Las motos no son sólo para verano

Si por algo se caracterizan las motos es por su estacionalidad, como ya avisó Fernando Fernán Gómez, Las bicicletas son para el verano, y quien dice bicicletas dice también motocicletas, que para eso son primas hermanas y comparten el apellido ‘cletas’.

Sí, los meses estivales son los idóneos para disfrutar de las 2 ruedas, el buen tiempo invita a dejar aparcado el coche y quitarle el polvo a la moto, ese que ha ido acumulándose durante los meses de invierno. Y es que la lluvia, la nieve y el frio no son los mejores amigos de los motoristas. Durante los meses de bajas temperaturas y climatología adversa lo que menos apetece es subirse a la moto y quedarse como un cubito de hielo o llegar al destino más mojado que un pollito.

Saltarse los atascos, encontrar aparcamiento casi sin problema, ahorrar dinero en gasolina y tiempo en los desplazamientos, son algunas de las ventajas a las que decimos adiós cuando la sustituimos por el coche así que… ¿Por qué renunciar a ellas?

En otoño e invierno hace frío, sí, y llueve, también, pero al igual que cuando sales a la calle te calzas las botas de agua y coges el paraguas, también puedes tomar ciertas medidas si vas a conducir una moto. Si eres motero o estas pensando en comprarte una moto presta atención a este post. ¡No permitas que el mal tiempo te frene!

Equipación motera para hacer frente al mal tiempo

Pantalones, chaquetones, guantes, monos… ¡Ni te imaginas la de ropa y complementos que tienes a tu disposición para no pasar frío y bajarte de la moto hecho un pincel!

Sea verano o invierno, luzca el sol o haga más frio que en la Antártida, lo que debes tener claro es que a la hora de subirte a una moto tienes que llevar la ropa adecuada. Al igual que tienes que ponerte casco, ir en sandalias, pantalón corto o camiseta sin mangas es una autentica locura. Tienes que ponerte la equipación adecuada, ya que en caso de caerte de la moto te destrozarías el cuerpo con el asfalto.

Para hacer frente al frio, la primera norma básica es “no ir como una cebolla” con capas y capas de ropa. Otro error es que evites congelarte con “ropa de calle”. Es decir, bufandas y guantes de lana y abrigo no son suficientes, por muy calentitos que te parezcan.

Chaquetas y pantalones invernales

Las cazadoras y pantalones no sustituyen a tu ropa habitual, sino que son un complemento. Te los debes colocar encima de ella y cuando aparques la moto te los podrás quitar. Las chaquetas específicas para moteros suelen ser transpirables e impermeables, con bolsillos para llevar objetos como las llaves, la cartera o el móvil  y en colores refractantes para potenciar la visibilidad del motorista por parte del resto de conductores. Además, van equipados con protectores para evitar daños graves en caso de caída o accidentes.

Hay cazadoras en las que la membrana impermeable es desmontable, al igual que el forro polar, para que puedas usar la misma cazadora en la época de verano. En ese caso, el objetivo no es evitar el frio o el viento sino estar protegido en el supuesto de que ‘beses el asfalto’.

Los pantalones suelen ser casi idénticos a las cazadoras, de hecho, hasta tienen una cremallera para unirlos a la chaqueta y hacer una única pieza. Éstos también suelen ser impermeables, tener forro térmico y elementos reflectantes, junto con protectores en rodillas y cadera.

Guantes

¡No son cualquier guante! Los guantes especiales para el frio y la lluvia son calefactables e incluso incorporan una membrana impermeable y transpirable. No importa el clima, tus manos estarán siempre secas. ¿Qué los hace tan especiales? Incorporan una tecnología de calefacción activa y hasta pueden llegar a  incluir un cable para conectarlos a la batería de la moto. Además, los guantes son 100% recomendables para proteger tus nudillos y dedos.

Ropa térmica

La ropa térmica es la primera capa de todo buen motero, siendo como una segunda piel. Camisetas, pantalones y guantes, específicos para combatir el frio y el viento. Otra de las prendas que destacan y que podrían incluirse en esta categoría son: la braga; para proteger cuello y garganta, cubre guantes, sotocasco; para colocarlo debajo del casco, cubre cuello térmico o cubre pecho son las principales prendas que están a tu alcance.

Impermeables

Específicos para los días de lluvias, estas prendas destacan por ser fáciles de poner y por protegerte, sobre todo, contra el viento y la lluvia. Monos, pantalones, chaquetas y cubre botas. ¡Para que elijas lo que más te guste!

Otros complementos y accesorios

Pero si eres más friolero de la cuenta y a ti unos guantes y una chaqueta no te sirven de nada, hay muchas cosas más con las que podrás disfrutar de la moto con muchas más comodidades.

Mantas térmicas

¿Te creías que la mantita sólo era para ver la tele en el sofá? ¡De eso nada! Las mantas han llegado también al mundo de la moto. Se trata de unas fundas para cubrir las piernas y proporcionar al conductor una sensación de calor.

Suelen estar provistas de un sistema que evita el movimiento de la funda cuando el conductor circula a gran velocidad y de uno de control térmico para regular el aire que sale del radiador.

Puños calefactables

Instalar estos puños no es nada complicado y las ventajas de las que podrás disfrutar son muchas. Permiten regular la temperatura que quieras recibir en cada momento y controlar la intensidad del calor de los puños.

Calefactables

Los cables calefactables permiten conectar prendas como guantes, calcetines o prendas interiores a la batería de moto. Los más completos suelen incluir un regulador de temperatura que irá conectado al cable de una batería siendo éste el que tendrás que unir a la batería de la moto.

¿Y tú qué prefieres?

Después de todos estos consejos de cómo esquivar la climatología adversa es el turno de decidir si disfrutar de la moto en invierno o si aparcarla hasta que vuelva a brillar el sol. Ahora bien, no te vuelvas loco y acabes comprando todo. Piensa qué necesitas y qué uso le vas a dar. ¡Valora si te merece la pena! y de ser así, ya sabes ¡Al mal tiempo, buena cara, o mejor…ropa adecuada!

Pero al igual que te preocupas por abrigarte de manera adecuada para no pillar un resfriado o un catarro también debes preocuparte por estar lo más asegurado posible en el caso de provocar o sufrir un accidente. ¡Recuerda que estás obligado a contratar un seguro de Moto!

Rastreator.com