Adopta un perro jubilado con Héroes de 4 patas

#Muyperros

05/09/2018 | Tiempo de lectura: 3

Las detenciones de terroristas, liberaciones de rehenes, búsquedas de personas tras una catástrofe y muchas otras situaciones límite, no serían lo mismo si no hubiera perros en los cuerpos de seguridad. Algunos son especialistas en buscar rastros de sangre, otros en detectar drogas, pero todos son siempre los mejores compañeros que se puede tener. Su vida laboral dura entre ocho o nueve años y durante ese tiempo desarrollan una labor humanitaria que sería imposible sin ellos. Desde hace un tiempo, se reconoce su compromiso y valía y, muchos de ellos, son condecorados con medallas al mérito policial. Una vida dedicada a ayudar a los humanos que tiene una merecida jubilación pero ¿qué pasa después con estos animales? ¿A dónde van? ¿Quién les proporciona un hogar? ¿son adoptados?

¿Qué es héroes de 4 patas?

Buscar un lugar para los perros que han tenido una vida de duro trabajo prestando un servicio a la sociedad es el cometido de Héroes de 4 patas, una asociación constituida de forma altruista por cinco policías nacionales comprometidos con los animales. “Nos preguntamos qué pasaba con estos perros, que son nuestros compañeros, y nos dimos cuenta de que en España no existe ningún protocolo de actuación y fue entonces cuando decidimos ayudarlos a encontrar un hogar en el momento en que finaliza su vida laboral”, explica Rosa Chamorro, policía nacional y presidenta de Héroes de 4 patas. Sin embargo, no solo se encargan de los perros policía jubilados, también de los de la Guardia Civil, las Fuerzas Armadas, los Bomberos, los de Protección Civil e incluso de las unidades de rescate. “En definitiva”, explica Chamorro, “nos ocupamos de todos aquellos que hayan hecho un servicio a la sociedad”.

En su labor de ayuda a los perros, este grupo de policías se reunió con Juan Ignacio Zoido, ex ministro del Interior de España, con la intención de que se creara una ley que regulara la situación de estos animales y que se equiparara la situación de España a la de otros países que sí la tienen. Ahora, con el cambio de gobierno, esperan reunirse con el nuevo responsable para establecer un protocolo de actuación con estos perros.

Antes de que se creara esta asociación en enero de 2015, a muchos de los perros les encontraban un hogar desde la unidad en la que trabajan o los adoptaban sus guías, que es el compañero humano asignado al can, “pero estos suelen trabajar con más de un uno y no pueden hacerse cargo de todos”, explica Chamorro. Sin embargo, muchos de estos perros tienen necesidades especiales y es necesario hacerles un seguimiento “para comprobar que tanto la familia como el perro están bien, cosa que antes no se hacía”, apunta la policía nacional.

¿Cómo se adoptan los perros?

Para que un perro llegue a la web de Héroes de 4 patas y pueda comenzar su búsqueda de un hogar, el cuerpo de seguridad al que pertenece tiene que rellenar un formulario en el que se les pide que aporten toda la información posible sobre el perro. “Necesitamos saber si se lleva bien con otros perros, con niños, en definitiva, cómo es su carácter”, indica Chamorro. Además, la raza influye en la selección de una familia. Los pastores belgas malinois, que son los perros más utilizados en la Policía y las Fuerzas Armadas, son “perros de trabajo puro que no podrían ser una mascota cualquiera para tener encerrada en casa”, apunta. Por este motivo, a éstos intentan buscarle un hogar en el que los dueños tengan experiencia con la raza y sepan “lo que le tienen que dar porque”, indica Chamorro, “de lo contrario, el perro se puede estresar y es un problema para todos”.

Desde la asociación se hacen cargo de que pueda encontrar una familia a la que se adapte lo mejor posible. Para que esto se materialice, “enviamos a los interesados un cuestionario para hacernos una idea de qué perro puede ser el mejor para ellos”. Además, continua Chamorro, “les hacemos una primera visita en persona para hablar con ellos y ver el lugar en el que el animal va a vivir”. Este paso es muy importante para que todo salga bien, “si contacta con nosotros una familia con niños, sabemos que necesita un perro más tranquilo; si les gusta mucho correr o viven en el campo, entonces encajará con ellos uno más activo”. Una vez acordado qué can se quedará la familia, “son ellos mismos los que van a recogerlo”, explica la policía. Aunque ahora son muchos perros los que gracias a ellos consiguen un hogar donde pasar su jubilación, “al principio nos costó que las unidades nos conocieran y confiaran en nosotros, pero ahora cada vez tenemos más”, dice Chamorro.

Rosa Chamorro afirma que este es un trabajo que “realizamos en nuestro tiempo libre”. Todos los fondos que tienen para desarrollar su actividad como ONG proceden de donativos particulares y patrocinios de empresas, “no recibimos ninguna ayuda estatal”, dice. Además, cada año el equipo de Héroes de 4 patas organiza una campaña llamada Adopta un jubilado. “Grabamos un video y hacemos un calendario y lo que sacamos lo destinamos a los gastos que tenemos en la ONG”, apunta la policía nacional.

Casos de éxito en adopciones de perros

Vespa, que antes trabajaba en Protección Civil, fue encontrada por unos veterinarios que acudieron a una llamada porque a la pastora belga milanois le habían mordido la pata. “Cuando llegaron encontraron a la perra con la pata gangrenada y metida en una jaula”, cuenta Chamorro. Los veterinarios pidieron a los dueños que no la sacrificaran y consiguieron llevársela para intentar salvarla. Como consecuencia de los malos cuidados, Vespa perdió una de sus patas delanteras pero consiguió recuperarse y ahora vive con una familia que tenía un perro de la misma raza y puede darle los cuidados que necesitaba.

Danko, en su trabajo con los geos participó en “liberación de rehenes, detenciones de terroristas y otras operaciones muy importantes”, cuenta Chamorro. Chuski, era un perro de rescate de personas vivas que “trabajó en el terremoto de Haití y fue el primer perro condecorado con la medalla al mérito policial”. Brus era el único perro capaz de detectar restos de sangre y ayudó cuando ocurrió el accidente de tren en Santiago de Compostela de julio de 2013. Como estos, también Nala, Sora, Dante, Tarzán, Leo y hasta 150 perros ya han encontrado un hogar para su jubilación gracias a Héroes de 4 patas. “Hasta ahora todos los casos han sido de éxito porque todos los perros han encontrado un hogar”, afirma Rosa Chamorro.