Los seguros de Semana Santa

Cada Semana Santa los telediarios nos ofrecen imágenes de los pasos y las procesiones, pero, casi siempre, acompañados de temporales, lluvias, gente correteando para que no se moje el santo, que no se caigan las velas… Y cientos de devotos cruzando los dedos para que el chaparrón cese, por lo menos un ratito, para sacar a la calle la procesión por la que llevan esperando un año. El riesgo de precipitaciones durante esos días siempre aumenta, y los peligros que corren los pasos se multiplican, por lo que, cada vez más, el seguro tiene un espacio guardado en estas fechas religiosas. ¿Quieres saber qué papel cumple el seguro en la Semana Santa española?

Semana Santa asegurada

Que la lluvia u otras circunstancias frustren la salida de una procesión es algo muy doloroso para sus cofrades y para los devotos que llenan las calles para verlas. Los pasos sólo procesionan una vez al año, pero a causa de las condiciones climatológicas muchas de ellas tardan más de 12 meses en ver la luz, porque como esté lloviendo… la trayectoria se cancela y se quedan en su refugio.

La caprichosa meteorología provoca que muchos españoles, y extranjeros que vienen a España durante esos días, no puedan disfrutar del desarrollo normal de la Semana Santa, pero más allá de las penas espirituales hay otras consecuencias.

¿Cuánto cuesta una procesión?

Algunas hermandades españolas pasan sus penitencias para poder encontrar la financiación que les permita realizar una salida procesional, pero este desembolso se pierde, en muchos casos, si la procesión se cancela. El coste de una procesión puede rondar los 20.000 o 30.000 euros, de los que unos 15.000 euros son fijos, por lo que es mucho el dinero que está en juego durante esos días y que muchas veces pende sencillamente del hilo del tiempo.

Es por eso que cada vez más cofradías se decantan por asegurar su Semana Santa con un seguro para, en el caso de que suceda cualquier acontecimiento extraordinario, no salir perdiendo. Este tipo de seguros que rodea la Semana Santa se suele contratar con unos 15 días de antelación, aunque algunas cofradías lo suscriben antes para así cubrir también sus ensayos.

Cofradía, cofrades y compañía

La cancelación de una procesión supone muchos gastos, pero no es el único riesgo presente en la Semana Santa. La rotura de una imagen santa de las que salen en sus pasos, un accidente de los costaleros o los desperfectos que pueda ocasionar la lluvia también generan unas consecuencias económicas elevadas. Por eso, el seguro está cada vez más presente en estas fechas.

Indemnización por cancelación de la procesión

Las pólizas que contratan las cofradías rondan los 1.000 euros al año, y pueden llegar a indemnizar a una hermandad con unos 12.000 euros en el caso de que no puedan salir a procesionar, algo que, por lo menos, hace más llevadera la espera hasta el siguiente año. Un dato curioso, muchas de estas pólizas ¡no cubren la cancelación de la procesión si ésta se produce cuando los pasos ya están en la calle!

La Responsabilidad Civil y el patrimonio de la Semana Santa

El seguro de cancelación está presente en la mayoría de los pasos, sobre todo en los de Andalucía, donde aunque haga sol los días previos parece que les ha mirado un tuerto y justo en Semana Santa llueve. Sin embargo, otros seguros que están muy presentes durante esos días son los de Responsabilidad Civil y los de Protección del Patrimonio, aunque están menos extendidos. Ante cualquier accidente, si no existe un seguro que lo cubra, son las juntas de las propias cofradías las que tienen que correr con los gastos, y en una procesión los riesgos son variados.

Contratar una banda, comprar las flores o las velas… todo supone un gasto, por eso muchas cofradías contratan seguros con garantías para sus cargadores en caso de invalidez, fallecimiento o lesión, aparte del que cubre la cancelación. Pero, ¿qué pasaría si una vela que va en uno de los tronos de la Semana Santa se cae y provoca un incendio? Que no cunda el pánico, bueno, sí, si hueles a chamuscado aléjate, pero tranquilo, también suele estar cubierto.

Y con el precio que tiene el oro… los pasos tienen mucho valor, más allá del sentimental, por lo que también se asegura su robo, pérdida o accidentes que lo dañen.

Viaja seguro en Semana Santa

Seas de los que salen mañana, tarde y noche a ver procesiones, de los que pujan con un paso, o de los que sólo disfruta de la Semana Santa porque son 4 días libres dentro de tu apretada agenda laboral, éstas son fechas perfectas para realizar un viaje. Durante esos días los precios de hoteles y transporte suelen inflarse por el aumento de la demanda, pero si comparas puedes encontrar un buen plan.

La Semana Santa de Andalucía, de Zamora, de León o de Valladolid son perfectas para vivir el sonido de las trompetas y tambores al paso de las figuras religiosas, así que es un buen momento para hacer una escapada a estos lugares. Viaja a Cuenca a disfrutar de los clarines que acompañan los pasos o a la Tamborada de Albacete, pero eso sí, hazlo seguro.

El tiempo que va a hacer en Semana Santa no es 100% predecible, y como esta celebración cristiana y las vacaciones dependen directamente del calendario lunar no podemos decidir ponerla en agosto sólo para asegurarnos el buen tiempo. Si unimos eso al resto de los riesgos que se enmarcan en estas fechas podemos entender las razones por las que las hermandades comienzan a encomendarse a algo más terrenal que las creencias divinas y se aseguran con pólizas.

Lo mismo que ellas se aseguran para no sufrir percances, sea cual sea tu plan para estos días tú también puedes hacer lo mismo y disfrutar de tus días libres asegurado. Así, si sufres un accidente, necesitas cancelarlo o tienes cualquier incidencia, ésta no quedará reflejada en tu cartera. En Rastreator.com podrás realizar una comparativa de seguros de Viaje para que elijas el que más se adapta a tus necesidades.

Rastreator.com