¿Necesitas dinero para tus vacaciones? Pídele un préstamo a tu jefe

#ElPerrodeWallStreet

26/06/2018 | Tiempo de lectura: 60

¿Quieres irte de vacaciones pero no tienes ni un euro? Pagar los gastos de transporte, alojamiento y comidas puede llegar a ser muy complicado si no dispones de unos pequeños ahorros de los que tirar. Por esto, muchos optan por financiar sus viajes a través de diferentes métodos. Los préstamos que ofrecen los bancos y las cajas de ahorro o la financiación de algunas agencias de viajes son opciones para no renunciar a pasar unos días en la playa. ¿La desventaja? La mayoría tienen comisiones que terminan encareciendo el precio del viaje.

No te preocupes. No está todo perdido: aún puedes pedir un préstamo a tu empresa. Sí, has leído bien. Existen compañías que cuentan con políticas de préstamos personales destinados a sus trabajadores y con unas condiciones muy favorables. Si todavía no sabes si tu empresa es una de ellas, ¿a qué esperas para averiguarlo?

¿Por qué pedirlo en mi empresa?

Pedir dinero a la empresa para la que se trabaja tiene ventajas con respecto a hacerlo en un banco o en una caja de ahorros. La primera: no suelen tener comisiones. Además, la compañía conoce a la persona que le pide el préstamo, sabe su salario y si tiene un contrato fijo o no. Por lo tanto se asegura que el trabajador reembolsará el dinero. En el momento de la devolución del préstamo, lo habitual es que se descuente directamente de la nómina durante los meses que se hayan acordado, por lo que puede resultar más cómodo.

Para llevarlo a cabo, lo normal es que sea imprescindible una relación laboral indefinida con la empresa. Lo primero que se debe hacer es enviar al responsable de préstamos una solicitud indicando el importe y los plazos en los que se quiere devolver. El encargado estudiará cada caso y decidirá si lo aprueba o no. Dependiendo de la empresa, tanto la cantidad máxima del préstamo como el plazo de devolución podrán variar.

Y si te faltan días de vacaciones….¡cómpralos!

Si se te han ido de las manos los días de vacaciones disfrutados, algunas empresas también ofrecen la posibilidad de comprar días de vacaciones adicionales a los que le corresponden a cada trabajador anualmente. Cada una de esas jornadas se abona descontándolas de la nómina el mes en que se disfrutan y se pueden pedir en cualquier momento.

Además, muchas compañías ya han implantado el sistema del teletrabajo, que consiste en trabajar desde casa o desde cualquier lugar fuera de la oficina. El empleado puede llevar a cabo su jornada laboral, incluso, desde su lugar de vacaciones si dispone de conexión a internet y un ordenador portátil. Esta práctica es muy cómoda si tenemos que retrasar nuestra vuelta por un imprevisto o si queremos trasladarnos hasta la playa con la posibilidad de trabajar y darte un baño en el mar en el mismo día.

Incentivos para empleados

¿Qué consideras importante que tenga una empresa para trabajar en ella? El 63% de los trabajadores españoles opina que el salario y los beneficios para empleados son los criterios más importantes a la hora de pensar en el lugar en que quieren trabajar, según el estudio Randstad Employer Brand 2017. Por esto, las empresas suelen incentivar a sus empleados con ventajas económicas y personales, como la conciliación de la vida profesional con la personal, el buen ambiente en el trabajo, la estabilidad laboral y la estimulación en el trabajo. Los préstamos a los trabajadores y los anticipos de salario están entre estos atractivos.

Estas ayudas vienen recogidas en el convenio colectivo de cada sector profesional y cada empresa lo regula de forma diferente. Sin embargo, en algunos acuerdos no se contemplan este tipo de ventajas. Para estos casos el artículo 29.1 del Estatuto de los Trabajadores considera la posibilidad de pedir un anticipo de salario.