Qué hacer en la nieve si no sabes esquiar

¡Ya ha llegado! Por fin los picos se tiñen de blanco y comienza la temporada de esquí. Aunque el frío parece que aún no nos obliga a salir a la calle con 1.000 capas cual cebollas, las estaciones de esquí ya han abierto sus puertas dando el pistoletazo de salida a un nuevo curso de deportes invernales. Para disfrutar de las estaciones no es necesario que estén cubiertas de nieve, pero el manto blanco abre las puertas a muchas actividades. Si eres de los que cada vez que se sube a unos esquís está más tiempo en el suelo que de pie no te preocupes, ésta también puede ser tu época. ¡Rastreator te cuenta todo lo que puedes hacer en la nieve si no sabes esquiar!

Primeros pasos en la nieve

Es distinto no saber esquiar que no haberlo hecho nunca. Si el problema es que nunca te has puesto unos esquís ni te has montado en una tabla de snow es posible que estés ante tu nueva afición. ¿No sabes ni por dónde empezar? Tranquilo, sólo tendrás que buscar una estación de esquí con cursos de iniciación, ¡igual sales siendo un experto! Los denominados bautizos de nieve están disponibles en la mayoría de las estaciones y pueden ser el primer paso. Eso sí, si al final te decides hazlo seguro.

A la nieve sin tabla ni esquís

Si esquiar no es lo tuyo te alegrará saber que la oferta de ocio de las estaciones no está destinada exclusivamente a las  personas que son capaces de mantenerse en pié encima de una o 2 tablas. Puedes hacer muñecos de nieve, guerras de bolas… o buscar en raquetas, trineos e incluso bolsas de plástico tus mejores aliados para pasar un estupendo y divertido fin de semana sobre el manto blanco, o rosa, de la nieve.

Raquetas de nieve

Una de las opciones más sencillas para disfrutar de los paisajes invernales consiste en realizar paseos por la nieve con raquetas. Sólo necesitarás abrigarte bien, tener ganas de caminar y ponerte las raquetas en los pies. Esta actividad es apta para todas las edades y su dificultad dependerá de la distancia de la ruta y de su inclinación. Al igual que en otras prácticas deportivas no puedes hacer lo mismo que un experto nada más empezar, así que ¡no te metas una paliza el primer día y disfruta de un paseo tranquilo!

Cada vez son más las estaciones que incluyen rutas de este tipo, entre ellas están Candanchú, Baqueira, Vall de Nuria y Sierra Nevada. Y al igual que si te decides por probar el esquí, para una raquetada no necesitas disponer personalmente del material. En el mismo lugar en el que la realices podrás alquilar todo lo necesario (raquetas y bastones). Si además quieres ponerle un punto insuperable a la experiencia elige una ruta nocturna guiada y sácale el máximo partido al precioso entorno. ¡Ponte las raquetas en los pies y a disfrutar de la nieve!

Trineo con perros

¿Quién no ha visto nunca Colmillo Blanco? ¿Recuerdas a sus protagonistas en su trineo? Pues tú puedes viajar en un trineo tirado por perros, y no hace falta que te vayas hasta Canadá (donde estaban ellos). No puedes negar que esta práctica, también denominada ‘mushing’, es más cómoda que ir en raquetas, puesto que el esfuerzo no tienes que hacerlo tú. Por lo tanto, es una buena opción además de para conocer un recorrido más amplio para hacerlo con los más pequeños de la casa porque no suelen superar los 15 kilómetros por hora. ¡Será una experiencia única!

Un trineo, unos cuantos perros adiestrados para tirar de él y podrás disfrutar de la nieve y de los bosques nevados con una actividad divertida mientras viajas sentado y relajado al calor de unas cuantas mantas. Puedes acceder a esta actividad en Candanchú, Cerler, La Molina y muchas otras estaciones. Y si quieres recorrer una pista nocturna acércate a Aramón Formigal, ¡te encantará!

Motos de nieve

Otra alternativa es hacer excursiones en motos de nieve. Con este vehículo pasarás un rato divertido mientras descubres los blancos paisajes. Conducirla es sencillo y con un par de explicaciones por parte del monitor podrás ponerte al volante. Una vez en marcha podrás acceder a zonas de la estación a las que tardarías horas en llegar esquiando. Puedes alquilar estos vehículos en Baqueira, Cerler o Sierra Nevada, entre otras.

Karting sobre hielo

Si lo tuyo es el volante pero prefieres un poco más de acción y adrenalina prueba los circuitos de karts sobre la nieve. Puedes circular tú sólo o hacer carreras con tus amigos o familiares. ¡Serás un auténtico piloto sobre pistas heladas!

Tubbing y snake gliss

Otras modalidades de diversión sobre la nieve son el tubbing y el snake gliss. La primera de estas actividades consiste en deslizarte con un flotador especial por una pista, y puedes subir y bajar tantas veces como quieras por el telesilla para volver a tirarte por las pendientes. En cuanto al snake gliss, consiste en un circuito para trineos que descienden unidos. ¡Liberarás mucha adrenalina y te divertirás como nunca!

Experiencias blancas

Pero no todo es deporte en las estaciones de esquí. Cada una de ellas dispone de un completo panel de ofertas de ocio, desde centros comerciales y zonas de juegos hasta spas y discotecas. Pero si lo que quieres es relajarte en una sauna diferente busca un hotel con una en la nieve. Después de estar una jornada completa en las pistas, o de disfrutar de cualquier otra actividad, acabar el día con un baño caliente en plena nieve puede ser una gran idea. ¡Y después date una carrera por la nieve o metete en un lago ligeros de ropa como hacen en Finlandia! Aunque parezca una idea disparatada el calor en el cuerpo por la sauna o la zona termal hará que no sientas el gélido frío, o no tanto 🙂 ¡Tu circulación se activará y te lo pasarás como un niño!

Construir un iglú

Otra opción es convertirte por unas horas en esquimal. Más allá de hacer un muñeco de nieve o una guerra de bolas, algunas estaciones de esquí, entre ellas Grand Valira (Andorra), te permiten sacar tu vena más creativa y aprender a construir un auténtico iglú. Se trata de una actividad fácil y apta para todos los públicos, por lo que puede ser una buena forma de pasar el día en familia. La empresa con la que contrates la actividad os facilitará todos los materiales, tú sólo tendrás que llevar ropa de abrigo (incluidos guantes y botas de nieve), gafas de sol y crema solar, ¡hará frío, pero el sol quema igual!

Disfruta del invierno

Hay multitud de actividades para hacer en invierno. El manto blanco que deja la nieve te ofrece la posibilidad de esquiar, pero también de hacer otras actividades como recorrer las pistas con raquetas en los pies, hacer un muñeco de nieve e incluso ¡construir un iglú con tus propias manos! Disfrutes como disfrutes de la temporada de esquí 2014-2015 recuerda que la seguridad es lo primero. La nieve conlleva sus riesgos, y una pequeña caída o un resbalón pueden acabar truncando tus días libres. Si vas a disfrutar de los deportes invernales contrata un seguro para garantizar tu protección y la de los tuyos.

Rastreator.com