Vacaciones en moto

Los meses estivales son los que esperan con más ganas los amantes de las 2 ruedas y es que, aunque las motos no son sólo para el verano, es en estos días de calor cuando mejor se disfruta de ellas. No es necesario ir equipado con ropa especial para el frío o la lluvia, se disfruta más de los trayectos ya que agradecemos el roce del viento y hasta se puede aprovechar para ¡irse de ruta!

Ahora bien, ¿qué pasa si te vas de vacaciones en un medio de transporte distinto a la moto y quieres disfrutar del placer de conducir una allí donde estés?, ¿y si no tienes pero puedes manejarla y prefieres desplazarte sobre 2 ruedas en vez de en coche o en transporte público?

Moverse en moto tiene muchísimas ventajas y aprovecharse de ellas es facilísimo. Rastreator es un motorista excepcional y en vacaciones, sobre todo, lo tiene claro: ¡Ir en moto es la mejor opción! Ya sea con la tuya propia, la de un amigo o familiar que te la preste y si no ¡una alquilada!

Elijas la moto que elijas tienes que saber que debes contar con los permisos de conducir adecuados, los seguros correspondientes, la edad mínima exigida….

¡Alquila una moto en vacaciones!

Irse de vacaciones en avión, tren o autobús no tiene que ser sinónimo de estar incomunicado en tu lugar de destino o de tener que desplazarte de un sitio a otro en transporte público. Son cientos los turistas que al llegar a la ciudad en la que van a pasar sus vacaciones lo primero que hacen es alquilar un coche pero, ¿por qué no una moto? ¡Toda una solución a la movilidad! Y es que a las ventajas propias de una moto hay que añadir que el alquiler de estos vehículos suele es más barato que el de un coche. Eso sí ¡depende de la cilindrada! No costará lo mismo un ciclomotor que una moto de 1.200 cc.

Un carné para cada moto

Moverse en moto es económico, rápido y fácil pero ¡ojo! ¿Cuentas con el carné apropiado? Mientras que para conducir un coche te bastará con estar en posesión del permiso B, indiferentemente del tipo de vehículo que sea, con la moto no ocurre lo mismo. En función de la cilindrada que tenga necesitarás uno u otro.

Tener el carné B, el de coche, te permite manejar ciclomotores y motocicletas de hasta 125 cc, lo mismo que el carné A1, pero si quieres una máquina más potente ¡tendrás que tener otro de los tipos de carné de moto! ¿Quieres subirte a lomos de una moto con una potencia de hasta 11kW? ¡Deberás contar con el A2! Ahora bien, si quieres manejar una moto de gran cilindrada, por ejemplo de 800 cc, el permiso A2 no te sirve para nada. ¡Tendrás que acreditar estar en posesión del permiso A!

Edad mínima y años de experiencia

A la hora de alquilar una moto será cada empresa de renting la que ponga sus propias condiciones. Son ellas las que deciden a qué conductores prestan sus vehículos y qué requisitos les exigen. El primer punto del que te tienes que informar antes de alquilar una moto es de si tienes la edad mínima exigida y si cuentas con la suficiente experiencia.

Al igual que necesitas un carné para cada cilindrada lo mismo suele ocurrir con la edad exigida. Hasta 28 años exigen algunas empresas a aquellos que quieran disfrutar de una moto de hasta 800 cc y 30 si se supera este límite.

Algo menos suele exigirse para alquilar una moto de 125 cc, hasta 2 años de antigüedad en el carné correspondiente y 25 años. Aunque una vez más, estos requisitos dependerán de cada empresa concreta, pudiendo ser mayores o menores.

Las hay incluso que exigen, a la hora de firmar el contrato, que el arrendatario asegure contar con la experiencia necesaria para conducir el vehículo y hasta ¡estar en forma! y gozar de la forma física para ello.

Pero ¡tranquilo! No todas las compañías son tan severas. Es posible encontrar algunas que permiten a los que tengan 16 años conducir ciclomotores y 21 si lo que se quiere conducir es una motocicleta de más de 50 cc.

¿Por dónde circular?

Cuando se alquila una moto, al igual que un coche, no es necesario que sea sólo para 1 ó 2 días y para circular por una misma ciudad. Uno de los motivos principales que puede empujarte a arrendar un vehículo de 2 ruedas es el de visitar otras ciudades cercanas o incluso otros países. Pero ¡ojo! ¿Puedes hacerlo? Es posible que la empresa te dé su visto bueno para que tu ámbito de circulación sea cualquier país de la Unión Europea, aunque con las motocicletas de baja cilindrada sean más restrictivos y te obliguen a hacerlo sólo por zona urbana.

Pero antes de decidir salir de las fronteras de un país ¡consúltalo con la empresa d alquiler! ya que no es de extrañar que algunas no permitan realizar viajes al extranjero. ¿Te parece descabellado? ¡Pues pueden prohibirte hasta estacionar en la calle durante la noche!

¡Prohibido prestar la moto!

Otro de los puntos en los que suelen hacer hincapié estas empresas es el referente al préstamo del vehículo a un tercero que no esté autorizado por el contrato de alquiler. ¡Cuidado con dejar la moto! Pero lo mismo ocurre si la persona que va a conducir, pese a estar autorizada, no se encuentra en condiciones de hacerlo o no tiene un permiso válido. Estas mismas condiciones pesan sobre el conductor principal.

En resumen, todo aquel que conduzca el vehículo debe haber sido autorizado por la empresa y estar reflejado en el contrato de alquiler, aunque sea como conductores adicionales. ¡Ten cuidado! En el caso de que el vehículo sufriera algún daño, tú, como arrendatario, serás el responsable. Estuvieras conduciendo o no.

Seguro de Moto

Al igual que sucede con los coches de alquiler, que llevan incluido un seguro de Responsabilidad Civil (RC) y permiten al usuario ampliar con más coberturas, prácticamente lo mismo ocurre con las motos de alquiler.

Pero, ¿duerme igual de tranquilo el propietario de una moto de 100 cc que el de una de 1.200 cc? Seguro que no, más que nada porque el precio de una y otra no es comparable. Por eso, las motos de alta cilindrada suelen llevar incorporado un seguro a Todo Riesgo con franquicia que puede ser mayor o menor en función de la cilindrada.

En vacaciones muévete en moto

Coger un avión o viajar en tren para llegar a tu destino vacacional es muy cómodo. Te ahorras atascos, horas de carretera al volante y la preocupación de dónde aparcar al llegar al hotel o al apartamento. Sobre todo si en el alojamiento no hay parking y eres reacio a que tu vehículo duerma en la calle. Por eso, ¡deja el coche en casa y alquila uno allí! Pero, ¡no descartes alquilar una moto! Es manejable, fácil de aparcar y con ella puedes acceder a lugares que con un coche no podrías.

Pero, para poder disfrutar de las 2 ruedas debes tener claro que tienes que cumplir con ciertos requisitos: edad, experiencia, antigüedad de carné y tipo de carné adecuado. Y lo más importante ¡un buen seguro! Aunque en el contrato ya viene incluido el seguro obligatorio exigido por ley no dudes en ampliarlo con más garantías. Cualquier percance, por pequeño que sea, puede suponerte un gran coste económico ya que tendrás que entregar la moto en perfectas condiciones. La reparación de cualquier daño o golpe correrá de tu cuenta si no contratas las coberturas necesarias. ¡Disfruta de la moto en tus vacaciones, pero seguro!

Rastreator.com