Deberías saber que… ¡te pueden multar aunque no vayas conduciendo!

Vas conduciendo, pisas el acelerador más de la cuenta y ¡sonríeee! te ha cazado un radar de tráfico que te ha hecho una foto que recibirás acompañada de su correspondiente sanción económica. O vas despistado, te metes por una calle que es “sólo para residentes” y… ¡Zas! ¡Multa!

Lo mismo ocurre si conduces bajo los efectos del alcohol o de las drogas, llevas a un menor en el asiento delantero que no cumple con los requisitos para ocupar esa posición o conduces de manera temeraria. Cometer cualquiera de estas infracciones es sancionable.

Éstas son algunas de las multas más comunes a las que se enfrentan día a  día miles de conductores y que, aunque les cueste reconocerlo, suele ser culpa suya, por no haber estado lo suficientemente atentos o no haber realizado una conducción responsable.

Ahora bien, ¿sabías que ser multado no siempre va de la mano de ser el conductor? No bajes la guardia ni cometas infracciones, aunque ocupes cualquier otro asiendo del vehículo. ¡Te podrías llevar una desagradable sorpresa! Rastreator, que siempre está pensando en ti, se ha puesto manos a la obra y ha recopilado algunas de las infracciones por las que te pueden multar. ¡Aunque no estés conduciendo e incluso no tengas ni carné!

Multas a los ocupantes de un vehículo

¿Puedes ir cómodamente en el asiento trasero o en el del copiloto y recibir una sanción económica? Sí, si incumples alguno de los puntos recogidos en la legislación.

No llevar el cinturón de seguridad

Ponerse el cinturón al subir a un vehículo es obligatorio. Así lo exige la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que avisa a todos aquellos que no lo hagan que se exponen a ser sancionados con 200 euros, ya que esta infracción está catalogada como grave.

Pero, ¿qué pasa si el conductor cumple escrupulosamente con la ley pero es uno de los otros ocupantes el que la ha incumplido? ¿Quién asume la culpa?El infractor será el que reciba la multa, independientemente de que vaya conduciendo o no, y será él mismo el que tenga que pagarla.

Y es que, aunque parezca raro, todavía hay gente que no se abrocha el cinturón de seguridad , pese a estar demostrado que salva vidas, algo que lleva haciendo ¡55 años!

Tirar la colilla por la ventana

¿Fumas? Hacerlo en el interior del vehículo no está prohibido pero cuidado con la colilla cuando terminas. Si lo arrojas por la ventanilla y te pillan corres el riesgo de que te pongan una multa de ¡200 eurazos! Y es que el código es muy claro con este tema y especifica que está prohibido “arrojar a la vía objetos que puedan producir incendios o accidentes”.

Salir del vehículo sin el chaleco reflectante

Vas circulando por la carretera con la mala suerte de que el coche en el que viajas se avería o lo detienes para auxiliar en un accidente. Es este momento lo primordial es evitar que suceda un siniestro por lo que debes encender las luces de emergencia del vehículo y señalizar correctamente pero ¡ojo! Lo primero es ponerte el chaleco reflectante.

Salir del vehículo e invadir la vía sin estar equipado con este elemento es sancionable, y no sólo para el conductor, también para el resto de ocupantes que abandonen el interior del coche. Así que, si no cuentas con uno de estos elementos reflectantes piénsatelo 2 veces si no quieres arriesgarte a ser sancionado.

Multas al propietario del vehículo

Pero no sólo te pueden multar si cometes una infracción viajando de pasajero, sino que puedes ser sancionado sin salir de casa. ¡Atento a estos ejemplos!

Cazados por un radar

La multa no sólo te la puede poner un agente que te dé el alto mientras te encuentras en el interior del vehículo. ¿Conoces los radares? Estos aparatos, móviles o fijos, vigilan día y noche que los vehículos que pasan a su lado no exceden la velocidad máxima establecida para un punto concreto. El vehículo que pase más rápido de la cuenta será multado. ¿Cómo? Estos “chivatos” se encargan de fotografiar a los infractores y la instantánea la recibirá el dueño del vehículo en su casa.

Es aquí donde se encuentra el “kit de la cuestión”. ¿Qué pasa si le dejas el coche a tu pareja, a un amigo o a tu hijo y es multado por un radar? ¡La multa te llegará a ti! y en el caso de que la infracción lleve aparejada la pérdida de puntos serás tú el que los pierda. Eso sí, si identificas correctamente al conductor que cometió la infracción será éste el sancionado.

Tener un coche sin seguro

Tener un vehículo a tu nombre te convierte en su responsable, que para eso eres el dueño. Una de las obligaciones que tienes es la de mantenerlo asegurado, como mínimo, con el seguro de Responsabilidad Civil.

Da igual si se trata del coche viejo de tu abuelo que pasó a ser tuyo cuando te sacaste el carné o si lo tienes en el garaje comunitario y de ahí no lo sacas, ¡si lo tienes dado de alta en Tráfico tienes que tenerlo asegurado! De no ser así, ¡podrías ser multado con hasta 3.005 euros!

Permitir que alguien sin permiso conduzca

Al igual que las multas puestas por un radar te llegan a ti, aunque no seas el infractor, y serás el que tenga que hacer frente a una sanción si no tienes asegurado tu coche, lo mismo ocurre si se lo dejas a alguien que no esté en posesión del permiso de conducir.

Así, “incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente” tiene carácter de infracción grave y será sancionado con 200 euros.

Otras multas sin estar al volante

Aparcar donde no se debe

Has llegado a tu destino y es el momento de estacionar y dejas el coche en un vado o aparcas en zona azul y no pones el ticket de la hora o se te pasa. Es probable que al volver te encuentres con una sorpresa a modo de multa.

Es más, si entorpeces la circulación a otros usuarios y es necesario que la grúa retire tu vehículo no sólo deberás pagar una multa de aparcamiento sino también otra para poder sacar el vehículo del depósito.

Lavar el coche en la calle

Si quieres lavar el coche mejor que lo hagas en un túnel de lavado o en un establecimiento destinado a ello. ¡Ni se te ocurra hacerlo en la calle! Si te pillan poniendo a punto tu vehículo en la vía pública las consecuencias se traducen en una multa económica. Es más, para despejar dudas sólo hay que acudir a la ley vigente. En uno de sus artículos especifica que “los usuarios de la vía están obligados a comportarse de forma que no entorpezcan indebidamente la circulación ni causen peligro, perjuicios o molestias innecesarias a las personas, o daños a los bienes”. Algo que ocurriría con los productos de limpieza.

Respeta las normas

Ponerse al volante requiere por tu parte la máxima atención y precaución posible ya que las consecuencias de despistarse, aunque sólo sea por un segundo, pueden acarrear graves consecuencias. Pero no sólo debes poner tus 5 sentidos en la carretera para evitar verte implicado en un accidente sino que también debes respetar las normas de tráfico, ya que incumplirlas puede hacer que seas sancionado.

El cumplimiento de la normativa también afecta al resto de ocupantes del vehículo ya que de lo contrario ¡pueden ser multados! Llevar el cinturón de seguridad y salir del coche con el chaleco reflectante en el caso de sufrir un accidente son algunas de las obligaciones que siempre deben tenerse presentes.

Rastreator.com