Esquí seguro

La práctica de deportes de invierno es algo saludable y divertido. Pero, ¿sabes cómo debes hacerlo para no correr peligro y esquiar  seguro? Es posible que te haya pasado en alguna ocasión que después de estar semanas deseando que lleguen tus vacaciones, cuando sólo quedan 2 días coges un resfriado. ¿Quieres llegar a tus vacaciones en la nieve y tener que pasarte la mitad de los días en el hotel porque te has hecho un esguince o has cogido tal hipotermia que se te han quitado las ganas de ver la nieve hasta el año que viene?

Tanto si eres aficionado como si eres todo un experto debes respetar las normas para prevenir lesiones, pero también debes ir correctamente equipado. Si no vas a los antiguos 20 duros para comprar unas zapatillas para correr, ¿por qué vas a esquiar con un pantalón de deporte normal o con un casco que parece el que usa tu hijo en el triciclo? En la preparación, las normas y el equipamiento está la clave para estar seguro cuando esquías. Todos los deportes conllevan riesgos de los que hay que protegerse, pero en la nieve los factores peligrosos aumentan: la velocidad, el frío, la dureza de la nieve en algunas zonas…  ¿Quieres saber cómo disfrutar del esquí de forma segura?

Evitar lesiones y esquiar de manera segura

Las lesiones más habituales en los esquiadores son la rotura de ligamentos de rodillas y los esguinces, que suponen un 15% del total. Le siguen las lesiones en el dedo pulgar del pie con el 7,8%, ya que sobre esa zona del cuerpo es sobre la que se carga el peso corporal cuando se producen caídas o golpes. Esquía con cuidado y respetando las normas para no sufrir ningún accidente de este tipo, y utiliza la equipación adecuada para evitar lesiones mayores.

Aprender a caer

Y si por mucho que respetes las normas y practiques te caes… esperamos que hayas aprendido a caer antes. Al igual que cuando pierdes la verticalidad por la calle, el tiempo que transcurre entre el momento en el que estás erguido y en el que estás en el suelo pasa muy despacio y parece que caes a cámara lenta, pero no te engañes, el suelo lo vas a “besar” igual. Lo importante en ese instante es luchar por detenerte cuando el momento sea lo más posible seguro y relajarte, el golpe se sobrelleva mejor si no estás tenso. Y atento, ¡mejor un esguince en la muñeca que una rodilla o cadera rotas!

Equipamiento para esquiar seguro

Para poder practicar esquí sin correr riesgo extra debes elegir el material deportivo que mejor se adapte a tu nivel técnico y a las condiciones físicas que tienes. Ante todo, es recomendable que utilices material homologado, por lo que será mejor que huyas de mercadillos y tiendas de segunda mano si no te dan garantías de que el producto que estás comprando es adecuado para la práctica del deporte.

El secreto de esquiar sin lesiones está en la equipación: esquís, botas, casco, calcetines… todo contribuye a tu seguridad en la pista, por lo que si no quieres, o puedes, comprarte todo el material es mejor que lo alquiles. Las ventajas del alquiler frente al préstamo es que el material que utiliza una persona para esquiar puede no cubrir las necesidades de otro por su altura, complexión o técnica.

Las firmas se han puesto las pilas en cuanto a tecnología de última generación y el esquí se ha vuelto más sencillo, menos peligroso y más confortable. ¡Presta atención a los imprescindibles para esquiar seguro!

Casco

La mayoría de las lesiones que se sufren en la nieve son leves, pero cuando se trata de golpes en la cabeza las consecuencias son graves y pueden dejar secuelas irreversibles. Si usas el casco en la moto, … ¿por qué no te pones casco cuando esquías? ¡Su uso reduce el riesgo de sufrir lesiones graves en caso de choques o accidentes entre el 70% y el 85%! Ten cabeza y protégete, aunque pueda resultarte algo incómodo puede salvarte la vida. Para encontrar un buen casco deben cumplirse 3 factores: calidad, ligereza y confort.

Gafas y máscaras

Lo importante en unas gafas es que su lente sea de calidad y que protejan nuestros ojos de los rayos solares. Por lo tanto, deberás optar por unas gafas de sol homologadas para prevenir el daño que pueda causar el exceso de luminosidad en tus ojos mientras estás en la pista. Además, las gafas de ventisca son muy útiles, pero opcionales, si puedes lleva los 2 tipos e intercámbialas en función de la meteorología.

Una opción que puede sustituir a las gafas de sol de esquí convencionales son las máscaras, que llegaron a los deportes de nieve para quedarse. Se adaptan perfectamente, protegen del frío sin empañarse y tienen una óptica muy cuidada. Además, a ellas también han llegado las novedades tecnológicas, por ejemplo, las máscaras Airwave de Oakley tienen una pantalla de visualización frontal incorporada que integra GPS y Bluetooth. Podrás acceder a un análisis de saltos que te muestra la distancia, altura y tiempo en el aire!!

Guantes

Si piensas en la nieve es posible que lo primero que te venga a la cabeza sea la palabra diversión… pero el frío está por delante de todo. No dejes que tus manos cojan un color rojizo porque están heladas y cómprate unos guantes cómodos y que mantengan tus manos calientes, pero no sudadas.

Botas

Lo que te une con los esquíes o la tabla de snow son las botas. Un buen calzado te protege porque te sujeta el tobillo. Sin embargo, debes tener cuidado a la hora de colocarlas, si tienes unas botas de calidad pero no las colocas correctamente puedes acabar con un indeseado esguince en esa articulación.

Esquiar seguro y calentito

Equiparse correctamente para practicar un deporte como el esquí o el snowboard es muy importante, pero no te engañes, cuando llegas a la pista y la temperatura ronda los 0 grados surge en ti otra necesidad, la de abrigarte o volver a meterte en el coche con la calefacción. Se podría decir que hay 3 niveles de protección frente al frío, es decir, hay 3 capas que te salvarán de coger un resfriado y que te permitirán practicar tu deporte favorito de una manera confortable. ¿Vas a ser una cebolla con esquís? Sí, pero bien cómodo y calentito.

Primera capa de protección para esquiar

A la hora de esquiar hasta la ropa interior es importante. Debe hacerte sentirte cómodo, pero también tiene que ser transpirable. Además, con los guantes tendrás las manos calentitas, pero ¿qué nos dices de tus pies? ¿Cuántas veces te ha costado dormirte porque tienes los pies helados? Pues en la nieve es peor, si se te quedan los pies fríos perderás calor corporal rápidamente y echarás de menos aquellos calcetines gorditos que nunca llegaste a comprar porque “no te hacían falta”, pues justo ese día sí los necesitas.

Turno de forros y ropa térmica

La capa central de la ropa debe estar compuesta por jerséis térmicos y forros polares. Es importante que las prendas no sólo te abriguen, sino que además expulsen la humedad corporal, seguro que al esquiar lo notas.

La capa que seguro no olvidas al esquiar

La capa exterior es muy importante, debe ser impermeable, protegerte del viento y ser transpirable. Puedes optar por un mono, por pantalones y anorak… la opción que más te convenza, pero de calidad. Debes estar protegido del frío, el agua y el viento. Tu ropa será tu segunda piel sobre la nieve, y lo más importante, te evitará una hipotermia.

La mejor manera de esquiar

Cuando vayas a lanzarte a las pistas de esquí no olvides ir bien preparado. Equipación, ropa adecuada y un poco de cabeza harán que esquíes seguro. Si además te echas crema de protección solar de un factor elevado, y protector labial, no llegarás a casa rojo tras la jornada de nieve y tu piel no será castigada por el sol. Pero si no quieres correr riesgos de más Rastreator te recomienda contratar un seguro de Esquí, es la mejor manera de esquiar seguro.

Rastreator.com