Viajar con nuestra mascota segura en el coche

Nuestra mascota viene con nosotros allá donde vayamos. Y lo mismo que nos gusta cuidar su salud con una buena alimentación y mimarla en casa, también queremos hacerlo cuando estamos fuera de ella. La preparación previa a los viajes, cual familia con su bebé, requiere de varios factores. Al igual que no queremos que nuestra mascota pase hambre o sed, y por lo tanto no nos olvidaremos de llevar su comida o agua si nos vamos de fin de semana fuera, tampoco podemos descuidar el trayecto hasta nuestro destino. ¿Viaja tu mascota segura cuando va contigo? ¿Sabes que si mejoramos su seguridad mejoramos también la nuestra? Lo mismo que te preocupas por la seguridad de tus seres queridos, ¿no quieres también la de tus animales de compañía? Nunca te olvides de los sistemas de retención para tu compañero de viaje!!

No se debe viajar con el animal suelto por el vehículo, porque puede interferir en la conducción al subirse encima del que lleva el coche o de sistemas mecánicos como los pedales y por lo tanto limitar sus movimientos. Asimismo, en un descuido puede sacar la cabeza por la ventanilla, y si no está suficientemente sujeto podría llegar a sufrir una caída, con sus consecuentes riesgos. El 51% de los conductores españoles han  vivido una situación de riesgo por culpa de un animal, normalmente un gato o un perro, porque son los más viajeros, según el estudio de RACE, Animales de Compañía y Seguridad Vial.

Y no sólo se hará daño tu mascota si ocurre un accidente, también afectará al resto de los pasajeros si sale despedido en un frenazo o colisión. El mismo informe indica que si en un coche que circula a 50 kilómetros por hora las mascotas van sin retención, éstas producen una alta carga de impacto que multiplica su peso por 35 en caso de accidente. Así, si un perro pesa 20 kilogramos, su impacto en el pasajero contra el que choque superará la media tonelada. “Para que el riesgo de accidente para pasajeros y mascotas se mantenga en el nivel más bajo posible, será esencial que todos estén retenidos adecuadamente”, dice el estudio. 1 de cada 5 usuarios llevan su mascota sin ningún sistema de protección, sabiendo esto, esperamos que no seas uno de ellos.

¿Qué normativa se aplica al transporte de mascotas en el coche?

El 70% de la población que tiene mascotas y conduce no conoce la normativa que regula estos viajes. Actualmente no existe una legislación propia sobre el transporte de animales de compañía en un vehículo por carretera. Sin embargo, el Reglamento General de Circulación, en su artículo 18,1 indica que el conductor “está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción”. De este modo, señala, garantizará su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. Por ello, debe tener una “adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no interfieran en él. A su vez, en el artículo 11.2 señala la prohibición de llevar cualquier animal “salvo que exista en el vehículo un lugar destinado para su transporte”. Los invidentes que van acompañados de sus perros lazarillos son una excepción, pero “siempre bajo su responsabilidad”.

Asimismo, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial indica que los agentes encargados de la vigilancia del tráfico pueden inmovilizar un vehículo en caso de que no se cumplan dichas normas, bien sea por el número o posición de los pasajeros o por la colocación de los objetos transportados. Y la multa si el animal pone en riesgo la seguridad de los pasajeros puede ascender a los 100 euros, aunque no supone la reducción de puntos.

En general, la Ley 22 / 2003, de 4 de julio, de protección de los animales establece que no deben permanecer en el vehículo estacionado más de 4 horas. Además, durante los meses de verano deben estacionarse en zonas de sombra y con ventilación. Y en el mismo texto queda prohibido cerrar a los animales en el maletero del coche a no ser que esté adecuado a dicha función.

¿Cómo debo llevar a mi mascota?

A la hora de elegir el sistema de sujeción más seguro para nuestra mascota, debemos tener en cuenta su talla y peso, para buscar el que más se adapte a él. Y una vez elegido hay que asegurarse de que lo instalamos bien, porque si no está bien colocado puede ser igual de inseguro que si no llevara nada. Lo mejor para los animales grandes es interponer entre ellos y el pasajero una barrera fija y resistente, sin embargo, si se trata de un animal pequeño una buena opción son los trasportines. Aunque, en general, para los perros es más recomendable un arnés de seguridad que lo retendrá y evitará que se lesione si hay un frenazo o colisión. Existen varios tipos de sistemas de protección:

  • Redes: suelen ser de nylon y van sujetas a 4 puntos fijos en el coche. Debemos tener en cuenta si su tamaño es adecuado y cubre del techo al suelo. Y que no sea elástica, entonces no le retendrá!!
  • Barras espaciadoras: consisten en un entramado de barras horizontales y verticales adaptados al espacio del coche y que se fijan por presión. Son similares a las redes, pero en el caso de los animales muy grandes pueden no ser efectivas.
  • Arnés de seguridad: es una correa que se engancha por un lado al arnés del perro y por otro al cinturón de seguridad. Según un estudio de Subary y el Centro para la seguridad de las mascotas (CPS), la solución más segura es colocar al animal en los asientos traseros con un doble sistema de retención. Pasando por su arnés el cinturón de seguridad sin recurrir a argollas es el mejor método. Así el cinturón se bloqueará en caso de siniestro y el perro estará más seguro porque el tirón se repartirá por todo el arnés. Sin embargo en colisiones de poca velocidad son ineficaces.
  • Trasportines: uno de los métodos más seguros. Conviene colocarlo junto a la barrera o elemento de retención, pegado al respaldo del asiento trasero, aunque algunos cuentan con una ranura para enganchar en ella el cinturón de seguridad. En el caso de los perros grandes, se suele poner en el maletero. Si es tu caso te recomendamos que lo pongas cerca del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha. Otra opción recomendable para pequeños perros y gatos es situarlo en el suelo detrás de los asientos delanteros. En este caso se evita que se rompa si el golpe es muy fuerte.
  • Rejilla divisoria: se utiliza en los vehículos en los que se puede habilitar una zona para las mascotas entre los asientos y el portón trasero. Se trata de una rejilla que va desde el techo del vehículo hasta el suelo del maletero. De este modo se crea una zona específica para nuestra mascota entre el portón y los asientos traseros. Suele utilizarse en vehículos grandes o furgonetas, pues son los que tienen espacio suficiente.
  • Remolque: algunas personas prefieren llevar sus mascotas en el remolque, lo que significa una disminución de la velocidad máxima por ley. Sin embargo, en caso de incidente, aunque no causarán daños en los pasajeros del coche, sí podrán sufrirlos ellos.

Viaje confortable además de seguro

Con el sistema de retención garantizamos la seguridad de nuestra mascota, pero para su comodidad debemos acostumbrarlo a viajar con dichos sistemas desde pequeño, parar cada poco para que se estire y se refresque.

Con estos consejos tu mascota viajará cómoda y protegida, pero si además quieres que esa seguridad se traslade a su día a día, contrata un seguro de Animales en Rastreator.com y ganaréis los dos. Con el comparador de seguros de Mascota él estará más seguro y tú ahorrarás dinero sin perder coberturas.

Rastreator.com