Seguro que te ha pasado… te han puesto una multa de tráfico que quieres recurrir

¿Has recibido una multa y no estás de acuerdo con ella? Si no han pasado más de 20 días naturales y todavía no la has pagado estás a tiempo de presentar alegaciones que te libren de ello y de perder puntos. Pero, ¿sabes cómo tienes que recurrir la multa de tráfico? El procedimiento es muy sencillo, y como Rastreator quiere ayudarte a ahorrar, te explicamos cómo puedes proceder para no tener que desembolsar ese dinerillo de más. Eso sí, cuidado, porque si llegas a los tribunales deberás pagar unas tasas, o mejor dicho, un tasazo y perder el recurso judicial te puede salir caro.

De nada te servirá no abrirle la puerta al cartero y hacerte el sueco, porque si no la pagas será Hacienda la que te lo reclamará, y con un recargo del 20%. Atento a nuestras claves para saber si te merece la pena recurrir una multa o ganas más, (aunque lo que ganes sea tiempo) pagándola.

Tipos de multas

La modificación que se hizo en el año 2001 de la Ley de Tráfico distingue entre 3 tipos de sanciones:

  • Sanciones leves: Se trata de aquellas infracciones que no están recogidas específicamente como graves o muy graves. Un ejemplo puede ser circular en bicicleta por el arcén sin prendas reflectantes. Sus multas pueden ascender hasta los 100 euros.
  • Infracciones graves: Su penalización puede alcanzar los 200 euros y acarrean retirada de puntos. Las más comunes son superar el límite de velocidad permitido (en este caso la multa puede ser de hasta 520 euros), adelantar ilegalmente, circular sin las luces puestas en situaciones en las que es obligatorio, conducir hablando por el móvil, aunque sea con auriculares, no ponerse el cinturón. Además de saltarse un semáforo en rojo, un stop o no hacer un ceda el paso.
  • Faltas muy graves: Conllevan un pago de hasta 500 euros, 6 puntos menos en el carnet y posiblemente una retirada temporal del mismo. Se consideran de este tipo la conducción temeraria, que la velocidad supere en un 50% la máxima autorizada, superar el límite de alcoholemia o conducir bajo el efecto de algún tipo de estupefaciente.

¿Qué pasa si pago la multa en el momento en el que me la ponen?

Puedes optar por abonar el importe de la multa en el momento en el que los agentes la ponen, lo que recibe el nombre de “procedimiento sancionador abreviado”. Esta opción tiene como ventaja que la cuantía se reduce a la mitad, es decir, si nos multan con 100 euros podremos pagar en ese momento 50 euros y quedar todo resuelto. La cuestión está en que al pagar renunciamos a formular alegaciones, y si las interponemos será como si no lo hubiéramos hecho. Por lo tanto, si después de pagar la multa descubres que podrías haber interpuesto alguna defensa ya será tarde.

En el caso de las infracciones leves, graves que no tengan disminución de puntos y en las graves o muy graves que se notifiquen cuando se produce el acto, si no pagas en ese momento tienes 15 días naturales para actuar. El plazo se inicia en el momento en el que se te notifica y durante el mismo puedes abonarlo o bien formular alegaciones y proponer las pruebas que desees. Y si ni pagas ni pones una reclamación  la sanción se ejecutará al mes de su notificación.

¿Qué datos deben aparecer en la multa?

Las denuncias de tráfico hechas por los Agentes de la Autoridad deben contener unos datos mínimos, si alguno de estos datos es incorrecto la multa se puede recurrir.

  • Identificación del vehículo con el que se ha cometido la supuesta infracción: en la multa debe aparecer el número de matrícula del coche con el que se ha cometido la falta, por lo que en el caso de que la matrícula no se vea correctamente podría indicar una mala adjudicación de la falta o puedes pedir pruebas.
  • Identidad del denunciado: si la multa se ha puesto en el acto, los agentes te habrán pedido tus datos, y éstos deberán aparecer en el documento. Si no ha sido así, y el conductor no ha sido identificado, te pueden poner una multa de 900 euros si se te notifica y no indicas quién era la persona que llevaba el coche. Si una multa en la que no te han pedido los datos personalmente te atribuye la culpa directamente, puedes recurrirla alegando “atribución arbitraria de responsabilidad”.
  • Descripción del hecho: la descripción del hecho debe reflejar el lugar, la fecha y la hora. En el caso de que el hecho sea incierto, los datos sean incorrectos, o que, por ejemplo, no estuvieras en ese lugar ese día, ¡no dudes en reclamar!. Además, si es puesta por un agente debe incluir:
    • La infracción cometida y la sanción y número de puntos perdidos que lleva aparejada según la Ley.
    • El órgano que pone la sanción y la norma que le atribuye el poder.
    • Si has pagado la sanción en el momento.
    • Si no pagas indicará que comienza el procedimiento sancionador y te indicará los lugares a los que puedes acudir para hacerlo o para poner una alegación.
  • Identificación del Agente de la Autoridad o denunciante: si el denunciante es un agente debe incluir su número de identificación profesional, si no lo es su nombre y domicilio.

Otros casos en los que la multa puede ser recurrida son:

  • Que la foto no se vea bien: si en la multa aparece una fotografía, a partir de la cual se te ha asignado la culpa, y ésta no se ve claramente puedes interponer una alegación. Redacta un escrito negando los hechos y si te han multado en carretera envíaselo a la DGT, si es en la ciudad al Ayuntamiento. Si se te acusa de saltarte un semáforo en rojo, comprueba en la fotografía que efectivamente el semáforo no estaba en ámbar.
  • Si has sido “cazado” por un radar: estas tecnologías pueden cometer errores, si crees que no es cierta la velocidad que indica pide su certificado de homologación, y si es por alcohol el del alcoholímetro.
  • Si la administración no te comunica la infracción en el plazo legal: tienen 3 meses para notificarte las faltas leves y 6 para las graves o muy graves, si el límite se supera habrá prescrito. Si el procedimiento sancionador ha comenzado el plazo se amplía a 1 año.
  • El lugar donde envían la notificación no es correcto: en algunas ocasiones la DGT envía el documento al domicilio en el que está registrado el vehículo, sin comprobar si es el actual del infractor. Están obligados a indagar el correcto, por lo que si no te localizan no se puede considerar que te la hayan comunicado. Si recibes la reclamación de la deuda pero no te habían comunicado la sanción por vía administrativa recurre. Pero atento, si te lo envían 2 veces por correo certificado sin obtener respuesta asumen que está notificada y si has cambiado de domicilio y no lo has comunicado además puedes penalizarte.

En el caso de que las alegaciones formuladas aporten datos nuevos o distintos a los que ofrece el agente que te ha denunciado, el instructor del caso puede trasladárselas al mismo, si lo considera necesario. Asimismo, podrá hacer averiguaciones para determinar si es cierto lo que decimos o no lo es.

¿Cómo recurro la multa?

Si no has pagado en el momento y finalmente decides poner un recurso debes dirigirte al Jefe de Tráfico de cualquier provincia o a los registros oficiales de la Administración Estatal Autonómica o de Entidades Locales con convenio para ello, y debes hacerlo en los 15 días siguientes a la notificación. Lleva contigo el pliego de descargas cumplimentado, y si haces una copia podrás quedarte con una sellada:

  • En el primer bloque debes indicar tus datos personales
  • En el segundo los datos de la denuncia
  • Y en alegaciones las pruebas que propones para alegar que no cometiste una infracción.

Una vez hecho esto hay que esperar la respuesta. Si es desestimado puedes presentar un recurso ante el Ministerio del Interior, durante el mes siguiente. En el caso de que tu reclamación sea negada la última opción es emprender acciones por la vía judicial a través de un recurso contencioso administrativo. Pero en este caso deberás pagar la multa, y si al final se resuelve en tu favor te lo devuelven, además de las tasas. Estas tasas varían dependiendo de la sanción, si es leve o grave sin retirada de puntos las tasas son 200 euros más el 0,5% de la sanción, y si conlleva retirada de puntos o es muy grave 350 euros más el 0,5% de la sanción.

Desde Rastreator.com te recomendamos que cuando recibas una multa compruebes que tanto tus datos como los de tu vehículo y los que se refieren a la infracción son correctos. Si compruebas que todo es correcto quizá te merezca la pena pagar la multa cuanto antes para beneficiarte del “descuento”, porque puede ser difícil librarte de ella. Consulta las coberturas de tu seguro de Coche, porque en algunos casos tu aseguradora puede ayudarte a enfrentarte a estas situaciones. Y si realmente quieres ahorrar en los gastos de tu coche, ya sea con las multas o con el seguro, compara las coberturas y precios que te ofrece Rastreator.com.

Rastreator.com