La tecnología 5G ya está aquí

#Micasateléefono

28/09/2018 | Tiempo de lectura: 2

¿Qué es? ¿Qué ventajas tiene? ¿Cuándo llegará? Son las preguntas habituales que los usuarios se hacen cuando escuchan 5G. La quinta generación de telefonía móvil es la red inalámbrica sucesora de la 4G y ya es una realidad. Dentro de poco, todos tendremos acceso a su red y disfrutaremos de sus ventajas, entre ellas, el aumento de la velocidad de descarga y la reducción en el tiempo de respuesta.

Este tipo de conexión inalámbrica podría ser la que permita desarrollar diversas tecnologías que hace poco creíamos ilusiones futuristas. El coche autónomo, en el que ya trabajan algunas empresas, el control remoto de drones y las llamadas holográficas, que Star Wars predijo que utilizaríamos cuando viajáramos a nuestras anchas por el espacio, son algunas de ellas. También el ámbito de los viajes se verá beneficiado por esta tecnología, pues se podrán desarrollar, por ejemplo, aplicaciones de traducción instantánea. En cuanto a la salud también supondrá un avance a pasos agigantados: permitirá realizar cirugías a distancia y obtener datos de los pacientes en tiempo real, lo que permitirá hacer un mejor seguimiento de las enfermedades y personalizar lo máximo posible los tratamos. Y estos son solo algunos ejemplos de la revolución que causará el 5G.

La quinta generación de telefonía móvil se prevé que llegará a nuestras casas en 2020, aunque algunos países como Estados Unidos, China y Corea del Sur, ya van bastante avanzados en la carrera para conseguirla y probablemente lo consigan durante el 2019. Mientras tanto, en España, Telefónica ya está haciendo pruebas en Segovia y Talavera de la Reina, donde los habitantes podrán disfrutar antes que el resto del país de esta nueva tecnología gracias a los router que repartirá la compañía por estas ciudades.

¿Qué supone la llegada de la tecnología 5G?

La llegada de esta nueva generación supondrá varios cambios que debemos tener en cuenta:

    • A partir de 2020 tendrás que comprarte un nuevo móvil. Los que se venden ahora se fabricaron para soportar hasta el 4G pero no podrían con la nueva. Por lo tanto, todo el que quiera disfrutar la 5G tendrá que disponer de un terminal con un microchip especialmente creado para aguantar esta nueva tecnología. Y no solo habrá que comprarse un móvil nuevo, las antenas, los módem y toda la infraestructura tendrá que cambiar para adaptarse.
    • La velocidad de descarga será mucho mayor. Mucho. Actualmente las redes más rápidas, el 4G+, alcanzan velocidades de hasta 1.200 Mbps. Con el 5G se llegará a los 10.000 Mbps.
    • La latencia (tiempo de respuesta) se reducirá. Si ahora las redes 4G y 4G+ ofrecen una latencia de 100 y 20 milisegundos respectivamente, la novedosa generación de la que disfrutaremos en 2020 tendrá un tiempo de respuesta comprendido entre uno y dos milisegundos.
    • Aumentará la cantidad de dispositivos que pueden conectarse a una misma red. Si el 4G permite que se conecten 10.000 dispositivos por metro cuadrado, con el 5G serán un millón.
    • Disminuirá el consumo de energía. Con el 4G descargar un vídeo supone un consumo de batería importante. La nueva red permitirá que esto se reduzca al mínimo.

De momento habrá que esperar al menos dos años para saber si todas esas nuevas tecnologías que promete el 5G se harán realidad o siguen siendo sueños que se cumplirán cuando tengamos naves espaciales parecidas a las de Star Wars.