Guía de ahorro en el seguro de coche de segunda mano

Como cada trimestre, acaban de hacerse públicos los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, ANFAC, y de la de vendedores, GANVAM, relativo al número de matriculaciones en nuestro país. Según el informe de ambas asociaciones, las matriculaciones de automóviles en el mercado español se situaron durante los tres primeros meses de 2012 en 204.119 unidades, lo que supone una disminución del 1,9% respecto al mismo período del año anterior.

Este hecho, sumado al aumento de la compra de vehículos de segunda mano, está generando también cambios en el sector asegurador. En concreto, ha aumentado la contratación de pólizas a terceros en detrimento de aquellas a todo riesgo y lo cierto es que la antigüedad del vehículo es uno de los principales factores a la hora de seleccionar nuestra póliza.

Por eso, hoy queremos compartir con vosotros la guía de ahorro elaborada por Rastreator.com sobre los seguros de los vehículos de segunda mano, que esperamos os sea de gran utilidad.

    1. Obligatoriedad del seguro
    Según la legislación española todos los vehículos, incluido los de segunda mano, tienen que contar con un seguro de coche cuya cobertura mínima es la de Responsabilidad Civil Obligatoria. Circular sin este seguro mínimo contratado supone ser sancionado con multas que van desde los 600 euros hasta los 3.000 euros.

    2. Documentación necesaria para asegurar un coche de segunda mano
    Al comprar un coche de segunda mano es obligatorio que el vehículo cuente con la ficha técnica original, ya que es uno de los requisitos exigidos por las compañías aseguradoras. A modo de consejo otras revisiones como el pago del Impuesto de Circulación, la ITV o comprobaciones con la DGT acerca de las multas pendientes, son aconsejables.

    3. Coches con más de 4 años de antigüedad. Póliza a terceros o terceros ampliada
    Elegir la póliza correcta depende de la antigüedad del vehículo que compremos. Para vehículos de más de cuatro años de antigüedad la modalidad más correcta y con la que más se puede ahorrar es la de “terceros ampliada”. Esta póliza cubre Responsabilidad Civil Obligatoria y Responsabilidad Civil Voluntaria. Además de estas coberturas, suele estar completado con la Defensa Jurídica del asegurado, Seguro del Conductor y se amplía a coberturas como los daños producidos en las Lunas del vehículo, el supuesto de Robo del coche y los daños ocasionados por Incendio del automóvil.

    4. Coches con menos de 4 años de antigüedad. Póliza a todo riesgo
    Si el coche tiene menos de cuatro años de antigüedad la póliza más adecuada será a Todo Riesgo, que recoge todas las coberturas ofrecidas en el seguro a Terceros Ampliado y además, incluye la cobertura denominada Daños Propios, es decir, aquellos daños producidos en nuestro propio vehículo y que hayan sido ocasionados por nuestra culpa. Esta garantía de Daños Propios puede cubrir desde daños menores en el coche (ralladuras, golpes, etc.) hasta supuestos más graves, como el caso de siniestro total del vehículo.

    5. La franquicia disminuye el precio
    En caso de optar por una póliza a Todo Riesgo, el pago de franquicia ahorra al asegurado una parte importante del precio de la póliza. En contraprestación el conductor se hará cargo de abonar una cantidad fija en el caso de siniestro y el resto lo pagará la compañía.

    6. Comparar precios es la clave del ahorro
    Dependiendo de las características concretas de cada asegurado, la compañía ofrecerá una prima u otra por lo que a veces la diferencia de precio puede alcanzar hasta un 50%. Los comparadores online te permiten encontrar el seguro adecuado de forma rápida y fiable.

Rastreator.com