La evolución del teléfono móvil

Lleva relativamente poco tiempo con nosotros, pero ya es como si lo conociéramos de toda la vida. El teléfono móvil está presente en, prácticamente, todas las casas españolas, pero para llegar a él tal y como lo conocemos hoy en día ha tenido que pasar por muchas fases. La historia del teléfono comienza en 1876 cuando Alexander Graham Bell creó el primero, aunque algunos dicen que en realidad venía de antes. En concreto de 1957, cuando Meucci creó uno para conectar su oficina con el dormitorio. ¿Sabes cómo ha evolucionado?

El primer teléfono

Como decimos, no está del todo esclarecido quién fue el verdadero inventor del teléfono, y aunque durante mucho tiempo se pensó que había sido Bell es posible que fuera Meucci, a quien el Congreso de los Estados Unidos reconoció la autoría en el año 2002. Lo que está claro es que el invento de entonces ya no tiene mucho que ver con el actual. Las formas están en constante cambio y, mientras que antes sólo se podía transmitir y recibir voz, poco a poco ha ido incorporando nuevos servicios como el envío de mensajes de texto y el acceso a internet, algo que cuando se creó el primer prototipo ¡ni existía! Si Bell y Meucci levantaran la cabeza…

El primer “teléfono móvil” se remonta a los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Debido a la necesidad de comunicación a distancia la compañía Motorola creó el Handie Talkie H12-16, que permitía el contacto entre las tropas a través de las ondas de radio. A partir de ese acontecimiento histórico comenzó la fabricación de dispositivos de ese tipo, aunque a España la telefonía como la conocemos hoy en día llegaría más tarde.

¿Recuerdas haber visto en alguna película un coche que tenía dentro un teléfono enorme? La primera generación de telefonía móvil llegó a nuestro país en 1976 de la mano de la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE), que en 1988 pasaría a ser Telefónica de España S.A. Sin embargo, no era como lo vemos ahora. El denominado Teléfono Automático en Vehículos (TAV) sólo tenía cobertura en Madrid y Barcelona con equipos de radiotelefonía móvil privada y unos terminales muy pesados y poco funcionales que estaban instalados en los vehículos. Su fracaso se produjo por no poder ampliar la red, pero también por ¡lo caros que eran!

Todo cambió con el Mundial de Fútbol que se celebró en España en 1982. Fue la fecha elegida por la empresa para implantar en nuestro país un sistema de comunicación nórdico que derivó en el llamado TMA-450 (Telefonía Móvil Automática) que permitía un crecimiento de red mucho mayor. ¡Por fin había cobertura más allá de las 2 grandes ciudades! Sin embargo, aunque eran más baratos llevar uno de esos terminales seguía siendo como portar un ladrillo, ya que tenían un gran tamaño. Imagínate cómo eran que ¡llevaban un asa a modo de maletín!

El boom de la telefonía móvil

En 1990 ya estaba presente en 50 provincias y había casi 55.000 abonados, por lo que tuvieron que cambiar nuevamente de tecnología ante la saturación de la anterior. Lanzaron el sistema TMA-900, que “para los amigos” era Moviline. Gracias a ello los componentes de los dispositivos eran más pequeños y por lo tanto el tamaño del móvil también mermó, se hizo más atractivo y comenzó a bajar de precio.

¡En el año 1992 ya había 180.000 usuarios de telefonía móvil! Aunque hay que decir que todavía en esos tiempos las personas que los utilizaban eran hombres de negocios y ejecutivos de alto poder adquisitivo. Y es que como no había competencia los precios de los servicios eran muy elevados.

En 1999 la telefonía dio otro paso y los teléfonos avanzaron más allá de su finalidad original. La llegada de internet a la tercera generación de telefonía móvil trasformó las costumbres sociales y culturales de la población e hizo evolucionar los propios dispositivos para ofrecer conexión a internet desde el móvil, videoconferencias y televisión online, entre otros servicios. Hoy en día estamos viviendo la cuarta generación de dispositivos, una evolución que ha llevado al 4G y que permite recibir en el teléfono televisión en alta definición y una conexión de red de mayor calidad.

En cuanto a su tamaño, con el paso de los años ha ido disminuyendo, pero según se han ido introduciendo nuevos servicios la tendencia está yendo a la inversa. Si hace unos años al ir a una tienda buscabas un teléfono que al meterlo en el bolso casi ni se notaba ahora buscas uno bien grande para poder ver vídeos y aplicaciones con la máxima calidad y tamaño. Eso sí, aunque vayan creciendo su peso no lo hace, ¡viva los smartphones ultra ligeros!

Del zapatófono al móvil ultra ligero

La historia del teléfono móvil no es muy antigua, pero la industria ha evolucionado a pasos agigantados. Del teléfono móvil que parecía una maleta y que llamaba la atención por la calle hemos pasado a smartphones ultraligeros que no se limitan sólo a hacer y recibir llamadas de voz. Ahora son compañeros de viaje, GPS, cámaras de fotos, e incluso funcionan de gadget deportivos.

En la actualidad existen más de 50 millones de líneas móviles en España, pero la función de los smartphones ya no se reduce sólo a la de un mero teléfono, sino que han sustituido a muchos otros objetos de nuestra vida cotidiana. La telefonía ha evolucionado, pero aún tiene mucho camino por delante. ¡En el año 2015 el número de dispositivos superará al de personas! Smartphones, wearables, todo tipo de aplicaciones y tarifas muy completas son el futuro de la tecnología móvil. ¿Estás preparado?

Rastreator.com