El seguro se viste de gala para los Oscar

El evento que hoy en día recoge la entrega de los premios Oscar no tiene nada que ver con el primero que se realizó, que más bien era una cena de amigos comparado con lo que es ahora. Alfombra roja con los mejores trajes del momento, lujosas joyas, limusinas que dejan a los asistentes en la misma puerta del acto… ¡Cuánto valor en peligro!. ¿Te imaginas que a una actriz le roban una de las grandes joyas que lleva prestadas? ¿O que se rompe la silla de un director de cine y se fractura un brazo? Si cuando se realiza una película se asegura a los actores, el vestuario, y muchos otros elementos. ¿Qué ocurre con la gala de los Oscar, que aglutina en unas horas a actores, actrices, cantantes, directores y todo un gran elenco de celébritis en un mismo lugar? El seguro está presente en todas las facetas del cine.

Esa pequeña estatuilla llamada Oscar

Como decimos, la ceremonia de hoy en día de los premios de la Academia de Hollywood está muy lejos de su primera edición. Ésta tuvo lugar en 1929 y contó con menos de 300 invitados y ¡no hubo ninguna sorpresa!, los ganadores ya habían sido anunciados 3 meses antes. Fue el único año que se hizo de este modo, excepto en 1941, cuando un periódico de Los Ángeles rompió el embargo que había sobre la información de los ganadores y los comunicó. Desde entonces los nombres permanecen en sobres cerrados y todo el espectáculo ha cambiado mucho hasta convertirse en el gran evento cinematográfico que es en la actualidad.

Una gala no exenta de riesgos

Desde las 15 estatuillas que se entregaron en esa primera ceremonia se ha pasado a 24 categorías en la 86 edición de los Oscar, que se celebró en la noche de ayer en el Teatro Dolby de Los Ángeles. Después de tantos años, los Oscar se han convertido en un símbolo de los logros del cine que, además de tener más ganadores, cuenta año tras año con gran valor, y por lo tanto gran riesgo.

Joyas de miles de euros, vestidos valorados en más de lo que te puede costar un coche, zapatos de las mejores firmas… Por no hablar de la estatua con el pequeño hombrecillo que sostiene una espada sobre un rollo de película, y que para más de uno podría suponer una buena paga extra! Dado el coste económico de la gala no es de extrañar pensar que en todo momento el seguro funciona de colchón.

Los seguros para cubrir los riesgos del cine

El sector asegurador está presente en el argumento de muchas películas, pero también en su producción, ya que existen seguros especiales que cubren suspensiones de rodaje, retrasos de producción, incendios de decorados o el robo del equipo técnico, entre otros supuestos. También los denominados ‘Cast Insurance’, para cubrir a los propios actores. Pero en la gala de los Oscar esto va más allá. Una vez  producida la película, y nominada, llega el momento de la gran celebración para unos, y los riesgos para otros.

Teniendo en cuenta que para su realización cuentan con personas denominadas ‘seat-fillers’ para rellenar los ocasionales espacios vacíos y que el teatro esté siempre lleno, nos queda claro que se mide hasta el mínimo detalle. La Academia de Hollywood agasajó a los invitados, según dicen, con más de 5.000 botellas de champán y vino en la cena posterior, que además se realizó en ¡una sala decorada con más de 10.000 flores procedentes de varios países! Aquí empieza a tener presencia el seguro, ¿te imaginas que las botellas llegan rotas o las flores secas? Un “drama” y una gran pérdida de dinero.

El valor de los Oscar

Los peculiares Oscar que se entregan en esta gala miden poco más de 34 centímetros y pesan unos 4 kilos, pero su valor no se corresponde con su pequeño tamaño. A partir de 1950 los ganadores deben firmar un contrato con la Academia que les prohíbe vender su estatuilla sin antes ofrecérsela a la academia por el simbólico valor de 1 dólar. Visto así parece que no sería ninguna tragedia que robaran los galardones antes de la gala, pero no es del todo así. Aunque existe esa norma, Rastreator ha descubierto que se especula en distintos medios que unas 75 estatuillas se han vendido sin el permiso de la Academia. ¿Sabes por cuánto? Las cifras que se barajan van de los 60.000 dólares a los 1,54 millones de dólares que se rumorea pagó Michael Jackson por uno. Si aseguras un móvil que vale 500 euros, ¿no sería lógico pensar que todas esas miniaturas también lo están?

Puedes pensar que con el nivel de seguridad que rodea toda la gala es imposible que les pase algo a las figuritas, pero, para que veas que es mejor prevenir que curar… ¡en el año 2000 robaron todas! Fue unas semanas antes de la fecha de presentación y la sustracción se produjo en el muelle de carga del transportista. Por suerte, fueron recuperados una semana más tarde, pero el pánico ya había cundido. Ahora mantienen a mano estatuillas de reserva, por si las moscas.

Las joyas

Un collar de los que llevaron anoche algunas de las grandes actrices de Hollywood puede llegar a costar hasta 40 millones de dólares. No nos engañemos, si tú quieres llevar a una fiesta una joya tendrás que comprártela, pero si ellas quieren hacerlo se las prestan las grandes firmas. Ellas completan su look más elegante, pero… las compañías se someten a un gran riesgo.

El primer caso de robo de joyas en un festival se produjo el año pasado en el Festival de Cannes, y puso en relieve la posibilidad de un siniestro de este tipo. La marca suiza de joyería Chopard fue la víctima, y el botín, más de un millón de dólares en joyas que estaban guardadas en un céntrico hotel de Cannes. Los Oscar, al igual que Cannes o los Goya a nivel nacional, suponen un escaparate para las grandes firmas, tanto de joyas como de vestuario, pero también un importante riesgo que deben cubrir.

Pero no sólo esas joyas pueden asegurarse, tú también puedes proteger las tuyas con una póliza. Para ello los seguros de hogar incluyen un apartado especial de joyas y objetos de valor especial. Puede que no tengas una tiara de cientos de miles de euros, o que si tuvieras un anillo como los suyos no corrieras riesgos porque ni te lo pondrías para no perderlo, pero no hace falta. Tengan el valor que tengan tus joyas, puedes asegurarlas.

Lo mismo sucede con el vestuario que utilizan actores, actrices, cantantes, modelos… y todos los presentes en la gran cita del cine. Ten en cuenta que ¡uno de sus vestidos o chaqués puede valer más que todo tu armario!

Los Oscar, propiamente dichos

Pero más allá de lo que se reúne en este gran acto, está el propio evento. Lo mismo que se asegura un Mundial de fútbol o un concierto, estos eventos también pueden cubrirse las espaldas, o por lo menos sus organizadores. Existen seguros de Responsabilidad Civil para ellos, que cubren los gastos de la defensa e indemnización a la que pueden tener que hacer frente por daños materiales o personales por un fallo en la organización. También seguros para suspensión de espectáculos y de accidentes de los participantes.

Aunque hasta hace unas horas no sabíamos los ganadores, lo que sí teníamos claro es que todo estaba perfectamente atado en la noche de ayer. Una gran gala entraña un gran riesgo, y el sector asegurador está para cubrir a todos los partícipes del evento, de un modo u otro.

Rastreator.com