Mascotas para casas pequeñas

Tener una mascota en casa puede alegrarte el día e incrementar tu autoestima. Tengas un día bueno o el peor que recuerdes cuando llegues a casa estará tu perro en la puerta para recibirte con su mejor cara. Que vives sólo, tranquilo, tu gato te da cariño o tus peces te hacen compañía y si tienes niños, ¡estarán la mar de entretenidos y aprenderán a tener responsabilidades! Una mascota puede ser tu fiel compañero, pero para poder elegir el adecuado debes tener en cuenta tu estilo de vida, sus necesidades y el tamaño de tu vivienda ¿Te imaginas vivir con un galgo o un gran danés en un piso de 40 metros cuadrados? Si tienes una casa pequeña no tienes por qué renunciar a tener una mascota y cuidarla como si fuera el rey, aunque tu particular palacio sea de tamaño reducido. Por eso, Rastreator ha recopilado una serie de animales de compañía que pueden vivir en casas pequeñas y ser felices.

Una mascota, tu compañía diaria

En la actualidad, 4 de cada 10 españoles convive con un animal de compañía, pero no todos los tipos de mascotas pueden ser convenientes para ti si te decides a dar el paso o quieres buscarle un compañero a la que ya tienes. Está claro que en la elección debe tener un peso importante el tipo de domicilio en el que vives, y que si es un piso pequeño no deberías decantarte por un animal grande como un perro de gran tamaño, aunque eso no quiere decir que no puedas tener uno de menos dimensiones. ¡Si hay alguno ocupa menos que un cojín!

También debes tener en cuenta el tiempo que dispones para ocuparte de él, cuánto presupuesto tienes y si tienes vecinos. ¡Si te compras un loro y las paredes son “de papel” tus vecinos se acordarán de ti muy a menudo! A continuación te damos algunas ideas si estás pensando en comprar o adoptar un animal de compañía y vives en una casa pequeña.

Para los que quieren compañía

Perros… mini

Los perros son los mejores amigos del hombre, y como tal entran en cualquier casa. Eso sí, ten cuidado no vayas a tener que salir tú de ella para que pueda vivir él. Lo ideal, si vives en un apartamento, es que optes por perros de razas pequeñas por cuestiones de espacio y para que estén más cómodos. Pese a que son enérgicos no necesitan tanto espacio y distracciones para mantenerse sanos y aunque pases horas fuera de casa no se sentirán atrapados en un cubículo porque podrán corretear plácidamente. Y ojo, si optas por comprar uno de mezcla y te garantizan que no va a crecer, que se va a quedar tan chiquito como es en ese momento… comprueba el tamaño de sus patas, si son grandes puedes hacerte a la idea de que al final podrá crecer considerablemente, lo mismo que si su cabeza es de un tamaño superior al que correspondería con su cuerpo. ¡Cuidado que crecen!

La mejor opción será que te decantes por un perro de la raza yorkshire terrier, pomerania, boston terriers o pug, por ejemplo. Son razas que no necesitan mucho ejercicio, por lo que no requerirán un gran espacio en casa para moverse como podría hacerlo un galgo. Además se adaptan bien a cualquier casa y te harán mucha compañía, porque son muy amorosos. Descarta también otras como la bullmastiffs porque, además de ser más grandecitos, su larga cola puede ser un peligro para los objetos que tienes en el domicilio.

Los felinos

Al igual que los perros pequeños, también los gatos pueden ser tu acompañante. Tienen un buen hábito de limpieza si les enseñas, por lo que no tendrás toda la casa, por pequeña que sea, sucia. Además, ocupan poco al necesitar sólo una caja de arena para hacer sus necesidades, son discretos, dóciles y no suelen hacer nada de ruido. Los mininos son buenos compañeros de piso, eso sí, aunque tienen un carácter independiente debes ser consciente de que eso no quiere decir que sean autosuficientes, y su cuidado conlleva responsabilidades, como el de cualquier otro tipo de animal.

Peces, tortugas…

Otra opción es que desees tener una mascota pese a no tener un tiempo excesivo para dedicarle.  Entonces los peces, tortugas, gusanos de seda o incluso los caracoles son tus elegidos. Para cuidar cualquiera de estas especies necesitarás disponer de una pecera cubierta o destapada, y el tamaño de ella será lo que ocupen sus inquilinos, eso sí, ten en cuenta que va a ser su “casa” y no escatimes en espacio.

Los cuidados de estos animales son muy sencillos y se limitan a facilitarles el alimento, pero también a limpiar su habitáculo y adecuarlo a sus necesidades. Por ejemplo, si optas por una tortuga de río tienes que incluir dentro de la pecera una parte de tierra firme y otra de agua. Eso sí, adáptate a sus cambios. Los peces no varían mucho a lo largo de su vida, pero las tortugas pueden alcanzar un gran tamaño y ¡los gusanos de seda se transforman en mariposas!

Un hámster, un hurón o un conejo

Los hámsteres, hurones, conejos y erizos son animales muy juguetones y que precisan de una jaula amplia con objetos para poder jugar. Un hámster, por ejemplo, es un animalito muy sociable y dócil y podrás adaptarlo fácilmente a un apartamento, eso sí, cuidado si optas por una hembra y un macho porque pueden tener varios partos y regalarte de golpe ¡hasta 7 mini animalitos!

También son muy dóciles los conejos, y con ellos se puede jugar más que con los hámsteres, sin embargo, son algo tímidos,  asustadizos y pueden tener un aroma más fuerte. Algo que tienen en común ambos tipos de animales es que su manutención puede resultarte muy económica.

El punto juguetón se lo llevan los hurones, suelen ser traviesos y esconderse por todos los rincones. La ventaja es que al tener una casa pequeña ¡no los perderás mucho de vista! Eso sí, debes tener mucho ojo con el cuidado que le prestas ya que los hurones son animales fotoperiódicos, lo que significa que regulan su ritmo biológico y metabólico según las horas que reciben de luz y oscuridad. ¡Necesitan estar entre 16 y 18 horas de oscuridad completa!

Pájaros

Las aves también pueden ser una buena compañía y su canto puede recibirte cuando llegas a casa. Es más, si compras un loro ¡puede saludarte cuando entres! Requieren cuidados mínimos, sólo necesitas darle comida y agua y mantenerle limpio, además de darle mucho cariño.

Una mascota para completar tu pequeño hogar

Las opciones a la hora de comprar una mascota son muchas. Perros de todo tipo, felinos… pero también tritones, iguanas, cobayas, serpientes, arañas sapos, insectos o los cerdos vietnamitas que puso de moda George Clooney. Elige el que más se adecúa a ti para tener un fiel compañero en tu vida.

Al fin y al cabo tener una mascota te hace más humano puesto que te hacen demostrar mayor empatía, así como mostrarles amor y cuidarlos. Pero debes tener en cuenta que tu animal de compañía también es un ser vivo, por lo que además de tu amor y cariño debes facilitarle otros cuidados y disponer del espacio suficiente para que viva de una manera confortable. Además, si es un gato o un perro puedes protegerles con un seguro para Mascotas, así garantizarás no sólo su felicidad con tu compañía sino también su bienestar con las mejores atenciones.

Rastreator.com