Seguro que te ha pasado: equipaje grande, compañía low-cost

Seguro que alguna vez te has plantado en el aeropuerto y el equipaje de mano que llevabas era demasiado grande, según la compañía low cost con la que viajabas. Si facturas maleta el problema no es tan grave, con meter lo imprescindible en el equipaje de mano es suficiente. Pero si lo que pretendes es viajar sin tener que facturar, la tarea se complica.

Razones para viajar con una compañía low-cost

Cada día hay más personas que prefieren volar con las compañías aéreas low cost o de bajo coste, atraídas por los precios altamente competitivos a los que ofrecen sus billetes de avión. La diferencia de precios entre este tipo de aerolíneas y las tradicionales puede llegar a ser muy grande y cada vez son más los que están dispuestos a sacrificar comodidad por precio.

Además de que pueda suponer un ahorro considerable es cierto que algunos aeropuertos solo reciben compañías low-cost por lo que, dependiendo de la zona donde vayamos, puede que no tengamos otra opción para viajar que con una de bajo coste.

Ventajas de viajar solo con equipaje de mano

La primera ventaja de no facturar equipaje es obvia: el precio. Las compañías tradicionales suelen incluir en sus precios la facturación de una maleta de unos 20 kg y de unas dimensiones más que aceptables. Sin embargo, una compañía low cost puede llegar a cobrar hasta 20 euros por maleta facturada.

La segunda, y no por ello menos importante, ventaja de volar únicamente con equipaje de mano es el tiempo.  Haciendo check in online e imprimiendo la tarjeta de embarque podemos dirigirnos directamente a la zona de control de pasaportes. Algunas compañías están incluso implementando sistemas con los que ni siquiera tenemos que imprimir la tarjeta de embarque, sino que se puede hacer el trámite con nuestro Smartphone.

Equipaje permitido por compañías low cost

Cada compañía low cost tiene su propia política. Las medidas de la maleta, mochila, bolso o bolsa que subamos al avión como equipaje de mano, no debe superar lo estipulado por la compañía aérea. En caso contrario, se obliga al viajero a facturar el equipaje.

Lo mejor para evitar sorpresas es consultar la página web de la compañía aérea antes de comenzar el viaje. Habitualmente, las medidas permitidas para una maleta que quiera pasar a la cabina del avión son 55x40x20 centímetros (alto x largo x ancho), aunque pueden variar ligeramente según cada compañía aérea. Hay que tener en cuenta que las dimensiones indicadas deben incluir todos los salientes de la maleta, como asas, ruedas o deslizadores. El peso medio permitido oscila entre los 5 y los 23 kilos, aunque algunas no establecen límite de peso, solo de tamaño.

Si al comprar el billete, no marcamos la casilla de equipaje a facturar y posteriormente queremos  o nos vemos obligados a facturar, podemos pagarlo en el mismo aeropuerto pero con un recargo.

Ahorrar viajando

Cuando viajamos podemos llegar a gastar mucho dinero. Es lógico que queramos ahorrar costes viajando con una compañía low cost. Te recomendamos que pienses con antelación si necesitarás llevar mucho equipaje y que calcules los costes teniendo en cuenta los posibles extras que puedan presentarse.

En cualquier caso, la clave para ahorrar en vacaciones es comparar. Rastreator te permite comparar precios de vuelos, hoteles, compañías de alquiler de coches  y seguros de viajes para que planificar tus vacaciones sea mucho más sencillo.

Rastreator.com