Kakeibo: la técnica japonesa que promete ayudarte a ahorrar un 35%

#ElPerrodeWallStreet

22/07/2018 | Tiempo de lectura: 120

¿Cuántas veces has llegado a fin de mes con la lengua fuera y sin conseguir ahorrar ni un euro? Si la respuesta es muchas, no eres el único. Le pasa lo mismo al 48,8% de los españoles que afirman no ganar lo suficiente para ahorrar, según el V Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente realizado por Rastreator.com. Sin embargo, un 23% de los encuestados dice ahorrar todos los meses entre 200 y 500 euros. ¿Cómo lo hacen? Planificando los gastos del día a día detenidamente. Para ello, muchas personas utilizan el método japonés Kakeibo, una forma sencilla de contabilizar los desembolsos que hacemos. ¿Quieres saber cómo funciona esta técnica que promete ayudarte a ahorrar hasta un 35% más cada mes?

via GIPHY

 

Cómo funciona el Kakeibo

El Kakeibo (en español “libro de cuentas familiar”) es un método muy sencillo que solo necesita una buena dosis de compromiso. Fue inventado en 1904 por Motoko Hani, la primera mujer periodista de Japón, país en el que sigue siendo uno de los métodos más utilizados para ahorrar. Su intención era empoderar a la mujer, que se encargaba de las cuentas familiares, y hacer que tuviera mayor independencia económica. El método consiste, básicamente, en escribir diariamente en una libreta los gastos que vamos teniendo a lo largo del mes, algo que requiere de mucha constancia.

Este sistema comienza a principios de mes. Hay que apuntar en una libreta el salario y los gastos fijos previstos que sabemos que vamos a tener a lo largo de ese período como el alquiler, las facturas, el gimnasio, etc. El siguiente paso es anotar la cantidad que queremos ahorrar ese mes.

Restándolo a lo que ganamos, obtenemos el presupuesto que podemos invertir en otras cosas en cuatro puntos principales: supervivencia, opcional, cultura y extras. El primero responde a los gastos que son necesarios para poder vivir, como la compra, los transportes, la farmacia… El segundo se refiere a lo que invertimos en actividades como comer fuera y comprar ropa. El tercero a libros, música, cine, museos… y, por último, los extras son aquellos gastos que surgen de forma imprevista como las reparaciones del vehículo o la compra de regalos.

Después de esto, es necesario establecer cuáles son nuestras metas, como ahorrar para realizar un viaje, y las promesas: salir menos a cenar fuera, por ejemplo. A partir de ahí lo único que tienes que hacer es ir anotando todos los gastos en la libreta para saber cuánto dinero has gastado a fin de mes en cada punto y cómo puedes reducirlo para que el siguiente puedas ahorrar más.

Víctor López, responsable del comparador financiero de Rastreator.com, apoya esta técnica japonesa afirmando que “es importante tener un control y saber dónde va nuestro dinero. Planificando a principios de mes es más fácil comprar solo lo que necesitamos y no dejarnos llevar por cosas de las que podríamos prescindir”. Y es que, continúa López, “simplemente el hecho de tener un control de  gastos, el tipo de producto que compramos y la frecuencia con la que lo hacemos, ayuda a que seamos conscientes de en qué invertimos nuestro sueldo”.

Otras formas de ahorrar

Si lo tuyo no es el compromiso y no te ves capaz de apuntar todos y cada uno de los gastos que haces, quizás lo mejor sea probar otros métodos. Uno de ellos es “La hucha del cambio”, que consiste en llenar una hucha que no se debe abrir hasta que esté llena. La idea es meter monedas del mismo valor o con el cambio de las cosas que compramos en efectivo día a día. Otro de estos métodos de ahorro es “El reto de las 52 semanas”, que se basa en ir guardando dinero progresivamente. La primera semana es un euro, la siguiente dos y así hasta completar el ciclo.

Además, existen algunas apps que nos hacen la vida más fácil a la hora de contabilizar nuestros gastos y reducirlos. Una de las más conocidas es Fintonic, que permite tener toda la información de cuentas, seguros y tarjetas en la misma aplicación. Además, podrás ver tus gastos organizados, por lo que sabrás en todo momento en qué ámbito estás derrochando más. Monefy, por su parte, tiene una funcionalidad parecida al Kakeibo: permite apuntar los gastos que vamos haciendo y los ordena por categorías.

Nuestro experto en Finanzas, Víctor López, propone que tengamos diferentes cuentas para tipos de gastos. Por ejemplo “tener una cuenta para gastos de viajes o una solo para cuentas de compras online”. De esta forma “metemos en cada cuenta lo que queremos gastar en cada ámbito y nunca nos pasamos”, concluye. Víctor nos recomienda también poner alertas en nuestra cuenta del banco “y así, si el dinero llega a un cierto límite saltará un aviso”.

Otra forma de conseguir ahorrar es obtener el mejor precio en lo que adquirimos. Ir a los supermercados más baratos, comprar ropa en las rebajas, beber la cerveza en el bar en que sabes que te sale más económico… Además, nuestro experto en Finanzas, nos recuerda que una forma muy sencilla de ahorrar es utilizar Rastreator.com para comprar viajes, seguros, packs de telefonía e Internet, coches, préstamos personales, hipotecas, tarifas de energía y muchos otros productos al mejor precio. Es una herramienta muy útil y fácil de manejar, solo tendrás que completar la información según el producto que desees y Rastreator te ofrecerá una lista de precios y compañías entre las que puedes elegir las de menor precio o las que más se ajusten a tus necesidades.