciones de vuelos, averías en el coche… Antes de coger la maleta y salir de casa debemos ser conscientes de que la posibilidad de que las deseadas vacaciones se transformen, pero es mejor sacar el lado bueno de las cosas.

Todas esas circunstancias quedan fuera de nuestro alcance, pero lo que sí podemos hacer es planificar el viaje, y si se torna horrible… mirarlo con buenos ojos y aprovecharlo. Que llegas al aeropuerto y han cancelado tu vuelo… comunícaselo al hotel, llama a la compañía con la que tienes contratado el seguro de Viaje, alquila un coche y pasa los días libres en otro lugar. ¡Las vacaciones no están perdidas! Confesémoslo, no podemos remediarlo, nos gusta viajar.

Rastreator.com