Los accidentes más absurdos de los futbolistas y otros famosos

#BeSafeMyFriend

15/02/2018 | Escrito por Rastreator.com

Son muchos conductores los que, alguna que otra vez, han emulado a aquella socorrista confusa que sólo acertaba a decir “la he liado parda” después de equivocarse con los productos de la piscina en la que trabajaba. La mayor parte de ellos sólo son conocidos en su casa y por ello, su falta de pericia al volante no ha tenido demasiada repercusión. Las cosas cambian cuando tu nombre es de sobra conocido, algo que se acentúa en el mundo del fútbol. Y es que parece que las habilidades con el balón en el pie no son directamente proporcionales a las maneras al volante. Estos son algunos de los accidentes más sonados de los futbolistas… y de algún que otro famoso.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo tiene un garaje muy amplio, envidiado por muchos y con el que ha tenido algún que otro disgusto. Cuando todavía vestía la camiseta del United, chocó su Ferrari 599 GTB contra una valla en un túnel de Manchester situado cerca del aeropuerto. Además de cortar el tráfico de la ciudad, la parte delantera del deportivo quedó destrozado. No sabemos cómo arreglaría el asunto con su seguro de Coche, pero sacó beneficio del accidente porque acabó subastando el Ferrari accidentado. Siendo ya jugador del Real Madrid decidió hacerse un regalo de cumpleaños: un Lamborghini Aventador de color negro mate. Un coche que cuesta, como mínimo, 407.250 euros y que le dejó tirado en el centro de Madrid.

 

Karim Benzema

Uno de los compañeros de vestuario de Cristiano en el Real Madrid tiene un historial nada envidiable relacionado con accidentes y problemas con el carnet de conducir. Karim Benzema destrozó el frontal de su Audi Q7 en un accidente que sufrió cerca de su casa. No ha sido el único incidente del francés. Poco después de fichar por el club blanco, protagonizó un accidente en su Francia natal. En él estuvieron envueltos un Porsche Carrera GT y un Lamborghini Murciélago… y poco más se sabe del asunto. No salió a la luz en cuál de los dos coches viajaba Benzema, pero ninguno salió bien parado y parece que el deportivo italiano quedó para la chatarra.

via GIPHY

 

Ever Banega

Hay lesiones de todo tipo y gravedad, pero algunas son… surrealistas. La historia de Ever Banega y su Audi R8 es una de ellas. Cuando jugaba en el Valencia, el argentino paró en una gasolinera para repostar y se olvidó de poner el freno de mano del coche. Obviamente, el vehículo empezó a moverse y al jugador no se le ocurrió nada mejor que intentar parar con su pierna un deportivo que pesa 1.595 kilos. ¿El resultado? Fractura de tibia y peroné. Y por si esto fuera poco, un tiempo después se compró un Ferrari 360 Modena de segunda mano que se incendió. Al menos, en esta ocasión, dejó la extinción del fuego en manos profesionales.

via GIPHY

 

Guti

Cuando la etapa de Guti acabó en el Real Madrid, cambió la capital española por Estambul para vestir la camiseta del Besiktas. En Turquía, el madrileño tuvo algún susto como el que sufrió cuando acabó chocando su Range Rover blanco contra un autobús al invadir parte del carril contrario a las cuatro de la madrugada. Tres de los cuatro neumáticos del coche reventaron por completo.

 

Tamara Falcó

Hubo un tiempo en el que la hija mayor de Isabel Presley era una constante fuente de noticias y no por sus frases para la historia, sino por su pericia al volante. Además de quedarse sin gasolina en medio de una carretera, una infracción que supone una sanción de 200 euros, tuvo un par de accidentes en las calles de Madrid. No fueron, precisamente, aparatosos, pero teniendo en cuenta el personaje y que sucedieron muy seguidos… ocuparon varias páginas del papel couché. Y es que Tamara se llevó por delante tres jardineras en la avenida Pablo Iglesias con Reina Victoria y, después, empotró su coche contra un establecimiento de una conocida cadena de cafés situado en la calle Fuencarral de Madrid.

Loli Álvarez, el Arlequín y Montse Páez

Hubo un tiempo en el que personajes como Leonardo Dantés, Tamara (después Ámbar y, posteriormente, Yurena) o Toni Genil ocupaban horas de televisión y espacio en las revistas del corazón. Formaban parte de un variopinto grupo de personajes en el que también se encontraban Loli Álvarez, el Arlequín y Montse Páez. Corría el año 2001 cuando este trío disfrutó de la fama. Efímera, eso sí. Y es que, una noche cualquiera, después de estar en una terraza madrileña, el coche en el que viajaban se chocó contra uno de los monumentos más queridos de Madrid: La Cibeles. El vehículo llegó a introducirse en la plataforma exterior del monumento y, según informó en su momento el Samur, fueron Loli y el Arlequín los peor parados.