Pagos seguros por internet

Internet ha cambiado los hábitos de vida de muchos usuarios. 7 de cada 10 hogares tenían acceso a internet en 2013, algo que está llevando a muchos consumidores a realizar sus compras online en lugar de desplazarse a los comercios, sobre todo en época de las ansiadas rebajas, que comienzan dentro de unos días. El año pasado 11 millones de personas realizaron algún tipo de compra a través de una web, pero, ¿están protegidas esas transacciones? Si se hace correctamente y se tiene cuidado al elegir la web donde se va a realizar la compra no conlleva ningún riesgo. Rastreator te da algunos trucos y consejos para comprar en internet de manera segura.

Viajes, ropa, electrodomésticos, productos alimenticios e incluso seguros, casi todo se puede adquirir ya por internet. Y para ello no es imprescindible contar con un ordenador con conexión a la red, con un smartphone y datos es suficiente. ¡Puedes comprar donde y cuando quieras!

Sitios web seguros

La desconfianza en la compra por internet viene muchas veces derivada del miedo al robo de datos personales y contraseñas bancarias con el consecuente fraude. Por eso, antes de nada tienes que asegurarte de que la página desde la que quieres comprar es segura. Para ello revisa que en la barra de dirección del navegador aparece un candado dorado cerrado, y si  delante de la url pone “https” en lugar de “http”, en ese caso la navegación y la compra serán más seguras.

Si has encontrado un producto que deseas a un precio estupendo pero dentro de la web no puedes localizar la dirección o los datos de contacto de la empresa ¡desconfía! En caso de necesitar reclamar lo vas a tener más difícil, y si la oferta es una verdadera ganga puede ser un fraude. Merece la pena que sigas buscando hasta encontrarlo en otra web que te dé más seguridad.

Comentarios y valoraciones sobre los vendedores

Otra manera de asegurarte de que el pago por internet va a ser seguro y que no estás cayendo en un fraude es observar los comentarios y valoraciones de otros usuarios. Muchas webs de compras online, como eBay, Amazon o Aliexpress, disponen de sistemas de valoración de los usuarios sobre los vendedores y la posibilidad de incluir comentarios. Antes de comprar un producto a un vendedor que no sea una tienda oficial observa las advertencias de otros consumidores y elige bien con quién realizar la adquisición.

Conexión a internet privada

Cuando vayas a realizar compras online o movimientos bancarios ¡no lo hagas a través de conexiones wifi públicas! Utiliza la conexión de datos de tu teléfono móvil o internet en tu domicilio, ya que en una red pública cualquiera con conocimientos de informática puede acceder a la información que se transmite entre tu ordenador y la zona wifi si la red no está encriptada.

Por la misma razón debes proteger el router de tu casa con una contraseña distinta a la que viene por defecto. Incluye letras y números para que la conexión desde el wifi de tu residencia sea más segura y que, además de que no te lo puedan robar los vecinos no puedan acceder a tu información privada. Para una compra segura necesitas una navegación protegida.

Métodos de pago

Otra forma de hacer compras seguras por internet es optar por métodos de pago que garantizan la seguridad de las transacciones que realices. Si bien es cierto que el contrareembolso una de las pocas formas con las que te aseguras de que no te van a engañar no todos los comercios online ofrecen esa opción y muchos de los que lo hacen añaden un coste extra. Para adquirir productos y servicios puramente online dispones de varias formas de abonar el importe de la compra, decántate por el que ‘más rabia te dé’ o el que mayor confianza veas: pasarelas de pago, tarjeta de crédito o débito, prepago…

PayPal y otras pasarelas de pago

Las pasarelas de pago como PayPal ofrecen garantías de seguridad por lo que es una opción que debes valorar seriamente. Funcionan como intermediarias entre la tarjeta de débito o crédito y la web, así los datos de tu tarjeta nunca viajan por la red ni son revelados directamente al vendedor. Creas una cuenta, vinculas a ella tu tarjeta y desde ese momento cuando quieras realizar compras en las que puedes pagar por PayPal no tendrás que introducir tus datos bancarios o de la tarjeta, ¡sólo el usuario y la contraseña que hayas elegido!

Comprar con tarjeta de crédito o débito

También es posible comprar por internet con el método de pago tradicional, con tarjeta de crédito o de débito. Cuando haces trámites de este tipo por internet nunca debes introducir el código PIN de la tarjeta, en el caso de que te lo soliciten sospecha. Sí pueden pedirte el CVV, que es el código de seguridad de 3 cifras que está en el dorso.

Servicio de compras en comercios seguros

La mayoría de los bancos, por no decir todos, te ofrecen la posibilidad de incluir la opción de autenticación de tus compras en comercios seguros para aumentar la seguridad. Si estás registrado dentro de ese servicio, cada vez que operes en una tienda onlineque esté certificada por tu entidad como segura te solicitarán una clave para validar la operación. Los comercios que están adscritos a este servicio de pago seguro son totalmente seguros, y podrás identificarlos porque aparecerán como ‘MasterCard SecureCode’ o ‘Verified by VISA’.

Se trata de una confirmación de identidad cada vez que realices una operación online. Tu entidad bancaria la comprueban con un mensaje de texto que se enviará a tu teléfono móvil indicándote la cuantía que vas a abonar y dónde, así, si has ordenado el pago introducirás las claves y listo, ¡compra hecha! Pero si no has sido tú y es que te han robado los datos no podrán efectuar la compra porque no tendrán la clave para validar la operación. También es posible que se te solicite crear una contraseña en tu banco que será la que tengas que introducir al efectuar el pago para comprobar que eres tú el comprador.

Tarjetas prepago y de regalo

Empresas privadas e incluso los propios bancos ponen a tu disposición tarjetas prepago para tus compras por internet. Funcionan como las de telefonía, metes el importe que deseas y después la puedes utilizar hasta que se gaste y realizar recargas para continuar con su uso. La ventaja de esta forma de pago es que en caso de que cualquier persona con mala idea te robe los datos sólo podrá acceder a la cuantía que tienes ingresada en la tarjeta y no a tu cuenta corriente. Además, igual que con las tarjetas comunes ¡puedes controlar sus movimientos!

En cuanto a las tarjetas de regalo, existen varias tiendas online y entidades bancarias que permiten regalarlas con una cuantía fija para gastar. No suelen tener fecha de vencimiento ni coste por utilizarlas y garantizan la seguridad porque no están vinculadas a ningún número de cuenta ni tarjeta de crédito o débito.

Atención al precio online

Por otro lado, aunque la web sea segura y la transacción correcta esté garantizada debes prestar especial atención al precio. Comprueba siempre que la cuantía que se ha descontado de tu cuenta bancaria, de PayPal o de otro sistema de pago es la correcta. Además, estate atento al desglose de gastos que tienes que abonar. Los precios pueden aparecer sin IVA, sin gastos de envío incluidos, con la cláusula de que no se puede realizar cambios ni devoluciones… si vas sumando y observando las condiciones de compra no te venderán gato por liebre. Que un sitio web sea seguro para realizar compras y no corras ningún riesgo al hacer el pago no quiere decir que no puedan introducir determinadas cláusulas en su normativa. Lee bien las condiciones de compra y devolución, así no te llevarás sorpresas desagradables.

Combate con los peligros de las compras online

Comprar en internet conlleva en muchas ocasiones riesgos como que alguien acceda a tus datos bancarios y realice operaciones que no has autorizado o que seas víctima de un fraude. La seguridad en la red no está 100% garantizada, pero si tienes en cuenta estos trucos y consejos puedes realizar compras online con una mayor confianza. Te pueden engañar o robar en la red, pero también en un comercio físico o mientras sacas dinero en el cajero. La clave está en ser precavido, ¡minimiza el riesgo y disfruta de las grandes ofertas y comodidades que pone al alcance de tu mano la tecnología porque si no tienes cuidado puede salirte caro!

Rastreator.com