8 millones de españoles necesitan desintoxicarse del móvil

#Micasateléefono

10/07/2018 | Tiempo de lectura: 120

¿Te consideras adicto al móvil? Un cuarto de la población española sí. Desde que llegaron, los smartphones se han convertido en una parte fundamental de la vida de muchos hasta el punto de que más de 7,6 millones de españoles se consideran yonquis de este aparato, según refleja el V Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, realizado por Rastreator.com. Puede parecer exagerado, pero lo cierto es que pasamos 3 horas y 51 minutos de media al día pegados al móvil, unos treinta minutos más que en 2017. Poco a poco, este dispositivo se ha ido adueñando de nuestro tiempo hasta tal punto que 3,7 millones de personas en España aseguran que no hay hora en que no lo desbloqueen para leer un mensaje o chequear las nuevas fotos publicadas en las redes sociales. De hecho, más de un 50% de la población reconoce que es lo primero que hace al levantarse y lo último antes de acostarse. Y un 14% admite que utiliza el móvil conduciendo.

Con estos datos tan desconcertantes, el uso del móvil se evidencia peligroso para esas personas que no pueden despegarse de él. Muchos padecen nomofobia, un miedo irracional a estar desconectados por culpa de la batería del smartphone o de un olvido del aparato en casa antes de salir. Y también phubbing, es decir, que se aíslan y solo prestan atención al móvil.

Los millennials, los más adictos al móvil

El perfil de los más incondicionales de este dispositivo se sitúa entre los 18 y 24 años. Un 45% de estos jóvenes se considera adicto y tienen una media de uso de 6 horas y 6 minutos al día. Por su parte, las mujeres, de las que un 81,7% cree que no podría vivir sin móvil, pasan alrededor de 4 horas y 9 minutos al día utilizándolo. Por su parte, el 72,9% de los hombres reconoce no poder separarse de este aparato electrónico, con una media de uso de 3 horas y 32 minutos.

Desde Rastreator.com hemos querido que este año te vayas de vacaciones habiendo superado la ansiedad de consultar el móvil a todas horas y el miedo a dejártelo en casa mientras te das un baño en la playa. Por esto, hemos creado el primer workshop de adicción al móvil, en el que nuestros expertos han dado algunos consejos para desintoxicarnos del Smartphone y hemos realizado actividades de yoga y mindfulness. Además, si todavía no sabes cuánto de adicto eres al móvil hemos creado este test para que puedas saber tu nivel.

 

El workshop “Detox Smartphone” ha comenzado con una charla encabezada por nuestro responsable de Telefonía e Internet, Jesús Miñana, que ha hablado sobre la importancia del papel del móvil en nuestro día para comunicarnos, tanto para trabajar, como para comprar, etc. Sin embargo, Miñana ha advertido que “es necesario hacer un uso responsable y funcional de este dispositivo para que no nos domine y no desemboque en una adicción”.

Las 5 claves para no caer en la adicción

A continuación, Daniel Peña, doctor en Psicología y Ciencias de la Conducta y experto en adicciones a las nuevas tecnologías, ha dado a los asistentes cinco consejos para desintoxicarse del móvil estas vacaciones. La primera de ellas, ha dicho el experto, es “hacer un análisis preciso y objetivo de nuestro comportamiento con el móvil” pues ha afirmado que “el problema es que tendemos a evaluarnos mal y así no nos hacemos una idea real de cuánto lo usamos y qué repercusiones tiene”. Saber cómo somos e intentar controlarlo es el primer paso para hacer un uso responsable de este dispositivo.

“Una vez que hemos realizado este primer análisis”, ha continuado Daniel Peña, “el siguiente paso es marcar los tiempos en los que se utiliza el teléfono y en los que no, es decir, definir momentos en los que el móvil no puede interferir”. Para ello, hay que centrarse en lo que se gana cuando no se utiliza el móvil en diferentes circunstancias. “Si el dispositivo está presente en ciertos momentos, por ejemplo, con gente que nos importa, puede captar nuestra atención y nos impedirá estar plenamente en ese momento”, ha afirmado Daniel Peña.

“Lo siguiente que necesitamos es una estrategia de regulación emocional”, ha seguido el doctor en Psicología y Ciencias de la Conducta. Si no tenemos un plan alternativo es difícil que abandonemos el uso de este aparato, puede ayudarnos “aprender a relajarnos y a controlarnos”. El experto en adiciones a las nuevas tecnologías ha afirmado que “nuestro estado anímico es muy importante en el proceso de desintoxicación”. Por ello, hay que conocer los desencadenantes que nos llevan a hacer un uso excesivo del móvil, solo así podremos controlarlos.

Para evitar este uso abusivo, es necesario controlar nuestra atención. Según señala el psicólogo, “el uso indebido del smartphone puede hacernos perder hasta 10 puntos de coeficiente intelectual”.   Debemos aprender a controlarnos pues “el móvil es como un agujero negro que capta todo nuestro interés”. El psicólogo ha recomendado técnicas como el mindfulness como método de entrenamiento para superar esta dependencia y manejar nuestra atención.

Y, por último, ha explicado Daniel Peña, es necesario aplicar la racionalidad en cuanto a las consecuencias de no usarlo. En muchas ocasiones obedecemos al miedo de perdernos algo y “tendemos a dramatizar no estar al día de lo que está ocurriendo o no contestar a un mensaje”, ha explicado el psicólogo. Lo recomendable es analizar la situación y tratar de ser más autónomos. Daniel Peña ha terminado sus consejos afirmando que “sobre todo la clave es ser sensatos y entender que se puede aplazar el momento de revisar nuestra red social favorita”.

Taller de yoga y mindfulness

Para completar la desintoxicación, los asistentes han realizado un taller de mindfulness y de yoga impartido por el experto en esta práctica, Mario Silva en el que se han practicado algunas técnicas de relajación. A través de estas prácticas, es posible dejar de lado el estrés que nos produce la abusiva utilización del móvil. Silva ha explicado que “no se trata de una terapia sino de darse cuenta de lo que está pasando para poder corregirlo”. Hemos finalizado el workshop con un catering muy détox.