¿Sabes la contaminación que produce el tabaco?

#MuyHumano

31/07/2018 | Escrito por Rastreator.com

Desde el año 2016 todas las tabacaleras están obligadas a ocupar más del 60% del envase de las cajetillas de tabaco con advertencias y fotografías sobre su efecto en la salud.  No obstante, los datos publicados el año pasado por la Oficina Europea de Estadística, Eurostat, reflejan que los españoles seguimos sin tener en cuenta estos impactantes avisos: el 28% fuma, por encima de la media comunitaria. Lo que se traduce en que al menos 1 de cada 3 personas en España, obvia el mensaje publicado en el envase de los cigarrillos.

Las campañas informativas del Estado sobre lo perjudicial que es para la salud el tabaco son anuales y constantes pese a que, según advierte el Economista, la industria tabacalera es la quinta contribuyente en España. Sin embargo,  el efecto que tiene esta práctica en el medio ambiente es mucho menos conocido. ¿Sabes cuánto contaminan los cigarrillos desde que se cultiva la planta del tabaco hasta que te deshaces de la colilla?

Cultivo y la producción del tabaco

El cultivo de esta planta, la Nicotianatabacum, en el que es frecuente el uso de plaguicidas y fertilizantes, tiene componentes que pueden resultar tóxicos y llegar a contaminar fuentes de agua. Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, SEPAR, 4,3 millones de hectáreas de tierra están destinadas en el mundo a la plantación de esta hoja, lo que supone la deforestación de entre un 2% y un 4% del planeta pues para implantar este cultivo es necesaria la destrucción de otras plantas. La publicación digital Hipertextual advierte que por cada 300 cigarrillos (15 cajetillas) que se fabrican es necesario un árbol. Durante su producción, además, se originan dos millones de toneladas de residuos sólidos, afirma la SEPAR. El cultivo del tabaco es contrario a la agricultura sostenible que impulsa la OMS, por lo tanto reducirlo también supondría fomentar esta beneficiosa práctica.

Consumo de los cigarrillos

Coger un mechero y encender un cigarrillo es un gesto tan sencillo y habitual para algunos que quizá ni siquiera se planteen sus implicaciones. Pero la verdad es que el consumo de tabaco supone un aporte negativo a la salud de nuestro planeta. Según un estudio realizado en 2016 por EAE Business School, España está entre los diez mayores consumidores del mundo, con 1.046 cigarrillos fumados por persona al año. Esto supone que por cada habitante español se talan al año 3,5 árboles para la producción del tabaco.

Por otro lado, está el humo que emite un cigarro cuando está encendido y que nosotros hacemos entrar y salir, en parte, de nuestros pulmones. En él hay toneladas de componentes cancerígenos y gases de efecto invernadero que van directamente a la atmósfera. Según la OMS, los residuos del tabaco tienen hasta 7.000 sustancias químicas tóxicas que se liberan al medio ambiente.

 

Los residuos que genera el tabaco

Terminar de fumar, tirar la colilla al suelo y, después, pisarla no es la mejor opción para el planeta. De hecho, su lugar está en el contenedor de basura general, pues sus componentes no son reciclables. La OMS afirma que al año se desechan nueve millones de colillas, de las cuales 4,5 terminan en el suelo. Este gesto supone entre el 30% y el 40% de los residuos recogidos en las actividades de limpieza en las calles y las playas. Un cigarro, de los 10.000 millones que se tiran al suelo cada día, puede tardar hasta 10 años en descomponerse por completo.