El seguro para tu boda

Los gastos del día a día pueden llegar a ahogar a cualquiera si no se es previsor. Pero gastos como los derivados de una boda están a otro nivel. ¡Una boda puede costarte tanto como un coche!
Pero no por ello hay que renunciar a celebrar por todo lo alto el amor entre 2 personas. El vestido, el chaqué, el banquete, la limusina, las flores… cuando una pareja decide casarse todos los detalles son importantes, sin embargo, ¿qué pasaría si el día se tuerce y se cancela, no llega el catering o el vestido de la novia se rompe? Cuando lo primero que pienses sea que vas a perder todo el dinero que has invertido, ¡el seguro para bodas acude a tu rescate!

Una boda asegurada

El seguro puede ayudarte en muchas ocasiones de tu vida, y vuestro gran día no es menos. Existen seguros para eventos, y como gran evento… ¡tu boda tiene un seguro específico! Estas curiosas pólizas te permitirán no dejar nada en el aire el día del evento. Si se te estropea el vestido como en la película La boda de mi mejor amiga, o la novia huye del altar como en Novia a la fuga, o no se presenta como en Primos… no tendrás que preocuparte, económicamente hablando.

Estos seguros están adquiriendo mucha fuerza en Estados Unidos, pero en España todavía son pocas las aseguradoras que los ofrecen. Si tu pareja te dice que quiere contratar un seguro puedes pensar que es que está teniendo dudas y no quiere perder dinero, pero ¡no!, estos seguros no sólo cubren las cancelaciones.

Coberturas de un seguro de Boda

Cubren principalmente la cancelación de la boda, ya sea religiosa o civil, y el pago a los proveedores, pero también te ofrece otras muchas garantías que pueden serte de mucha utilidad.

Cancelación de la ceremonia sin perder dinero

La cobertura principal es la cancelación del evento ya sea porque la pareja se rompe antes de su gran día, o porque sucede algún acontecimiento extraordinario que impide su celebración, entre muchas otras causas. Los gastos de cancelación del enlace pueden ser muchos, contratando esta póliza evitas perder esa gran suma de dinero ya que se hace cargo de ellos la aseguradora, aunque suele tener un límite de unos 25.000 euros. De ese modo, los gastos no recuperables relacionados con el vestuario, las flores, el fotógrafo, el restaurante, el transporte… no se habrán perdido.

Pero ojo, el seguro no se hace responsable si el casamiento se cancela porque el novio o la novia se arrepienten o si deciden hacerlo porque ese día se encuentran indispuestos por el estrés o la ansiedad. Sí lo hace en el caso de que se anule por inclemencias meteorológicas, por que el sacerdote no aparece, o si hay problemas con el local de celebración o con alguno de los proveedores de servicios de ese día, por ejemplo.

Reorganización de la boda

También cubre su reorganización, aunque el límite de la indemnización es algo menor que en el caso de cancelación y ronda los 17.000 euros. Si es necesario volver a organizar el evento la aseguradora corre con la diferencia de costes entre la organización y la reorganización de la boda.

Vestuario: el vestido de novia y el chaqué

La reposición o reemplazo del traje nupcial también está garantizada, con un límite económico. Esta garantía cubre toda la vestimenta ceremonial, desde las prendas de vestir de los novios hasta la de sus padres, ya sean alquiladas o en propiedad. Si se pierde o daña la prenda mientras la tiene la pareja o un familiar clave del enlace en los 3 meses previos a la ceremonia, en su celebración o mientras les fotografía un profesional y sólo hasta un máximo de 48 horas después de su comienzo. ¡Si va a durar 3 días no permitas que le pase nada el último! 🙂

Problemas con el proveedor

¿Qué pasa si contratas el banquete, las flores o el fotógrafo a una empresa y cuando llega el gran día está en liquidación o quiebra? Tranquilo, dentro de unos límites tendrás cubierto el depósito que le habías dado al proveedor y los costes adicionales que pueda ocasionarte la nueva organización de esos servicios.

Regalos de boda

Tu tía te regala un juego de cazuelas, tu abuela el ajuar, tus amigos un robot de cocina… y al final de la boda, ¿dónde están los regalos? Estas pólizas cubren su pérdida o daño por accidente, incendio o robo mientras son transportados, almacenados o expuestos en la recepción. Perderás el ajuar y otras cosas sentimentales, pero, por lo menos, el valor económico de los objetos lo recuperarás y podrás comprarlos de nuevo.

La tarta, los anillos y los recordatorios de boda

Por otro lado, los anillos de la boda y los regalos para los asistentes están asegurados por pérdida o daño accidental desde 7 días antes del gran día y hasta el día después. Mientras que las flores y la deliciosa tarta de las nupcias tienen cobertura desde 36 horas antes del evento y hasta el final de la recepción.

Seguro para el viaje de novios

Y después del matrimonio llega “vivir felices y comer perdices”, pero antes es el turno del viaje de novios. Al igual que puedes asegurar tu día más especial también puedes hacer lo mismo con el viaje de novios. Antes de irte a China, Tailandia, Italia o cualquiera que sea tu destino, no olvides contratar un seguro de Viaje para cubrir los gastos médicos que puedas tener allí, así como la perdida, los daños o el robo de equipaje, los accidentes o la anulación de la luna de miel, si finalmente no puedes realizarla.

Un “sí quiero” seguro

En uno de los días más importantes para una pareja no dejes nada en el aire. La planificación de un casamiento es compleja y costosa, pero un seguro para bodas puede lograr que respiréis tranquilos durante el gran día y que no tengáis costes inesperados. Y al igual que nunca se sabe qué puede hacer que ese acontecimiento no transcurra como estaba previsto, con la luna de miel sucede lo mismo, por eso no debéis olvidaros de contratar un seguro de Viaje. ¡Comenzaréis el matrimonio 100% seguros!

Rastreator.com