¿Cuánto contaminan los coches?

#KittteNecesito

09/03/2018 | Escrito por Rastreator.com

En todo el mundo hay más de 1.200 millones de coches en circulación. Eso sí, el automóvil es el medio de transporte que más impacto medioambiental provoca. Aunque se trata de la forma más rápida y autónoma para poder viajar, los efectos de la contaminación están empezando a ser cada vez más notables. Actualmente, las alternativas en cuanto a combustibles son varias y los vehículos eléctricos se presentan como la opción más sensata y asequible. Sin embargo, lo cierto es que las fuentes de energía más utilizadas son el diésel y la gasolina.

Conviene no olvidar que cuando hablamos de contaminación no solo nos referimos a la ambiental. También a la acústica y a la que deriva de la construcción de una carretera, que termina arrasando con todo lo que existía en el terreno antes de que se obrara.

Consumo de petróleo

El coche es el medio de transporte que más energía consume por persona transportada y kilómetro recorrido. Su impacto económico y energético contribuye al cambio climático y, además, afecta de manera directa a la obtención y distribución del petróleo. De hecho, se ha estimado que, según el ritmo de consumo actual, las principales reservas de petróleo que existen en Oriente Medio y África se agotarán en 40 años.

Contaminación atmosférica

Está producida, principalmente, por el monóxido de carbono que emiten los vehículos a motor. No en vano, se trata del gas contaminante con más presencia en la atmósfera de las grandes ciudades. Las partículas que entran al cuerpo humano se mezclan con la hemoglobina que hay en la sangre, dificultan la respiración y disminuyen la capacidad de oxigenación de las células. Inhalar grandes cantidades puede terminar provocando vértigos, temblores y dolores fuertes de cabeza.

Todo esto sin olvidar que los gases emitidos a través del tubo de escape contienen óxidos de nitrógeno, que también son perjudiciales para el medio ambiente provocando acidificación y eutrofización de ecosistemas, afecciones metabólicas y limitación del crecimiento vegetal. También lo es para la salud causando inflamación de las vías aéreas, afecciones de órganos (como el hígado o el bazo), o de sistemas, (como el circulatorio o el inmunitario) que, a su vez, propician infecciones pulmonares e insuficiencias respiratorias.

Algunos productos relacionados con el mantenimiento del coche también son altamente contaminantes. Así el aceite, el anticongelante o los líquidos de freno y de embrague, contaminan las aguas cuando caen a la calzada y son arrastrados por la lluvia.

Contaminación acústica

Es el ruido provocado por los vehículos en funcionamiento. Se calcula que una calle con tráfico intenso puede llegar a alcanzar los 100 decibelios. Tal volumen de sonido puede provocar nerviosismo y estrés, llegando incluso a producir insomnio si el ruido se da durante la noche.

Impacto por la construcción de una carretera

La red de carreteras mundial es impresionante. De hecho, se estima que existen 32 millones de kilómetros. Una distancia que si quisiéramos recorrer, tardaríamos 36 años siempre y cuando lleváramos una velocidad media de 100 km/h y no paráramos ni un solo minuto. Sin embargo, todo este despliegue también tiene consecuencias negativas en el medio ambiente, ya que se altera la zona terrestre donde es construida una carretera.

Una vez que se decide construir una vía y se pone en marcha su obra, las modificaciones del terreno elegido son las siguientes:

  • Ocupación física del suelo
  • Modificación de los sistemas de drenaje
  • Explotación de canteras para extraer materiales
  • Desviaciones temporales o permanentes de cauces de los ríos
  • Realización de taludes y terraplenes
  • Deforestación de los márgenes y zonas de influencia
  • Movimiento de tierras
  • Voladuras

La propia construcción de la vía afectará a pedreras y canteras cercanas, de las que se extraerá material. Todo esto repercute tanto en la degradación del paisaje como en la vida de los animales silvestres que viven en la zona ocupada, que perderán su espacio. Si, además, la zona elegida forma parte de un terreno agrícola, también se verá reducida considerablemente su producción.