¿Te acuerdas de cómo era tu vida sin Internet?

#Micasateléefono

17/05/2018 | Escrito por Rastreator.com

Con la aparición de la World Wide Web en 1990 y la democratización del uso de Internet, la vida cómo la conocíamos dio un giro de 360 grados. Los juegos en la calle terminaron siendo sustituido por los del ordenador y las conversaciones en persona se tornaron en charlas escritas a través de una pantalla. Así pasó con la mayoría de las cosas que hacíamos. Internet ha cambiado nuestra forma de relacionarnos y comportarnos, en ocasiones positivamente pero, en otras, no tanto.

Desde el año 2005, el 17 de mayo se celebra en España y en la mayoría de países de América Latina el Día de Internet. Y si bien todo es muy diferente ahora, los que nacieron sin que la Red llegara a sus casas, ¿cómo hacían todas esas cosas que ahora nos parecen imposibles de gestionar sin Internet?

Las enciclopedias en papel

Cuando no existía Wikipedia la información se obtenía consultando gruesos y pesados tomos de enciclopedias y diccionarios. Cualquier duda que te surgiera lejos de uno de estos enormes libros, tenías que guardártela para otro momento, porque no había forma posible de resolverla. Ahora es tan sencillo como desbloquear tu móvil o encender el ordenador y acceder a alguna página web que consideremos fiable para encontrar la respuesta.

via GIPHY

Conversaciones en los bares

Hoy en día es frecuente pasar por un bar y ver a la mayoría de las personas que hay dentro mirando su móvil. Ya sea una pareja o un grupo de amigos, muchos no se despegan del smartphone nunca. Antes de la llegada de Internet, las conversaciones giraban en torno a unos cuantos cafés o unas cervezas. Ahora van de un teléfono móvil al otro, no es necesario estar delante de la otra persona para poder hablar con ella.

via GIPHY

Ligábamos en persona

Lo de ligar cara a cara y pedirle el número de teléfono a alguien que te gusta pasó a mejor vida, para algunos, cuando aparecieron las webs de citas que prometían encontrarte la mejor pareja y otras apps para conocer a gente. Desde entonces es demasiado fácil entablar una conversación vía Tinder con un desconocido, aunque no lo es tanto eso de encontrar a la media naranja.

via GIPHY

 

La gente llamaba por teléfono y escribía cartas

Cuando nos separábamos de nuestros amigos durante un largo periodo de tiempo o hacíamos otros nuevos que vivían lejos, lo normal era intercambiar la dirección postal y el número del teléfono fijo para poder mantener el contacto. Las llamadas a familiares y amigos para tenerlos al día de nuestra vida llegaban a durar horas.

Otros optaban por escribir cartas que tardaban semanas en llegar a su destinatario. Además, era todo un detalle comprar una postal en las vacaciones y enviarla desde ese país lejano en el que te encontrabas para hacer saber a tus seres queridos que te acordabas de ellos hasta en el fin del mundo.

via GIPHY

Las fotos en papel

Las fotografías se hacían con cámaras analógicas y podían pasar semanas hasta que te las revelaban en una tienda especializada. Con los nuevos móviles unidos a Instagram, Facebook y otras apps que permiten subir imágenes y crear álbumes, es posible hacer una foto y al momento compartirla con tus amigos. Ya no hay que esperar para ver lo mal que has salido.

 

via GIPHY

 

Del VHS a Netflix

Alquilar una película suponía darse un paseo hasta el videoclub más cercano y pagar por disponer de ella durante uno o dos días. No devolverla en el plazo estipulado significaba tener que abonar una multa. Por este motivo, se creó Netflix. Uno de sus fundadores, Reed Hastings, excedió los días de préstamo y tuvo que pagar una penalización de 40 dólares. Fue este el motivo por el cual decidió crear esta plataforma, que en principio era una red de videoclubes por correo postal.

Ahora, pagando la mensualidad de Netflix, dispones de los largometrajes y series que quieras en streaming, y las puedes ver tantas veces como quieras. Sin embargo, la indecisión a la hora de escoger la película adecuada sigue viva.

via GIPHY

Los tutoriales de YouTube no existían

Desde 2005, año en que se creó la plataforma de vídeo YouTube, cada vez que no sabemos hacer algo, desde colgar un cuadro a instalar un programa en el ordenador, no acudimos a libros especializados. Entramos en esta plataforma buscando una explicación audiovisual que ha grabado alguien que, se supone, sabe del tema.

via GIPHY

Los discos de música dieron paso a Spotify y Youtube

La forma de escuchar música también ha sufrido un cambio radical. Antes de Internet las canciones de nuestros artistas favoritos solo estaban en las emisoras de radio o en sus discos, primero en cassette o vinilo y más tarde en CD. Después aparecieron los programas de descarga de archivos, entre ellos canciones para, más tarde, dar paso a las páginas web de música y otras de vídeo en streaming.

via GIPHY

Los billetes de avión se compraban en agencias de viaje

A la hora de planificar un viaje, lo normal era acudir a una agencia en la que se hacían cargo de comprar los billetes de avión o tren y organizar las actividades que ibas a realizar en el destino. Hoy tenemos gran cantidad de páginas web, como Rastreator.com, en las que podemos comparar precios de vuelos y otros medios de transporte, así como de hoteles o de coches de alquiler. Es mucho más sencillo y cómodo y tienes la posibilidad de elegir entre una oferta bastante más amplia.

via GIPHY