Cómo conseguir que te alquilen un piso en Madrid o Barcelona

#ElPerrodeWallStreet

16/03/2018 | Escrito por Rastreator.com

¿Te independizas? ¿Te has decidido a dar el paso y vivir solo? ¿Te mudas a una gran ciudad porque has encontrado trabajo? No estamos seguros de si deberíamos darte la enhorabuena o alertarte de que tus niveles de estrés se van a incrementar en las próximas semanas (más bien meses).

Buscar piso en ciudades como Madrid o Barcelona se ha convertido en una auténtica odisea. Y no es precisamente porque los precios de los alquileres hayan subido, ya que, aunque parezca mentira, cualquiera está dispuesto a sacrificar más de dos terceras partes de su salario por encontrar una vivienda. Sin embargo, la escasez de oferta y la inmensidad de la demanda están provocando situaciones inimaginables en algunas ciudades.

Tanto es así que ya no basta con tener los requisitos económicos que exigen los propietarios. Ahora hay que dar mucho más. En Rastreator, con nuestra experiencia a nivel experto en alquilar pisos en Madrid os damos las claves para conseguir casa sin morir en el intento. Eso sí, os alertamos de algo: tu hogar será o bueno, o bonito, o barato. Tendrás que sacrificar. ¡Que comiencen los juegos del hambre!

via GIPHY

 

1. Utiliza tu móvil o tu ordenador

Lo primero de todo será diseñar una estrategia de búsqueda con la máxima antelación posible. Ten en cuenta que el proceso te llevará incluso meses. Para ello, no pierdas tiempo con lo tradicional: evita acudir a la oficina de la agencia. Todo ello te resta segundos que podrías estar utilizando con tu móvil u ordenador para dar con el piso soñado.

Utiliza portales de búsqueda de piso y suscríbete para que te lleguen sus alertas. Este punto es esencial, ya que la capacidad de acción-reacción será determinante en la búsqueda. Ten en cuenta que habrá inmuebles que serán como las caras de Bélmez, es decir, hay quien los verá y hay quien nunca llegará a darse cuenta de que estuvieron ahí. Algunos no durarán más de 20 minutos en los portales de alquiler.

via GIPHY

2. Pon filtros, como en Instagram

Cuando inicies la búsqueda de un piso hay varias reglas que son de nivel básico: escoge la zona deseada, asegúrate de que está bien rodeada y que el entorno cuenta con todo lo que necesitas (transporte cercano, supermercados…) y márcate un presupuesto. Este último punto es importante: fíjate un precio muy ajustado. Después, comienza a navegar en los portales de alquiler y utiliza los filtros para dar con el piso que necesitas.

Con el paso de las semanas y a medida que no encuentres hogar tendrás que ir ajustando tus preferencias. Aquí será cuando tu única opción sea la de incrementar el presupuesto. Por eso, parte siempre de una base muy baja, ya que tendrás que elevarla en varias ocasiones. Esta será directamente proporcional a tu nivel de angustia. Es decir, a medida que tu estrés se incremente, estarás dispuesto a sacrificar 50, 100, 150 o 200 euros de más respecto a tu idea inicial.

via GIPHY

3. Lleva la fianza debajo del brazo

Si tienes suerte de concertar una cita para ver el piso no pierdas la oportunidad de darlo todo, literalmente, cuando realices la visita. Ten en cuenta que para ello deberás ser de los primeros en haber visto el anuncio. Esto significa que tendrás que consultar los portales todas las mañanas a primera hora y refrescar la web en todo momento.

Una vez llegues a la vivienda te invadirá un gran estado de estrés cuando te des cuenta que no eres el único que espera para verlo. Puede darse el caso en el que haya colas en la puerta del piso. Lo normal suelen ser entre 10 o 15 personas a la vez. No obstante, si el propietario es considerado te citará a ti solo a una hora. En este punto aprovecha y ofrécete a ser el primero en visitarlo. No olvides llevar dinero en el bolsillo.

“Si os ha gustado el piso me tendríais que dar una señal para que no lo enseñe más”. “Uy, casualmente llevo 500 euros en metálico aquí mismo…”. Os podemos asegurar que esta estrategia ha funcionado a más de un miembro de este equipo.

via GIPHY

4. Mantén la esperanza

Después de varias semanas sin haber tenido éxito es completamente normal que la esperanza empiece a decaer. En estos momentos será cuando ya no te importará vivir en un sótano, alquilar un piso con un San Pancracio en la ducha, no tener ventanas en tu casa o venirte arriba y sacrificar casi todo tu sueldo para convertirte en inquilino. Por eso, tendrás que mantener la calma en los peores momentos. Además, intenta ser honesto, aunque sea complicado. “Creo que cuando fui a ver un piso le gusté a la propietaria, aunque me dijo que un chico que había llegado antes que yo la había intentado sobornar ofreciéndole un mes extra solo para que lo cogieran a él. Al final, no sé por qué, pero no me eligieron…”, comenta nuestra compañera Cynthia Rosell, responsable audiovisual en Rastreator.

via GIPHY

5. Utiliza el ingenio

Por mucho que cumplas con los requisitos básicos (trabajo estable, tres últimas nóminas, ingresos suficientes…) para alquilar una vivienda, a veces, la competencia es demasiado fuerte. Por eso, será conveniente tener ayuda extra. Si tus padres pueden avalarte no dudes en utilizar esa arma y hacérselo saber a la agencia o propietario desde el primer momento.

Además, si no tienes tiempo para seguir minuto a minuto los portales de alquiler online o contactar con los anunciantes busca a alguien (tu madre, tu padre, tu hermano…) que te eche una mano para que no pierdas de vista ningún anuncio.

Por último, utiliza lo que nosotros llamamos la estrategia ‘bombardeo’. Si encuentras un piso que te gusta y quieres visitarlo, concreta una cita. Pero, además, que tus amigos, tus primos, tus compañeros de trabajo o tus padres fijen diferentes visitas…todo para que luego tú seas una de las pocas personas que, finalmente, acudirá al encuentro a ver el que podrá ser tu nuevo hogar.

via GIPHY